PSICOLOGíA › DEBATE SOBRE LA ADOPCIóN, A PARTIR DE UNA NOTA PUBLICADA EN ESTA SECCIóN

Un derecho de niños y niñas

El Grupo de Padres Adoptivos y en espera de Rosario discute el rol del Estado en el fracaso de las guardas y también cuestiona que a raíz del cambio de paradigma sobre niñez, muchos chicos quedaron "prisioneros de la biología".

 Por Karina Duvnjak*

Cuando uno es parte y protagonista de lo que se habla, obligadamente puede decir que conoce más de eso que otros que nunca lo han vivido. Y es natural, como seres únicos e irrepetibles, no todos vivimos y experimentamos las mismas historias de vida. Luego de leer la nota "Niños entregados y devueltos", de Mercedes Menicelli, (publicada por Rosario/12 el pasado 09 de abril) y como miembro del Grupo de Padres Adoptivos y en Espera de Rosario, sentí la necesidad de manifestarme precisamente como testigo de una realidad que ella describe como cierta, quizás por algún caso que atendió, pero que no debe tomarse como la generalidad de los casos.

Particularmente, la profesional relata un caso de un operador judicial que cuenta cómo una pareja que tenía la guarda de 4 niños se presenta sin dar explicación luego de dos meses y medio a devolver a los niños.

Durante muchos años, la transición en el cambio de paradigma de la niñez, provocó que cada uno interpretara a voluntad los mismos términos, y que muchos niños terminaran siendo víctimas de esas malas interpretaciones de los excelentes artículos que defendían sus derechos.

De finalizar con la idea de separar a los niños de sus familias por pobreza, se pasó al otro extremo de que por no alejar a los niños de su grupo de origen, se los eternizó años en planes de familias solidarias o instituciones, sometiéndolos a años de vinculaciones forzadas, y hubo muchos más casos que los "devueltos" de los que se cita en la nota aludida, que fueron reinsertados en los mismos lugares en donde se los vulneraba de la peor manera. Niños presos de su biología y de un Estado que los olvidaba, al punto de perder sus expedientes. Niños invisibles para la sociedad y privados del derecho básico de tener una familia.

Peleamos como grupo desde el año 2009 reclamando que se aceleraran los procesos. Fuimos testigos directos de la existencia de niños que llevaban años en planes de familias solidarias, y casos del existente Hogar del Huérfano que tenían más de 10 años allí, significando toda la vida de un niño.

Es real que la rapidez en un proceso puede jugar en desmedro de una situación que exija de más tiempo para resolverse, pero el hecho de haberles otorgado la posibilidad de una familia a algunos de todos los niños que llevaban años esperando, no creo haya sido en desmedro ni con la intención de hacerles ningún daño. Una historia de "devolución" merece un análisis integral de todas las partes e instancias de un proceso que termina teniendo como víctimas de esta terrible experiencia a los niños.

La adopción una institución digna y nos constituimos en la mejor opción para un niño que nos necesita. No somos una herramienta rápida de solución a un problema, como se deja entrever en esa nota.

Los niños no merecen ser abandonados por el sistema, tampoco esperar años que los profesionales de niñez insistan en "apuntalar" situaciones familiares que los dañarán de por vida, que dejen vencer todos los plazos permitidos, que se olviden de sus derechos.

Resulta injusto que un relato de una vinculación que no fue posible empañe colateralmente a todas las vinculaciones que hoy dieron origen a hermosas familias. Situaciones no fáciles, pero tampoco imposibles.

Valoremos la cantidad de familias adoptivas que se han formado a pesar de las adversidades de un sistema que no acompaña, que no brinda las herramientas necesarias para enfrentar ese momento. Y en donde a muchos les queda cómodo decir que es culpa de los futuros padres que no aceptan niños más grandes, hermanitos, que no toleran determinadas situaciones y los devuelven, y así, la lista de cosas que se nos adjudican.

Es un sistema con falencias que hace agua por todos lados. Las familias que esperan carecen de acompañamiento en todo el proceso previo y posterior a la adopción. Venimos reclamando desde hace años al Estado que provea de recursos administrativos y profesionales a quienes deciden encarar este camino para formar una familia.

Alguna vez lograremos cambios cuando maduremos como sociedad y entendamos a la adopción como un derecho del niño y no de los adultos, y que el tiempo de ellos muchas veces es toda su vida.

*Licenciada en Comunicación Social. Miembro del Grupo de Padres Adoptivos y En Espera de Rosario.

Compartir: 

Twitter
 

La adopción una institución digna y la mejor opción.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.