OPINION

Binner, el "progresista"

 Por Gerardo Rico (*)

La decisión tomada por un grupo importante de diputados y senadores provinciales de rechazar el veto del gobernador Antonio Bonfatti a 40 de los 57 artículos de la ley de Policía Judicial no es un capricho opositor. Por el contrario, considero que se trata de la necesaria respuesta que una fuerza democrática debe anteponer a los intentos de la actual gestión socialista para que nada cambie en torno del autogobierno policial inaugurado por Hermes Binner en 2007 y que no quiere ser desmantelado, pese a las gravísimas consecuencias que ese modelo trajo a la sociedad santafesina.

Binner parece no tener historia tras de sí. Casi nunca surge en su discurso el ominoso doble período en el que tuvo a su cargo la intendencia de Rosario. Tiene razones para hacer una gambeta y eludir cualquier pregunta incómoda respecto de esos largos ocho años. Si algo pone nervioso al anestesista nacido en Rafaela son los controles republicanos. No sólo a Binner, esa sensación inquietante es compartida por otros dirigentes que componen el elenco del socialismo gobernante. A ninguno de ellos le hace gracia recorrer el espinel de episodios que en 20 años prueban la aversión por el control público de sus actos de gobierno.

El ahora candidato a Presidente postula a su fuerza, el Frente Amplio Progresista como "una opción nacional de gobierno que puede ser parte activa en la construcción de una nueva democracia en Argentina". Esa nueva democracia, incluirá fuerzas de seguridad a cargo de personajes como Hugo Tognoli o Cristian Sola? Tendrá como Presidente, si llegara a vencer en 2015, el mismo proceder que su delfín Bonfatti, de permitir que la Policía se investigue a sí misma a pesar de que está comprobada la participación de efectivos policiales en actividad en los delitos de narcotráfico?

Para culminar, ante la ola de injustificables hechos de cobarde ajuste de cuentas contra presuntos delincuentes perpetrados por hordas enardecidas, el "progresista" Binner no tuvo mejor idea que opinar que es natural que estas cosas sucedan en un país "donde el gobierno protege a un vicepresidente sospechado de corrupción". Luego se arrepintió, pero esto marca el verdadero pensamiento reaccionario de un dirigente chato, sin capacidad intelectual y que, además, está grande, se le nota.

* Diputado provincial Gerardo Rico, miembro de la Mesa de Conducción Nacional del Movimiento Evita y jefe del bloque del mismo nombre en la Cámara Baja de la Provincia de Santa Fe.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.