CORREO

Correo

Humor y horror

Miles de rosarinas y rosarinos, el viernes por la noche, pudimos escuchar a la humorista Malena Pichot dar una gran clase de feminismo para principiantes, repasando con lucidez e ironía los avatares cotidianos que padecemos las mujeres en una sociedad machista, con un estado patriarcal. Aparentemente, el humor es la licencia para decir las verdades que en boca de las militantes feministas no se quieren escuchar. El problema es que con el humor podemos reírnos, reflexionar, dejarnos interpelar, pero no alcanza para transformar la realidad que padecemos. Por eso es que luego de años de participación en espacios de militancia estudiantil, barrial y sindical, y de una larga trayectoria en el movimiento de mujeres, tomé la decisión de asumir el compromiso y el gran desafío de llevar nuestras reivindicaciones de género al escenario electoral, disputado el puesto de senadora provincial por el departamento de Rosario, en la lista del Frente Social y Popular.

Pichot ironizaba sobre la "moda" de prender fuego a las mujeres por parte de sus parejas, revelando de esta manera la impunidad con la que el machismo se cobra nuestras vidas. Lo que no causa ninguna gracia es la ausencia de políticas públicas que perpetúan estas violencias y que tiene como responsables a quienes nos gobernaron y nos gobiernan. Mientras el servicio de emergencias (Teléfono Verde) siga funcionando de manera ineficiente, mientras contemos con miserables recursos para los dispositivos de contención y acompañamiento a las víctimas, mientras no contemos con una reglamentación e implementación real de la Ley 26.485, las violencias que nos tienen a las mujeres como principales víctimas seguirán siendo tratadas como chiste.

También pudimos escuchar a Malena hablar sobre el tema aborto, derecho históricamente negado a las mujeres argentinas. En nuestro país, se realizan anualmente unos 500 mil abortos, más 70 mil mujeres son hospitalizadas y un centenar pierden la vida, como consecuencia de la penalización de esta práctica que nos expone a abortos clandestinos e inseguros. Mientras no haya acceso al Misoprostol, mientras no contemos con consejerías pre y pos aborto en hospitales y centros de salud, mientras el derecho de las mujeres a decidir siga siendo penalizado, no seremos realmente soberanas sobre nuestros cuerpos y esta democracia seguirá en deuda con nosotras.

Las feministas tenemos buen humor. Pero no es de risa que nos morimos las mujeres sino por el abandono y la desidia estatal.

María José Gerez.

Pre candidata a Senadora provincial por el Frente Social y Popular

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.