CIUDAD

Los trenes matan a los autos

Cuando parecía que el mega proyecto del tren bala para Rosario alcanzaría para ocupar el centro de la discusión sobre el transporte; esta semana el intendente Lifschitz confirmó que daba vueltas una idea para construir un subterráneo en Rosario. Después se aclaró que podría ser un tren metropolitano con algunos tramos bajo tierra. Como sea, ahora el debate se amplió y volvieron también a escena los trenes elevados del concejal Boasso.

 Por Leo Ricciardino

Como si no alcanzara la discusión que generó en la ciudad el debate en torno del tren bala contrapuesto a la opción trenes metropolitanos; esta semana el intendente Miguel Lifschitz confirmó que efectivamente se estaba analizando la posibilidad de un tres subterráneo en Rosario. Antes de que comenzara la tormenta de ideas y discusiones, el intendente aclaro: "No es un proyecto, por ahora es sólo una idea. Pero debemos animarnos a pensar en la Rosario de los próximos 10 años". Y abundó: "Podría tratarse de un tren metropolitano que una a Rosario con localidades cercanas y algunos tramos que ingresan a esta ciudad -tal como lo propusimos para el tren bala- deberían ser subterráneos". Así planteado es diferente a proponer un subte para la ciudad que ya analizó estas alternativas en los 40 y los 60 y siempre concluyó en que no daba la relación costo-beneficio. Bueno, las cosas han cambiado pero no tanto. Esta sigue siendo -para muchos- una escala de ciudad adecuada para hacerle las correcciones a tiempo y que en un futuro cercano no nos encontremos viviendo en una urbe inmanejable desde varios puntos de vista.

"Lo que pasa es que estos proyectos de transportes de pasajeros deben ir acoplados a la planificación urbana", dijo a Rosario/12 Jorge Aseguinolaza, un ingeniero de larga trayectoria en la municipalidad que pasó por la Secretaría de Servicios Públicos, fue director de Alumbrado Público y concejal, antes de recalar en la actividad privada.

Sobre estos proyectos, Aseguinolaza entiende que "en principio lo que debe existir es la voluntad de hacerlo. Porque a Rosario justamente lo que hoy le falta es pensarlo en los próximos 10 o 15 años. Si uno recorre la ciudad y ve el tránsito se da cuenta de que hay avenidas que aún siendo relativamente nuevas, como el caso de Pellegrini, ya están saturadas". Y agrega que desde el punto de vista del transporte, "creo que hoy la ciudad tiene un transporte de transición que ha logrado de alguna manera, el gobierno, encaminarlo si bien la gente sigue teniendo algún problema de frecuencia pero se ha acomodado un sistema normal que permita sí encarar un nuevo plan con una trasición adecuada y con un grupo de líneas que por lo menos esté en los siete puntos".

Para este ex concejal y es secretario de Servicios Públicos es importante lo que significa la planificación de futuro. "Ahora, esa planificación de futuro tiene que estar íntimamente ligada a la planificación urbana. Un ejemplo: Cuando se hace aquel famoso estudio de una consultora francesa (para un nuevo sistema de transporte allá por 1996) en realidad no hubo una intervención directa de quienes manejan y diagraman el planeamiento de la ciudad. Entonces, es necesario que cualquier plan de transporte esté acompañado del estudio y del trabajo de los arquitectos de planeamiento porque de esa manera el transporte conjuga con el crecimiento de la ciudad. No es algo que cae adentro de una estructura que es la ciudad, lo tengo que meter adentro de esa planificación urbana".

Como sea, Aseguinolaza destaca como positivo que "se empiece a hablar del tema metropolitano. No se puede seguir pensando a Rosario de la avenida de Circunvalación para adentro. Hoy es una avenida más de la ciudad, ni siquiera es de circunvalación. Entonces yo creo que hay que pensar en el marco metropolitano, y no sólo en el transporte sino también en la basura, lo que muchas veces se dijo".

-Ahora, ¿por qué cuesta tanto poner en práctica el desarrollo de ese aspecto?. Porque ya hace más de una década que se habla de proyectos integrados metropolitanos y hasta ahora se ha visto muy poco.

-Creo que cuesta mucho porque hay intereses mezquinos en el medio, intereses políticos que no dejan que eso se concrete. Y por otro lado, a lo mejor, las localidades más cercanas y más chicas, de alguna manera lo que esta Rosario significa como cabecera de ese proyecto. Porque bajo ningún punto de vista se la puede pensar a Rosario como no cabecera de este proyecto y como uno de los elementos más importantes en la participación.

-En materia de transporte, por otro lado, es vital el tema del Area Metropolitana desde el punto de vista de la ecuación económica. No es lo mismo un millón de habitantes en Rosario que un millón cuatrocientos mil en el Gran Rosario.

-Bueno, una de las esenciales en la planificación del transporte es la cantidad de gente que potencialmente puede ser usuaria. A veces las fotografías te hacen ver la realidad. Si vos sacas una fotografía de la ruta 11 a la altura de San Lorenzo, de Puerto General San Martín, de Granadero Baigorria; uno se da cuenta rápidamente que el futuro hay que sacar los colectivos y estructurar esa línea ferroviaria que necesitamos. Esto lo ve un ciego....

-Sí, porque prácticamente en esa zona ya hay un continuo urbano.

