PSICOLOGíA › JEAN VAPPEREAU, UN DISCÍPULO DE LACAN EN ROSARIO

La gran metáfora paterna

El 29 de octubre se podrá escuchar al psicoanalista francés Jean Michel Vappereau que hablará sobre "La metáfora poética y la condensación freudiana". En el ciclo Claves del Psicoanálisis.

 Por Héctor Franch*

A mediados de 2005 comenzamos el trazado de un primer ciclo al que decidimos denominar Claves del Psicoanálisis. Dentro de este ciclo se está dictando el seminario: "El lugar de la técnica en el discurso del psicoanálisis", a mi cargo, que finalizará el próximo 29 de octubre. Si bien este seminario concluye este año, el ciclo continúa el año próximo con otras actividades que publicitaremos en su oportunidad. Proponemos un ciclo porque así damos lugar a la figura geométrica del círculo, del redondel. Jacques Lacan trabajó la última parte de su enseñanza del psicoanálisis con redondeles, con nudos. Un ciclo es una forma de contar y también un modo de atravesar el espacio. Un ciclo es un trayecto que vuelve al punto de partida pero sin regresar con la regresión de la neurosis. Aspiramos a la materialización de un ciclo que progrese según la repetición a propósito de las claves o las llaves del discurso del psicoanálisis.

El sábado 29 de octubre tendremos la oportunidad de escuchar al psicoanalista francés Jean Michel Vappereau que nos hablará sobre "La metáfora poética y la condensación freudiana". Jean Michel Vappereau se analizó con Lacan y participó de los últimos 10 años de su Seminario. Es un lector consistente e incansable de Lacan que ha hecho innegables aportes de lectura entre los que podemos enumerar: el esquema F que resulta del plegado del esquema del aparato psíquico de Freud, el esquema en T que da cuenta de la proyección de la topología del sujeto en el instante del fantasma, la lógica modificada que introduce una nueva negación en la lógica canónica clásica para construir las fórmulas de la sexuación del lado mujer y el movimiento nudo que da la razón del nudo borromeo, nudo de la metáfora paterna.

Para esta oportunidad Jean Michel Vappereau ha escrito la siguiente nota a propósito de la conferencia que dictará. La nota se titula "Six et trois como très étroit". Es un juego de palabras en francés. "Six et trois" (seis y tres) consuena con "Si étroit" (tan estrecho) como "très étroit" (muy estrecho). El texto de la nota es el siguiente: "Mostraremos la dificultad de un pasaje muy estrecho entre el trazo unario ﷓lo que se lee por el incorporal como una intuición﷓ y las concepciones del mundo ﷓tejidas por lo escrito﷓ que estructuran la realidad a través de los fantasmas. El trazo unario es el trauma del malentendido de los padres que se sitúa a la entrada del proceso primario del inconsciente. Los fantasmas son axiomas discursivos que producen el proceso secundario dominado por escrituras cada vez más sofisticadas en el curso de la historia. Así se anudan las dos extremidades de la construcción entre el mathema que produce el acabamiento de la estructura, su incompletud asertiva, y el trazo unario (mathemata de los griegos) en la entrada del lenguaje, justo antes de entrar en la poesía. En el análisis no somos lo suficientemente poetas como dicen algunos. Este pasaje muy estrecho... no es amplio, y nos indica en qué la actividad de una mala literatura, de una lengua poco trabajada por la letra, queda más acá de lo que exige el análisis para poder cumplirse en cuanto tal: el estilo de Freud en lengua alemana, el estilo de Lacan en lengua francesa, el estilo por venir del psicoanálisis y de su discurso en otras lenguas, si ellas son lo bastante retorcidas y anudadas para permitirlo: o sea, el nombre del padre en lugar de los pequeños amos. Aún una cosa: el síntoma (sinthome) y el síntoma (symtôme) es la realidad."

De este modo Jean Michel Vappereau nos anuncia una apuesta a la metáfora paterna en el lugar de las pretensiones de los pequeños amos ya sea los de la política como del psicoanálisis. El pequeño amo es aquel que quiere poner orden ya sea en el psicoanálisis como en la sociedad, y a la hora de las propuestas no cuenta con otras que la de poner límites, o invocar la "mano dura" para asustar en los contornos del rebaño. No es difícil imaginar en qué se convierte esta posición a la hora de dirigir un análisis. El padre es otra cosa y es como metáfora que lo trata Lacan. Que el inconsciente permanezca atado a cada lengua particular no es una excusa para dar la espalda a la estructura que da cuenta de la topología del sujeto.

Bueno, es para tratar estos y otros temas que los invito a participar del seminario el 29 de octubre a las 10,30 en el Círculo de la Prensa, Santa Fe 620. La entrada es libre y gratuita, sólo se requiere una inscripción previa enviando sus datos a: [email protected]

*Psicoanalista.

Compartir: 

Twitter
 

Vappereau anuncia una apuesta a la metáfora paterna en el lugar de otras pretensiones. En reemplazo, se diría, de los pequeños amos ya sea los de la política como del psicoanálisis.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.