CORREO

Correo

Un luchador

Se cumplen ya diez años de la partida física del militante obrero revolucionario Alberto Belloni.

El 21 de agosto de hace una década cerró sus ojos para siempre. Lo recordamos y está presente en nosotros cada día, en cada jornada, en los debates acerca de cómo encarar y llevar adelante las luchas de los proletarios.

Desde 1984 en adelante nos llegaban desde París (Francia) puntualmente cada mes los sobres repletos de folletos libertarios, recortes de múltiples periódicos en diversas lenguas.

También recordamos sus lúcidos análisis sobre la realidad social, política y económica internacional y regional, sus reflexiones de hombre comprometido con su tierra, su gente y su tiempo. Solidario y pródigo en la pedagogía que incita a la mirada crítica, no complaciente con las imposturas embozadas tras las máscaras de la demagogia.

El exilio que debió padecer a causa del terrorismo de Estado desde 1976 y la cruel enfermedad nos arrebataron al amigo, al noble trabajador socialista y libertario.

Era un hombre al que nada de lo humano le era ajeno, obsesionado con las luchas sociales de todo el mundo y la divulgación cultural para la elevación material y moral del proletariado.

Desterrado junto a Estela, su compañera de la vida, allende los mares. Ambos fueron forzados al exilio por el terror de los años de plomo, por pensar y actuar con potencia, sin dobleces.

Hay diversas formas de volver en la dialéctica del cosmos, de la materia, de lo social. Decía Jean Paul Sartre que la única forma válida de trascendencia era la nuestra en los demás.

En la ciudad de Puerto San Martín, en el Instituto Superior de Educación Técnica Beppo Levi está la Biblioteca que lleva el nombre de Alberto Belloni. Es muy importante que se reconozca la tenaz labor cultural de este obrero autodidacta que pagó muy alto el precio por la el ejercicio coherente de su pensamiento crítico y autónomo. Es significativo que de algún modo Alberto Belloni permanezca en un espacio poblado de libros que ayuden a esclarecer a jóvenes ávidos de saber, de pensar, inquietos de actuar en la ciencias, las artes y en muchas tareas a favor de la emancipación integral de los seres humanos.

No debemos olvidar a los hombres dignos como el eminente científico italiano y antifascista Beppo Levi y al entrañable luchador obrero Alberto Belloni.

Carlos A. Solero

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.