OPINIóN › PANORAMA POLíTICO

La guerra de los roces

 Por Pablo Feldman

La que pasó fue tal vez la semana más difícil que debió atravesar el gobierno de Hermes Binner. Eso no quiere decir que de aquí en más el tránsito será placentero pero no parece sencillo que se sucedan episodios tan lamentables como los que caracterizaron el comienzo de diciembre. El enfrentamiento entre facciones del gremio Atilra dejaron como saldo un muerto y varios heridos, un par de ellos de gravedad. Los cuestionamientos al accionar policial surgieron desde todos los frentes y sin perjuicio de que podría haberse formado un doble cordón u otras variantes antes de que se desatara la batahola, probablemente el saldo hubiera sido aún más grave si la policía hubiera estado armada y no únicamente con escudos y bastones. Una vez que comenzaron los tiros, apareció otra brigada, esta sí con armas reglamentarias que dispersó a los grupos enfrentados. La balacera mortal se produjo a más de 100 metros de la sede sindical y las filmaciones que posee el Ministerio de Seguridad no sólo echan luz sobre eso, sino que permitieron individualizar al asesino -y por eso hubo una orden de captura librada rápidamente- y a sus acompañantes del mismo modo que a los que llegaron con palos para intentar copar la sede sindical.

La presencia de "barras brava" de Ñuls -como el apodado Tyson que se entregó ayer- y de Central y Colón -a quienes se escucha avanzar al grito de "vamos sabaleros"-, revela la premeditación de los hechos que para colmo embretaron a un grupo de dirigentes de gremios enrolados en la CTA que de buena fe concurrieron a solidarizarse con sus compañeros de Rosario y quedaron prisioneros de una interna de cabotaje en la que nada tuvieron que ver ni Hugo Yasqui ni su tocayo Moyano que rápidamente firmaron un comunicado conjunto tomando distancia de los lamentables sucesos.

Los comunicados de diferentes gremios repudiando el accionar parecen incompletos, sobre todo porque deberían también cuestionar el arsenal encontrado en la sede de Atilra -se requisaron un par de revólveres y una escopeta- y la contratación de matones para "defender" el local. Por lo que se vio en los videos con que cuenta la doctora Pérez Vara, los "visitantes" llegaban con palos y cadenas; que no fueron incautados por la policía en los retenes de media mañana porque la mayoría estaba en el auto incendiado propiedad de un dirigente sindical contrario a la conducción local. Como se ve un completo desatino que costó la vida de un hombre y que pudo haber sido peor, pero que también podría haberse evitado en la medida en que los dirigentes sindicales hubieran suspendido el acto, o la policía demorado a los efectivos y trafics que venían de afuera de Rosario. Pero a la luz de los hechos, el Ministro Daniel Cuenca aparece una vez más seriamente cuestionado y por ahora respaldado por el gobernador.

Binner vs. Reutemann

De temperamento parecido, Hermes Binner y Carlos Reutemann se devolvieron los anillos. Era de esperar, pero no tan pronto. Los días en que el Lole firmaba comunicados y apoyaba las posiciones de la Casa Gris, quedaron atrás con la derogación de la 125 y las retenciones móviles, en rigor el que "apoyaba" era el productor sojero, aunque Binner fue advertido de eso, prefirió pensar que era el Senador Nacional y líder del PJ. Ahora, en prematuras vísperas electorales, el ex-piloto de formula uno salió a pistas y arremetió contra su adversario. Según Reutemann "salí a contestar las acusaciones de Binner sobre cómo recibió la provincia", y retrucó con una "tablita" que decía que Santa Fe estaba "diez veces mejor que Córdoba y 30 mejor que Buenos Aires". Binner le cantó el "vale 4" con la deuda social, con datos reveladores del atraso provincial en empleo, subempleo, y otros indicadores, y al día siguiente -mientras Reutemann seguía hablando- le recordó las víctimas de las inundaciones y el crímen de Pocho Lepratti y otras seis personas, durante la segunda gestión. Recién allí Reutemann habló de "diferencias irreconciliables" y adelantó que no quiere hablar con Binner nunca más.

Está en todo su derecho, la pena es que tampoco habló nunca de esos temas inocultables con ningún juez, ya que ningún magistrado lo citó a declarar siendo que era el gobernador de la provincia en la que ocurrieron más muertes en diciembre de 2001, que se trató del desborde de un río de llanura y no de un tsunami, es decir que no fue únicamente una catástrofe natural. Reutemann y Binner probablemente no vuelvan a hablar, por lo menos hasta la primavera que viene, después de los comicios. Hasta entonces habrá que ver de qué manera se encamina lo que necesariamente deberá ser el vínculo gobierno-oposición, hoy más resentido que nunca. La semana que comienza va a ser clave, ya que de no reunirse Antonio Bonfatti con Ricardo Spinozzi -ministro coordinador y jefe del bloque opositor- la suerte de los municipios antes de fin de año puede ser adversa. Al día de hoy, sin un adelanto de dinero del gobierno provincial, la gran mayoría -especialmente los administrados por el PJ- no pueden pagar el aguinaldo. Y eso porque los Adelantos del Tesoro Nacional -que no reciben los jefes comunales que no sean peronistas- no alcanzan porque en la Casa Gris ya no está el compañero Jorge Obeid ni el Lole. De modo que si el Senado no aprueba un "adelanto a cuenta" van ser los Intendentes los que se ocupen de sus compañeros.

Esta situación necesariamente obligaría a una cuota extra para el 2009 en el Impuesto Inmobiliario o en la Patente Automotor, o lo que sería más justo, aprobar lo que hace poco rechazó la mayoría peronista del Senado: La eliminación de los privilegios para quienes no pagan Ingresos Brutos.

El final está abierto, la "pelea de fondo" Binner-Reutemann seguramente tendrá otros episodios, sobre todo a medida que se acerque la fecha de las elecciones. Lo que deberá preservarse es el bienestar de los santafesinos que podrían padecer las desmesuras de esas inquinas personales en la medida en que se trasladen a las decisiones que afectan la vida cotidiana.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.