CORREO

Correo

Reforma

Ante la urgente necesidad de modificar de raíz el esquema tributario provincial con un sentido democrático y popular, desde el Comité Provincial del Partido Comunista nos oponemos a un incremento masivo de impuestos. Se debe garantizar la estricta progresividad del sistema fiscal, que paguen más los que más tienen. No puede haber un modelo regresivo, que se apoye en el consumo, sino uno progresivo que se sostenga en la riqueza. Necesitamos una reforma tributaria que garantice los recursos mínimos que los Ejecutivos provincial y municipales necesiten para afrontar los compromisos financieros inmediatos, priorizando el cumplimiento del pago de sueldos, la inversión social y la obra pública, sin necesidad de endeudarse.

La discusión sobre la reforma fiscal no puede separarse del debate en torno a cómo se invierten los recursos en nuestra provincia. Los gastos de consumo crecieron en estos últimos cuatro años un 65 por ciento, la inversión en desarrollo social sólo un 22 por ciento en 2011, muy por debajo del gasto medio que subió un 44 por ciento, y la participación de la inversión en maquinaria y construcciones sobre el total del gasto descendió un 20 por ciento. Queda claro cuáles fueron las prioridades de la gestión Binner.

Pero esta situación no se soluciona subiendo la carga fiscal a los trabajadores a través de un aumento brutal del inmobiliario urbano. Tampoco emitiendo Letras de Tesorería, paralizando la Obra Pública o aumentando las tarifas para financiar a la Empresa Provincial de la Energía. Si sería interesante recuperar una herramienta financiera al servicio de la producción que permita contribuir al desarrollo provincial. Al ver la composición de los recursos provinciales, llama la atención la caída en la contribución del impuesto inmobiliario que en el año 2000 era de un 23 por ciento y hoy no llega al 8 por ciento del total de los recursos. En lo que respecta al inmobiliario rural, no solo tiene un atraso de años en cuanto a sus revalúos, sino que paralelamente este sector ha acumulado ganancias fabulosas merced a la sojización del agro y las fantásticas exportaciones realizadas. En la actualidad, el valor promedio del Impuesto Inmobiliario Rural en la Provincia de Santa Fe es de 19 pesos anuales por hectárea. Muchísimos de esos productores hoy son rentistas, ya que han alquilado campos y maquinaria a grandes grupos y pooles de siembra, ausentándose de las tierras. Planteamos la necesidad de actualizar el avalúo que debería contemplar una segmentación y estratificación de los tenedores de tierra de acuerdo con la productividad.

Juan Carlos Sorbellini

Secretario General del Partido Comunista

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.