PSICOLOGíA › LAS NUEVAS LECTURAS DE FREUD HABILITADAS POR EL TRABAJO DE LACAN

Discursos que se enriquecen

El autor de esta nota dictará una conferencia sobre Las metáforas de lo real y las paradojas de la transferencia, invitado por EOL Rosario. En este adelanto, habla del retorno al presente y el futuro del psicoanálisis impulsado por Lacan.

 Por Germán García*

Jorge Luis Borges afirma: "El hecho es que cada escritor crea sus precursores. Su labor modifica nuestra concepción del pasado, como ha de modificar el futuro". En esta afirmación se encuentra, tácita, la retroacción temporal postulada por Freud y convertida en clave por Jacques Lacan, al punto de que se ha difundido como aprés﷓coup.

En efecto, nadie podrá leer a Freud como antes de la lectura de Lacan, como tampoco podrá leer en el futuro el psicoanálisis sin pasar por esta lectura. Porque Jacques Lacan no propuso un retorno a Freud como pasado, sino su retorno al presente y al futuro del psicoanálisis. Incluyó a Freud y a sus seguidores en la lógica del accionar analítico, a la vez que transformó el vocabulario y propuso nuevas fórmulas. Quien lea los últimos trabajos de Freud, escritos entre 1937 y 1938, encontrará un balance que no oculta los callejones sin salida, a la vez que muestra la solidez de lo que ha logrado el trabajo de una vida.

Lejos de afirmar que todo está en Freud y cada uno puede tomar su parte, Jacques Lacan se preguntó cómo era posible que una disciplina no hubiera dado un paso más allá de lo que podía encontrarse en su creador. Diez años de lectura de Freud, documentados por sus famosos Seminarios, lo llevaron a proponer una alternativa, clínica por sus consecuencias, institucional por lo que propone para la formación de los analistas y política por sus resonancias sociales.

En el balance de Freud se nos presenta a un sujeto escindido entre las exigencias de un pasado necesario, las contingencias del presente y las aspiraciones del futuro. El pasado heredado retorna o bien como una imposición que angustia, o bien como una aspiración que abruma.

Esta oscilación entre lo que llamó "yo" y "ello", entre la búsqueda del placer y lo que está más allá del placer, describe en su aparente simplicidad algo para nada resuelto. Marcel Gauchet, en las conclusiones de su historia política de la religión, afirma: "Estamos destinados a vivir en lo sucesivo al desnudo y con angustia, algo que nos fue más o menos ahorrado desde el principios de la aventura por la gracia de los dioses. Corresponde a cada cual, por su propia cuenta, elaborar una respuesta. La huída hacía la psicosis, por ejemplo, entre exaltación y depresión, entre certidumbre paranoica de ser el único y el centro, y el trabajo esquizofrénico de desaparición de sí como sí mismo. Pero también hay respuestas colectivas y hay buenas razones para apostar que habrá todavía más".

"Así, bajo la forma de las técnicas de la relación consigo mismo, cuya ilustración más típica, apenas concebible fuera de un momento preciso de la cultura, ofrece la práctica psicoanalítica, con su significativa oscilación﷓vacilación interna entre restauración subjetiva y destitución subjetiva".

El autor alude a Lacan porque, como lo afirma, existen modas elocuentes: los años de la llamada desaparición del sujeto fueron seguidos por la exaltación del individuo, la desaparición de sí se convirtió en un amor de sí que aísla al sujeto y lo conduce al pánico.

El psicoanálisis es juez y parte. Freud estaba del lado de la Ilustración, del lado de una vida que superara una minoría de edad tutelada, para llegar a una libertad guiada por la razón. Por eso mismo pudo escuchar que la razón ilustrada era excedida por las pasiones románticas. El psicoanálisis nació como un intento de ampliar la razón ilustrada para incluir las pasiones románticas. Como en el sueño, se intentará realizar un deseo sin que se excluya un fracaso que puede conducir a la angustia.

*AME de la Escuela de la Orientación Lacaniana (EOL) y de la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AMP); Miembro del Comité de Iniciativa del Instituto Oscar Masotta (IOM); Director de enseñanza de la Fundación Descartes.

Compartir: 

Twitter
 

Freud estaba del lado de la Ilustración, proponía una libertad guiada por la razón.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.