OPINIóN › SIETE DIAS EN LA CIUDAD

Las cosas que no se tocan

No fueron pocos los sorprendidos de que no haya habido de parte de las futuras autoridades provinciales, recriminaciones al actual gobierno de Obeid cuando se conocieron detalles del presupuesto 2008 que tendrá que ejecutar Binner. Es que quizás lo que muchos desconocen es que fue elaborado en forma conjunta y que cuenta con el visto bueno de los futuros funcionarios de Economía.

 Por Leo Ricciardino

El adelanto del proyecto para reformar la Ley Pascutto, es una de las novedades más importantes para Rosario en los últimos años en materia presupuestaria. Es que, esta norma -que no debe tener muchos antecedentes en otros lugares- es una aberración jurídica que establece que un porcentaje de los dividendos del juego oficial irán a solventar parte del funcionamiento de los hospitales, con excepción de los hospitales municipales. La ley, obviamente, está hecha a medida para Rosario ya que es la única ciudad de la provincia que tiene hospitales municipales que, por otra parte, atienden a personas de toda la provincia y de provincias vecinas. Si la esencia de un presupuesto es el equilibrio y subsidiaridad, la injusticia a la que es sometida esta ciudad en esta materia es más palpable si se tiene en cuenta el carácter solidario de un servicio de salud que se extiende mucho más allá de su territorio.

Rosario ha mantenido esta situación porque, por otra parte, le ha permitido exhibir un modelo propio de excelencia que trasciende incluso las fronteras nacionales. Fue una decisión política tomada desde el primer día de gestión de Héctor Cavallero allá por 1989 que se mantuvo -y se incrementó notablemente- a lo largo de todos estos años. Claro que ahora se ha llegado a un ahogo en materia de financiación del área debido al constante crecimiento en su demanda y a la imposibilidad del municipio de seguir generando recursos genuinos.

Así que modificar esta Ley Pascutto en los próximos meses sería no sólo un acto de justicia, sino también la posibilidad de un ahogo financiero más que interesante. Además sería ésta, una de las pocas maneras que tendrá a mano el gobernador y su equipo para echarle una mano a la ciudad que tiene -en los últimos años- un problema cada vez más tangible de recursos para seguir acompañando el desarrollo natural dinamizado por la actividad privada.

"Hay sectores del establishment rosarino que están equivocados. Creen que desde el 10 de diciembre acá se viene un reparto de cheques para Rosario que van a dar vuelta todo. No conocen qué es un presupuesto, las leyes regulatorias en la materia, creen que acá todo es discrecional y no es así. Están equivocados". La frase, más que elocuente, se la confió off the record a este periodista una alta fuente que integrará el futuro ministerio de Economía que conducirá Angel Sciara a partir de diciembre.

Es claro que el hombre había hablado con empresarios y sectores dinámicos de la economía de esta ciudad y la región que siempre reactivan el viejo discurso de exacción indiscriminada de recursos que lleva adelante el gobierno provincial respecto de la ciudad de Rosario. Pero, como dijo el futuro funcionario de tercera línea ministerial, sin duda se llevarán una sorpresa porque Binner no alterará el equilibrio económico y financiero de la provincia. Primero porque no puede, hay leyes y una coparticipación establecida que respetar. Y segundo porque no quiere, porque entiende lo que significa el equilibrio del Estado donde los sectores de la riqueza deben sostener a las regiones menos favorecidas. Y además, así como Obeid en su momento hizo ingentes esfuerzos por congraciarse con Rosario; Binner hará un recorrido inverso demostrando que no es un rosarino que gobernará mirando al sur, sino a todos los puntos cardinales y, especialmente, hacia la ciudad capital a la que en la campaña le habló de recuperación y la que le respondió con el voto en un porcentaje muy importante.

Una cosa es que el futuro gobernador haya conformado en gesto osado, un gabinete casi enteramente rosarino y, otra cosa muy distinta será lo que estos hombres desarrollen como gestión en todas las áreas y en todo el territorio santafesino.

Y en ese sentido, la presentación pública del Presupuesto 2008 dejó muy en claro que se trabajó en forma conjunta con el gobierno saliente y que, los hombres de Binner no hicieron objeciones a la distribución de recursos para municipios y comunas que se mantiene idéntica a años anteriores. Lo ha dicho el propio Sciara: "Tuvimos un muy buen trabajo entre los equipos técnicos y las actuales autoridades nos han confiado toda la información que tenían disponible para elaborar el nuevo presupuesto". Más que claro.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.