CORREO

Central

En el fútbol, a veces, la pasión puede más que la razón. Para confirmar este concepto, habrá que preguntarles a todos los simpatizantes de Rosario Central, los cuales muchas veces se dejan llevar por ese amor inclaudicable hacia sus colores predilectos. Es cierto, los hinchas auriazules padecen un presente difícil, ven a Central disputando el campeonato del ascenso. Solamente un puñado de futbolistas que intentan jugar aceptablemente, el resto apela al juego brusco; a poner piernas fuertes y, a menudo, con gran alevosía, al mejor estilo Karate Kid.

La pasión de la gente canalla se ve empañada por el bajo rendimiento de quienes integran el plantel profesional. Y eso otorga lugar a la razón, a que el pueblo canalla empiece a impacientarse con algunos jugadores ante la falta de respuestas a los problemas que aparecen partido tras partido.

En el fútbol argentino todos afirman que Central es de primera división, que esto de estar en una categoría inferior es momentáneo, quizá una humorada de mal gusto. Muchos saben que los errores dirigenciales se pagaron muy caros. Pero la realidad es esa, y debe aceptarse por más dolorosa que sea.

Central debe volver al círculo mayor del fútbol argentino. Es más, debe ser siempre protagonista en los torneos que dispute. Si las incorporaciones resultan favorables, el equipo que conduce Rivoira logrará el ascenso. Quedó demostrado que, con la camiseta no se ganan partidos; entonces la clave está en contratar futbolistas que interpreten lo que significa jugar en un club tan grande. No hay más margen de error. Central merece volver al lugar que jamás debió dejar.

Marcelo Malvestitti

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.