CULTURA / ESPECTáCULOS › PROPUESTA QUE SE CONSTITUYE COMO ÚNICA EN SU TIPO EN EL PAÍS

Con las raíces enchufadas a la PC

Tonolec es un dúo que incursionó en el pop primero y luego se lanzó a una búsqueda cultural y musical que los conectó con la comunidad toba Qom. Tardaron dos años en estar con ellos en rondas de canto y de baile para aprender con su método. Mañana se presentan en el teatro La Comedia.

 Por Edgardo Pérez Castillo

En ocasiones, el cumplimiento de determinados objetivos artísticos permite redimensionar ciertas situaciones, en lugar de profundizar búsquedas. Algo de eso es lo que vivieron los músicos chaqueños Charo Bogarín y Diego Pérez, quienes después de ganar en un concurso internacional de la Mtv por su propuesta de pop electrónico llegaron a España para descubrir que su sendero no era el que, hasta entonces, habían decidido transitar. De esa manera, la dupla se volcó a una investigación de las raíces que los encontró con la comunidad Qom, de quienes se convirtieron en dedicados discípulos para dar vida a Tonolec, el proyecto que combina música toba con electrónica, en una propuesta única en su tipo en Argentina.

En diálogo con Rosario/12, Bogarín (quien además de desempeñarse como la cantante del dúo interpreta instrumentos como el n`vique, violín de una sola cuerda de cola de caballo) detalló el proceso que permitió la reconversión del proyecto, con el que mañana a las 21 se presentará en el teatro La Comedia: "Cuando tuvimos esa oportunidad de estar afuera y mostrar la música que hacíamos nos sirvió para darnos cuenta de qué queríamos hacer como artistas. Porque estábamos haciendo más de lo mismo, compitiendo con un monstruo que era la electrónica, donde los padres están en Europa y no se puede competir a ese nivel con ellos ni mostrarles nada nuevo. Entonces buscamos la forma de tomar esas herramientas y que dijeran algo del lugar de donde somos. Se trataba de la búsqueda de raíces, de una identidad como artistas".

"Así nos encontramos con la gente de la comunidad toba, cuyo coro Chela álapí, que significa Bandada de Zorzales, es el único instituido en Argentina con hombres y mujeres adultos --amplió la cantante--. Ahí empezó nuestro camino de búsqueda, hace unos cuatro años. Tardamos dos años en estar con ellos en rondas de canto y de baile para aprender con su método, que es la transmisión oral, aprendiendo como niños a cantar y entender lo que están diciendo. Eso tuvo un proceso largo, que para nosotros fue muy enriquecedor porque no sólo nos enseñaron a nivel musical sino además valores de la vida misma".

Las enseñanzas obtenidas de los músicos e integrantes de la comunidad Qom comenzaron entonces a combinarse con los conocimientos formales de los jóvenes compositores, quienes lograron así un producto final marcado por el respeto que rige al proyecto. "Desde el principio este trabajo lo hicimos desde un lugar muy legítimo. Obviamente somos nuevos en esto de fusionar el tipo de música étnica, indígena, con la electrónica, de manera que estamos abriendo un camino que creemos que hasta el momento no está muy explorado", explicó.

Y así como no hay antecedentes de propuestas que hayan combinado, a la manera de Tonolec, elementos de las músicas étnicas con electrónica, a ello se suma además el desconocimiento de la población general en torno a la cultura Qom. Esa misma que Bogarín y Pérez lograron descubrir a lo largo de su investigación. "Creo que la música Qom tiene los mismos elementos que tiene toda la música étnica alrededor del mundo --analizó--. Como un grupo milenario ellos tienen rasgos en cuanto a su cultura que podés encontrar en otras comunidades. Las melodías de la comunidad Qom son bastante sencillas, pentatónicas. Ellos no conocen pentagramas y se resisten a escribir su música. Entonces el bombo que utilizan, que nosotros decimos que es un bombo en negra, para ellos sigue el ritmo de su corazón. El canto de las mujeres es como el de las aves que hay en el monte chaqueño. Y el sonido del n`vique, el violín toba, es muy parecido al que hacen las garras de los tigres cuando rasguñan las cortezas de los árboles".

"Creo que se trata de la comunión que, como tribu, tienen con la naturaleza. Eso está dentro de la música que hacen, no hay nada que a simple vista pueda sorprender a los músicos eruditos. Lo que te saca de sí y realmente es un factor sorpresa es que con tanta simplicidad puedan llegar tan profundo a los corazones y espíritu de los que están escuchando cuando empiezan con sus cantos tribales. Eso lo vemos en los recitales que hacemos con Tonolec. Porque aparte de habernos nutrido, y seguirnos nutriendo de esta comunidad y sus artistas, se trata también de devolverles algo a ellos con lo que hacemos, oficiando de puente", agregó Bogarín, quien explicó además que la de Tonolec se ofrece también como una vía de conexión entre los propios integrantes del pueblo Qom.

"La dos culturas están conviviendo continuamente pero hay un desconocimiento absoluto de que, por ejemplo, ellos son la población aborigen más numerosa que hay en Argentina. Oficiamos de puente porque sabemos que a la gente le interesa saber cómo suena la música Qom. Porque más allá de que yo canto y hago las letras en lengua toba, al escuchar nuestras versiones de esos cantos ancestrales la gente se siente movilizada. De repente es una manera de contribuir con una comunidad que no tiene tanta difusión o tanta llegada al público general. Además ellos son un coro antropológico que tiene como misión ir a los distintos lugares a mostrar la música que hacen, y sin embargo a partir de las investiduras que tienen institucionalizadas, lo que están presentando queda dentro de un plano muy formal. Como es una música antigua, la respetan, pero también les cuesta mucho llegar a sus mismos jóvenes. Y se dieron cuenta que con nuestras versiones sus propios jóvenes se sienten identificados y movilizados para buscar otra vez dentro de sus raíces. Es lo que nosotros transmitimos, el orgullo de ser tobas, de ser parte de una comunidad tan milenaria y con tantos valores, que sería una pena perder. De esta manera creemos que estamos contribuyendo con su cultura, con su gente", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Músicos chaqueños Charo Bogarín y Diego Pérez
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.