CORREO

Pandemia

Entre la nada y el menos se debate la vocación de la dirigencia socialista para atender los infinitos casos e inextinguibles dramas de adicciones en la provincia de Santa Fe. Los pibes mueren como moscas como producto de los flagelos adictivos. La droga en todas sus expresiones, pero sobre todo "el Paco", "cocina" a nuestros jóvenes.

Ya es demoledora la cantidad de testimonios y duelos alrededor de drama enquistado en la sociedad. Hace casi 2 años, en abril de 2008, presentamos un proyecto en la legislatura Santafesina para proponer la creación de un espacio para la Prevención y Asistencia de comportamientos adictivos, que nunca fue tratado.

El mismo sería implementado a través del Programa de Prevención, Detección y Asistencia en Adicciones que funcionará en todos los establecimientos educativos públicos y privados de la provincia, en su tramo obligatorio.

El problema de las sustancias ya no está relacionado solamente al individuo, prisionero de la toxicomanía como conclusión de una aventura personal, sino que asumió una dimensión que se ha convertido en una epidemia social y en una problemática de las más preocupantes para nuestro futuro.

Este es le segundo año que sostenemos, a duras penas, el Curso de Preventores Juveniles en Violencia y Adicciones, que cuenta con una declaración de interés de la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe. Cuenta con 36 horas cátedras, clases teóricas practicas con evaluación y de la cual participaron alrededor de 80 adolescentes de diferentes lugares, entre ellos, de Santo Tomé, Coronda, Rincón, Granadero Baigorria, Ibarlucea, Villa Gobernador Gálvez, del mismo modo se hizo en la ciudades de Santa y Rosario. Es necesario mencionar que el curso fue organizado conjuntamente por la Asociación Civil sin fines de lucro Vínculo y el Centro de Estudios Populares CEP.

El propósito del mismo fue alentar a que los adolescentes desarrollen una tarea social en diferentes ámbitos con mucho contenido. En definitiva, consistió en acompañar a los jóvenes, porque la problemática de las drogas hiere fuertemente a todos los barrios de la ciudad, fragmenta y rompe el tejido social y termina lastimando fundamentalmente a los chicos.

Al respecto, del presupuesto del ejecutivo para el 2010 se desprende que Santa Fe tiene índices bajos en consumo de estupefacientes o mercado negro del narcotráfico. Acá no pasa nada, todo bien, sigamos así que llegamos tranquilos al 2011, parece ser el razonamiento oficial mientras nuestros pibes son pulverizados por "el Paco".

Claudia Saldaña

diputada provincial

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.