CIUDAD › EL INTENDENTE DEFINIRA SI ACTUALIZA LA TGI DE CARA AL 2008

Lifschitz tiene la última palabra

A días de enviar el Presupuesto al Concejo, el Ejecutivo no descarta un revalúo de las propiedades para subir el monto de la Tasa.

 Por Guillermo Zysman

Esta semana, al regresar de su gira por Lejano Oriente, Miguel Lifschitz recibirá de la Secretaría de Hacienda los lineamientos generales del Presupuesto 2008. A raíz de los incrementos salariales ya entregados durante el año en curso, que tendrán su mayor impacto el año próximo, y los reclamos del sindicato, que pretende aumentos cercanos al 30 por ciento, el intendente deberá definir si avala un nueva suba en la Tasa General de Inmuebles. Según pudo saber este diario, la opción que cobró fuerza en los últimas días apunta a efectuar revalúos de las valuaciones fiscales de la superficie construida, para así incrementar la recaudación mediante una medida de caracter progresiva proporcional a la inflación. De hecho, esa opción quedó habilitada en el 2005, cuando se aprobó el último aumento en la TGI y se incluyó la clausula de ajuste, que ahora el cuerpo deliberativo debería autorizar su utilización.

Semanas atrás el Ejecutivo había pedido autorización al Concejo para postergar el envío del Presupuesto, ante la demora que hubo en la provincia para elaborar su proyección de gastos y recursos a raíz de la transición política. El miércoles el gobierno santafesino giró a la Legislatura el Presupuesto provincial 2008 y se despejaron algunas dudas en el equipo económico municipal: cuestiones vinculadas al crecimiento, la tasa de inflación estimada y las transferencias a municipios y comunas.

La certeza de que Rosario no recibirá fondos extra, al menos vía presupuestaria ya que otra opción sería mediante la derogación de la denominada Ley Pascutto que discrimina a la ciudad en la financiación del funcionamiento de los hospitales locales, llevó a la Secretaría de Hacienda a empezar a pergeñar un plan B para incrementar los recursos.

"Entre la última parte del 2006 y este año la municipalidad otorgó aumentos salariales a sus empleados del orden del 30 por ciento, que si bien tuvieron un impacto importante en el 2007, anualizado van a tener mayor impacto el próximo año y la situación fiscal es complicada", reconoció a este diario el secretario de Hacienda, Gustavo Asegurado.

A esto hay que sumarle el reciente pedido extraoficial formulado por el Sindicato de Empleados Municipales. El secretario adjunto del gremio, Antonio Ratner planteó la semana que pasó que el desfasaje entre los haberes municipales y la inflación real rondaba el "30 por ciento".

Al respecto, Asegurado dijo entender que era "prematuro a esta altura del año reabrir la discusión salarial cuando recién estamos terminando de otorgar los aumentos acordados meses atrás". El funcionario no descartó negociar con el gremio "pero en otro momento", aunque aclaró que "de ningún modo existe el atraso" que marcan los dirigentes sindicales.

Teniendo en cuenta este escenario fiscal, los funcionarios del área económica del municipio empezaron a elaborar distintas alternativas, que deberá definir el intendente Lifschitz, cuando regrese esta semana de su gira por Shangai y Corea. Una opción, ya descartada, contemplaba subir la Tasa de Derecho de Registración e Inspección (DReI) a comercios e industrias. "Las alícuotas están en un monto razonable y además aumenta su recaudación de acuerdo al nivel de actividad económica, no sería lógico aumentar esta Tasa", confió un funcionario a Rosario/12.

En el mismo sentido, la fuente consultada admitió que una posibilidad "que no se descarta" es actualizar los valores fiscales que se toman de las propiedades para fijar el monto de la TGI que abonan. En el Concejo, desde el bloque socialista recordaron que esa opción quedó contemplada a fines del 2005 cuando se habilitó el revalúo cada cinco años.

"Es una decisión política que tiene que tomar el intendente cuando vuelva de su gira. Tendrá todos los papeles en la mesa, un diagnóstico detallado y las opciones que se pueden tomar. Él definirá", agregó la fuente para graficar el estado de la situación y a la vez aclarar que nada está cerrado y que la última palabra la tendrá Miguel Lifschitz, antes de firmar el proyecto de Presupuesto 2008.

Compartir: 

Twitter
 

El intendente, el presiente del Banco Municipal Fernández y el secretario de Hacienda Asegurado Con ellos, Lifschitz determinará si retoca algunas de las tasas para tener más recursos propios.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.