-Así es. Y uno ve el tránsito ahí y es una procesión, los entierros de los pueblos, un auto atrás del otro. Es evidente que el transporte de colectivo tiene que ser superado. Ahora, ¿es este el momento de empezar a planificar?. Y sí, este es el momento. Yo cuando estaba en Alumbrado Público de la Municipalidad, les decía a los técnicos que lo que nosotros teníamos que tener siempre eran proyectos en la estantería, después vamos viendo cómo conseguimos la financiación para esos proyectos. Esto no es como en el ámbito privado cuando una familia quiere construir una casa; yo no puedo ver qué financiamiento hay y después hacer un proyecto. El proceso es al revés. Por supuesto que para todos estos proyectos de los que estamos hablando se necesitan importantes fuentes de financiación, pero bueno hoy estamos en un país con superávit fiscal, donde se discuten las retenciones, con buena recaudación y una economía en crecimiento. Así que sí, yo diría que es el momento.

-¿Qué pasa cuando uno piensa esto a nivel subterráneo como propuso el intendente Lifschitz, por lo menos para algunos tramos?

-Yo creo que lo básico es aprovechar las vías que ya están. Esa red ferroviaria que hay que recuperar. Después, puede ser elevado, subterráneo. Todas estas cosas son manifestaciones de deseos lo que va a ser más conveniente va surgir de la ecuación económica, costo-beneficio. Por eso creo que al voleo decir si todo va a ser subterráneo, si todo va a ser sobre elevado o no, de alguna manera es adelantarse a algo que va a surgir precisamente de los estudios que tengan que hacerse. Ahora, la experiencia que tenemos nosotros en Rosario en materia de estudios de transporte, no han sido lo suficientemente buenas. Tengamos en cuenta que en esto que vamos a planificar pongamos en juego a todos los actores y trabajemos seriamente para que esto no sea una pantalla publicitaria y que sea una planificación de verdad. Rosario se la merece, Rosario la necesita y Rosario tiene historia: Tuvo un Plan Urbanístico, ese Plan Urbanístico los intendentes de la democracia, desde el '83 hasta ahora, cada uno hizo un pedacito, pero ninguno criticó el pedacito que hizo el otro. Con el transporte, con el tránsito de la ciudad y con el nuevo urbanismo hay que buscar los consensos necesarios y meterle para adelante. Y fijar el objetivo, si el intendente ha fijado el objetivo de la planificación yo lo aplaudo.

-Si uno ve, por ejemplo, el desarrollo urbanístico y de tránsito en una ciudad más grande, como Buenos Aires, realmente el panorama no es muy alentador, ¿no?.

-Sí, pero Rosario aún tiene tiempo como para evitar llegar a semejante niveles de caos vehicular y de planificación del transporte. Pero cuidado, no es que tenga tampoco todo el tiempo. Hay que empezar a trabajar ya. La ciudad tiene estabilizado hoy un sistema de transporte de transición que le permite pensar hacia el futuro. Por otro lado, los mismos que conducen el transporte no son los mismos que piensan el desarrollo futuro. Es decir, acá hay alguien que tiene que estar en la trinchera trando de garantizar que el actual sistema de transporte funcione para que la gente se traslade de un lado a otro y el área metropolitana con las menores dificultades posible. Y después tiene que haber un grupo pensante que esté planificando ese futuro. Y a su vez, a medida que va surgiendo la planificación, sumarla al consenso de todos los actores que van a intervenir en esto. Yo creo que es el momento justo, es más, a lo mejor ya está un poco retrasado así que hay que comenzar cuanto antes. La ciudad creció, urbanísticamente cambió, eso lo notamos todos. Ahora, todo eso que hoy vemos fue planificado antes y hoy está el fruto. Hoy hay que empezar a planificar para ver los frutos después.

El ingeniero Aseguinolaza recuerda "cuando venía a estudiar a Rosario allá en la década del '70, ni pensábamos en tomar colectivo. Veníamos en tren que era el Rosario-Puerto Belgrano, subíamos acá en la estación Rosario Norte y en mi caso yo me bajaba en San Gregorio. Bueno, todo eso se ha perdido y creo que es necesario reactivarlo también porque hoy está reactivado solamente desde el punto de vista de la carga, pero no para los pasajeros. Y en ese sentido, está claro que Firmat, Venado Tuerto y muchas otras poblaciones necesitan interrelación y si es ferroviaria mejor. Hoy todo eso es colectivo, lo cual tiene mucho que ver con el estado de saturación de las rutas que tantos accidentes causan por año".

-Bueno, hoy rutas como la 34, la 33, la 14, son rutas a las que se las "comió" la producción. El cálculo es que es la misma estructura que cuando se trasladaban 30 mil toneladas, mientras que hoy se trasladan 100 mil...

-Con el crecimiento del parque automotor pasa lo mismo. Y no sólo en las rutas, también en las ciudades. Y para Rosario por eso yo hablo no sólo del transporte sino también del tránsito. Lo que pasa es que un buen sistema de transporte te incentiva a utilizarlo, entonces vos empezás a dejar el auto en tu casa. Pero esto se puede hacer en la medida que los usuarios no tengan problemas para trasladarse. Hoy no puede dejar el auto porque tiene un sistema de transporte que no lo facilita.

-En Rosario optó por mucho tiempo por tratar de "desalentar" la llegada de autos al Centro, pero nunca se ofreció un sistema de transporte que permitiera eso de manera natural.

-Es lo que hemos dicho muchas veces cuando a mí me tocó ser concejal. Desalentar la llegada masiva de autos al centro es correcto, pero a la par ¿en qué viene esa gente?. Y en el área metropolitana peor todavía porque mucha gente que hoy vive en esos lugares viene a trabajar a Rosario, y muchas personas que trabajan aquí se han ido a vivir a esos lugares. Entonces, si no tienen un buen sistema de transporte, con buenas frecuencias, con combinaciones y horarios que se respeten, evidentemenete nadie va a dejar el auto. Al contrario, todos querrán llegar a tener un auto para "librarse" de viajar tan incómodos.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.