CULTURA / ESPECTACULOS › CINE. EL GURI, DE SERGIO MAZZA, ESTRENA EN EL CAIRO

Los secretos y la tristeza

Rodada en Victoria, y seleccionada en la sección "Generation+14" de la Berlinale, la película que protagonizan Maximiliano García, Sofía Gala, Daniel Aráoz y Federico Luppi gira en torno a un niño cuya madre está misteriosamente ausente.

 Por Leandro Arteaga

El gurí: 7 puntos

(Idem. Argentina, 2015)

Dirección y guión: Sergio Mazza.

Fotografía: Alfredo Altamirano.

Montaje: Sergio Mazza, Martín Musarra.

Música: Daniel Gómez, Daniel Viglietti.

Reparto: Maximiliano García, Sofía Gala Castiglione, Daniel Aráoz, Federico Luppi, Susana Hornos, Belén Blanco.

Duración: 89 minutos.

Sala: El Cairo

El estreno de la película El gurí, de Sergio Mazza, es oportunidad para completar la noticia de relieve que protagonizara pocos meses atrás, cuando fuera seleccionada por la última Berlinale en la sección "Generation+14". Más aún, el director de El Amarillo (2006) y Gallero (2009) estará presente durante la función que esta noche, a las 20.30, ofrecerá con entrada libre y gratuita El Cairo Cine Público (Santa Fe 1120). También acompañará al realizador el niño actor Maximiliano García.

Otro de los aspectos de importancia de El gurí radica en la elección de la localidad entrerriana de Victoria como escenario de rodaje. Es entre sus calles, merodeando por paredes de casas con muchos años, donde los personajes entretejen un malestar que tiene al pequeño Gonzalo (Maximiliano García) como eje dramático. Atento a su hermanita bebé, así como a su abuela, Gonzalo espera por la vuelta de la madre. Pero lo que él no sabe es lo que los demás murmullan distraídos, mientras retacean la información al espectador. ¿Qué pasó con ella? ¿Dónde está? ¿Volverá?

Por atropellar a un perro, distraída ante la gruta de ofrendas y rezos del camino, Lorena (Sofía Gala) queda obligada a pasar varios días entre esta gente. Ella, de paso y con otro mundo a cuestas, detiene su andar para entrar en contacto con la amabilidad, los secretos y las confidencias de este pueblito. Entre estos personajes hay dos que saben y ofician de custodio: uno es el veterinario, Julio (Daniel Aráoz), en quien descansan metafóricamente los sufrimientos de los animales que cuida, tan parecidos a la angustia que se narra; el otro es Felipe (Federico Luppi), quien tras el mostrador del bar atesora comidas que comparte mientras cumple el rol guardián de sus paredes descascaradas, alguna vez estandartes de lo que ya nadie nombra: una wiskería.

¿Quién es (de paso) ese hombre insistente que aparece ante la mirada sufrida de Gonzalo, una y otra vez, gritando por el paradero de la madre? ¿Qué relación hay (en última instancia) entre los murmullos apagados de los lugareños y la historia de esa mamá de la que todos saben pero nadie dice?

Es entre ellos por donde deambula Gonzalo, como si fuese uno de esos muchos perros sin dueño, abandonados. Aferrado a una posibilidad que no promete demasiado y al cuidado de su abuela anciana, el niño distrae la ausencia de cariño sólo cuando juega. Pero allí está Lorena, la intrusa, la de afuera, la que preguntará lo que nadie quiere. Su despedida, está claro, depende del arreglo del automóvil. También es claro que la demora en su reparación correrá a la par de esa tarea tan necesaria que ella, nadie más, puede cumplir.

De esta manera, Lorena es la bisagra que renueva las preguntas y los sueños. Felipe y Julio tienen, cada uno, historias sin cerrar. Pero para que eso suceda deben reparar en lo que les rodea, y es allí donde aparece Gonzalo, con su cadencia tímida, sin levantar la voz, apenado en la mirada, mientras sufre su desconsuelo en secreto, sin pedir nada a nadie, preocupado por sobrevivir al día. Lorena, por eso, hace ver lo que todos pueden pero de otra manera. Aun cuando ciertos secretos no puedan ser absolutamente develados.

Hay tanta tristeza en la cara del niño, pero también todo un porvenir que aguarda. Un gran interrogante que es de a poco descifrado. Que replica en todos los que dicen de modo callado, cómplices de una historia que tiene a Gonzalo como rehén pero, a la vez, como posibilidad de redención.

Compartir: 

Twitter
 

El gurí, nueva obra de Sergio Mazza, se grabó en la vecina localidad de Victoria.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared