PSICOLOGIA › CURSO BASADO EN LA INVESTIGACION "SINTOMA Y ESTRUCTURAS CLINICAS"

El cuerpo hecho de palabras

En la era de la adicción generalizada, en que los cuerpos son tocados por la tecnociencia y desde lo real se escriben indescifrables; un cartel de la EOL indaga sobre síntoma y estructura en una época en la que el Otro no existe.

 Por Ernesto Gangli y Daniel Perretta*

A partir del hoy a las 19 en reuniones quincenales iniciaremos un curso basado en una investigación que hemos dado en llamar "Síntoma y estructuras clínicas" en la Sección Rosario de la EOL, a partir del cartel que constituimos con otros Silvina Facciuto, Fabián Dutto e Ignacio Neffen en la EOL Sección Rosario. La investigación es el marco en el que cada encuentro va a desplegarse a lo largo del año. En consecuencia, los impasses en la clínica, los interrogantes de cada uno en su práctica determinará cada inicio.

¿Nuevos síntomas o nuevas estructuras? Sostener esta cuestión es decisivo paraque el analista esté a la altura de la época. Aquello que llamamos estructura, desde la lectura que hace Lacan del descubrimiento freudiano del inconsciente y que conocimos durante años como "estructuras clínicas" ha vacilado, se ha visto conmovido y comenzamos a manejar un nuevo concepto: las psicosis ordinarias.

Los síntomas, en consonancia con la cuestión de la estructura, encontraron nuevos modos de encarnarse en los cuerpos de la contemporaneidad. Nos hallamos en la era de la adicción generalizada, en que los cuerpos son tocados por la tecnociencia y desde lo real se escriben indescifrables.

En todo caso, siguiendo a Miller y a Laurent, síntoma y estructura en la época del Otro que no existe, que languidece y se refugia en el mercado.

El desafío del psicoanálisis, si perdura, es el del tratamiento de estos síntomas para encontrar, inventar en cada uno, modos de goce que sean al menos vivibles.

Es decir, y sosteniendo la brújula freudiana, que aquello que a nivel pulsional se presenta en un anzuelo con la muerte, reciba un tratamiento que dé paso al placer y a un goce del cuerpo vivo. Quizá las clasificaciones del discurso del amo nos han hecho perder de vista la orientación por el síntoma que sostiene nuestra práctica.

"Todo el mundo delira", frase de Lacan que no quiere decir que escuchemos psicosis por doquier. Significa que, en la experiencia se aísla lo diferencial de cada uno, la singularidad, amenazada por "las clasificaciones" de los síntomas al nivel del discurso actual de la civilización. El delirio de normalidad... va de la mano con los delirios de clasificación. Pero, pero "hay tipos de síntomas"..., que no sirven para nada. Lacan nos enseña que un obsesivo no entiende a otro obsesivo. Esto significa que no hay "un sentido común" en las estructuras clínicas.

Lacan abandona el término sujeto forjando la de hablanteser, parlètre. Con ese término, señaló que el sujeto no tiene más ser que el que se refiere a la palabra, pero que no es posible plantearlo de esa manera sin referirlo al cuerpo, del hecho que tiene un cuerpo. Ese cuerpo está esencialmente marcado por el síntoma y es por eso que, el síntoma es "un acontecimiento del cuerpo". Quiere decir que el cuerpo está marcado por el significante, es decir por la palabra. ¿Qué hace cada Uno con el cuerpo que tiene?

Compartir: 

Twitter
 

Obra de Jaume Plensa, expuesta para la inauguración de la Casa del Lector de Madrid.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared