PSICOLOGíA › DIALECTICAS DE LA FALTA, SÍNTOMA Y ANGUSTIA

Lacan con Heidegger y Kierkegaard

Ricardo Bianchi, psicoanalista, Licenciado en Filosofía y Director de la Revista Nadja "Lo inquietante en la cultura", propone un curso basado en un comentario del Seminario 10 de Jacques Lacan, La angustia de los años 1962﷓63, con la intención de esclarecer también el diálogo ﷓y las transferencias﷓ de Lacan con Heidegger, Kierkegaard y Freud desde la perspectiva de sus consecuencias para la clínica, donde se trabajará con la "única edición autorizada" (Paidós, Buenos Aires, 2006) pero se confrontará -revisando también los grafos y esquemas- con la traducción de 1978﷓79 de la EFBA".

En su fundamentación continúa afirmando "Como necesariamente habrá que oponer la temporalidad lacaniana de la angustia a la anticipación -Vorlaufen- heideggeriana, al instante -Augenblick- kierkegaardiano y a la posterioridad -Nachträglichkeit- freudiana, se consultarán con ese propósito la referencias de Lacan: Ser y tiempo y ¿Qué es metafísica? de Martin Heidegger, El concepto de la angustia de Sören Kierkegaard, Inhibición, síntoma y angustia y los historiales clínicos de Sigmund Freud".

En palabras de Bianchi el epígrafe "En resumen, precisamente por haber desconocido siempre de manera radical, en la fenomenología de la experiencia patológica, la dimensión dialéctica, la clínica se descarrió", (Lacan, 25 noviembre 1955), -correspondiente al Seminario Las psicosis (1955﷓56)- está destinado a interrumpir cualquier pretensión de interpretar a Lacan desconociendo su recepción de la dialéctica hegeliana, mediatizada por la transmisión de Alexandre Kojève, su maestro.

Propone entonces "repetir el rodeo del Seminario de La angustia donde Lacan, a la vez que bosqueja una matriz en cuyo corazón emplaza al síntoma, en su condición de posibilidad para toda formalización, reconoce también la constitución de una dialéctica plural de la falta y del corte. Encontramos ahí la guía de dos vectores. Uno orientado hacia la interpretación de la estructura del fantasma en sus desplazamientos matriciales, según los modos de anudamiento del síntoma. En este caso desde la división sujeto barrado﷓objeto a Lacan responde por los destinos del intervalo. Otro vector se orienta hacia la instancia del tiempo extático de la angustia, según las formas del acto. En este caso la respuesta de Lacan se funda en la división deseo﷓goce. Reunidos, ambos vectores muestran los infortunios -o no- de una dialéctica del síntoma, suplementada por una trascendencia real".

El horizonte será: "La diferencia que hay entre el pensamiento dialéctico y nuestra experiencia es que nosotros no creemos en la síntesis". Cuando Lacan enuncia esta conclusión -5 de Junio de 1963 durante el Seminario de La angustia- muestra la contingencia del choque con la dialéctica negativa y el primado del objeto, las tesis de Theodor Adorno, un frankfurtiano formado en la confrontación de Kierkegaard ante al sistema hegeliano. El instante de la angustia dona el testimonio de esa interrupción sintética en la dialéctica del síntoma. Frente a la postulación de un diálogo Lacan-Heidegger -mediatizado por Derrida- entendemos por el contrario que antes hay otro, olvidado e indirecto, con Adorno que aportará invención al acto psicoanalítico.

Se desarrollará en reuniones quincenales los sábados de 10.30 a 12 en Zeballos 189, Rosario. Informes:[email protected]

*Cordinador de esta página.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.