CORREO

Homenaje

Al conmemorarse un nuevo aniversario de la muerte de Moisés Lebensohn, es preciso homenajear a este gran hombre del radicalismo, por sus ideas renovadoras y progresistas, por su lucha y por la coherencia que mantuvo durante toda su vida.

Político, abogado y periodista, Lebensohn nació en Bahía Blanca el 12 de agosto de 1907, en el seno de una familia de inmigrantes judíos. Fue un político culto, luchador por la igualdad y profundamente humanista. En 1931 creó el diario Democracia en la ciudad de Junín, a través del cual difundió sus posiciones contra el fraude, su defensa de la república española, denunció el genocidio nazi y los atropellos de los gobiernos de la década infame.

A lo largo de su vida ocupó sólo dos cargos electivos: fue concejal en Junín entre 1936 y 1940 y presidente del bloque radical de convencionales constituyentes en 1949. Sin embargo, fue extenso su aporte ideológico a la Unión Cívica Radical, siendo partícipe activo en la construcción de herramientas conceptuales y políticas fundamentales como "La profesión de fe doctrinaria", "Las bases de acción política", como así también la "Declaración de Avellaneda" de 1945, en la cual figuraban, entre otras propuestas, la reforma agraria, la nacionalización de todos los recursos y monopolios, libre inmigración, legislación protectora para trabajadores, enseñanza gratuita y laica en todos los ciclos.

Junto a otros jóvenes como Gabriel del Mazo, Damonte Taborda, Ricardo Balbín, Arturo Frondizi, Arturo Illia, Crisólogo Larralde y Alejandro Gómez, conformó el Movimiento de Intransigencia y Renovación, grupo opositor a la vieja dirigencia partidaria que tuvo la resistencia del ala más conservadora del radicalismo.

En 1950 fue elegido presidente del Comité de la Provincia de Buenos Aires de la UCR, y en 1952 fue designado presidente de la Convención Nacional del partido.

Murió el 13 de junio de 1953, a los 45 años. Aunque muchas veces olvidado, es sin dudas un ejemplo a seguir por sus fuertes convicciones y su sentido ético de la política.

Político austero y comprometido, Lebensohn fue un férreo defensor de los valores democráticos, un gran luchador por la igualdad de clases y partidario de reformas políticas y sociales profundas, constituyendo un modelo de militante comprometido que excede las filas partidarias del radicalismo. "Queremos una democracia con sentido humano", dijo alguna vez, y ese es uno de sus legados centrales que no debemos olvidar y por el que debemos trabajar.

Griselda Tessio

Vicegobernadora de la Provincia de Santa Fe

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.