CIUDAD › ANTE EL NUEVO PARO MUNICIPAL, LOS INTENDENTES PIDEN LA CONCILIACIóN OBLIGATORIA

Una guerra cada vez más caliente

Mientras Rosario analiza descontar los días, Ferraza aseguró que sería echar leña al fuego. Trabajo analiza el pedido de los jefes comunales pero temen que no destrabe el conflicto.

Los intendentes solicitaron ayer al Ministerio de Trabajo de la provincia que dicte la conciliación obligatoria en el conflicto salarial con los trabajadores municipales, luego del fracaso por sexta vez de las negociaciones con el gremio que ya llevan más de dos meses y medio y que aún no lograron destrabar el conflicto. Por su parte, los trabajadores ratificaron la medida de fuerza por 48 horas y cumplen hoy con la primera jornada de huelga en toda la provincia. "El paro no se levanta", aseguró el titular de la Federación Santafesina de Trabajadores Municipales, (Festram) Claudio Leoni. En tanto, desde la Intendencia de Rosario siguen evaluando el descuento de las jornadas de paro, una decisión que alejaría aún más a las partes. "Descontar los días es declarar una guerra total a los municipales", espetó el secretario general del gremio en Rosario, Néstor Ferraza, en diálogo con Rosario/12 y agregó que "sería echar más leña al fuego".

Al cierre de esta edición, el ministerio de Trabajo analizaba dictar la conciliación obligatoria, aunque advirtieron que antes era preciso lograr un consenso para avanzar en las negociaciones. "Hay mucho nerviosismo de ambas partes, hay que mirar la complejidad de la situación, pensar con la cabeza fría y seguir negociando", aconsejó la subsecretaria para la Coordinación del Trabajo Decente, Alicia Ciciliani.

Decretar la conciliación entre las partes implicaría retrotraer el conflicto a foja cero y empezar de nuevo la discusión, en una mesa obligatoria y con la mediación del Estado. Los trabajadores deberían suspender las medidas de fuerza y las autoridades municipales, por su parte, replantear la oferta salarial.

El pedido de conciliación fue solicitado por el plenario de intendentes santafesinos que se reunió ayer, luego de la frustrada paritaria. Durante la negociación, no se llegó a un acuerdo debido a que los gobiernos comunales no elevaron la propuesta salarial y se plantaron en el 5 por ciento de aumento más una suma fija de 200 pesos que se pagaría por única vez en diciembre.

Al término de esa reunión, el pedido de conciliación obligatoria no cayó nada bien entre los municipales, que se negaron de plano a dar marcha atrás con la medida y plantearon, incluso, la posibilidad de no acatar la decisión de Trabajo sin una consulta previa a las diferentes seccionales. "Los dirigentes no tenemos ninguna posibilidad de levantar el paro. Además no tenemos la facultad legal para definir si se acepta la conciliación. Eso lo va a decidir el plenario de secretarios generales, cuando se reúna el próximo martes en Santa Fe", apuntó Leoni.

Consultado sobre la fallida reunión de ayer por la tarde con las autoridades, el secretario adjunto del gremio local, Antonio Ratner, dijo a Rosario/12 que "fue un manotazo de ahogado, se convocó a los apurones y no hicieron ninguna propuesta. El paro no es una cuestión antojadiza. Venimos reclamando desde julio, tuvimos seis reuniones paritarias y no mejoraron la oferta salarial. Los trabajadores tenemos que ponerle un límite a esta situación". De este modo, justificó la huelga y reafirmó el pedido de una recomposición salarial del 10 por ciento, similar a la que el gobierno provincial le otorgó a sus empleados estatales.

Ratner dijo que es partidario del diálogo y sostuvo que el ámbito de la paritaria "es el lugar ideal para resolver los conflictos salariales". Sin embargo, señaló que tras dos meses y medio de espera se torna complicado evitar una huelga, sobre todo "cuando llega a fin de mes y uno mete la mano en el bolsillo y ve que la plata no le alcanza para nada".

En tanto, desde el Municipio de Rosario aún sobrevuela la idea de descontar los días no trabajados. "Lo estamos evaluando", afirmó el secretario de Hacienda, Gustavo Asegurado, y afirmó que la Intendencia tiene todo el derecho a practicar los descuentos.

Desde el gremio local, Ferraza lamentó que se evalúe esa posibilidad y advirtió que lejos de avanzar en las tratativas, la medida agudizaría el conflicto. En la misma sintonía se ubicó Ratner, quien le aconsejó al intendente Miguel Lifschitz "hacer un uso racional de su poder".

Ahora, los funcionarios del Ministerio de Trabajo estudian la posibilidad de dictar la conciliación aunque se muestran cautos ante la demanda y señalan que es necesaria la responsabilidad tanto de los dirigentes sindicales como de los jefes comunales. "No sirve de nada dictar una conciliación si las partes no tiene la voluntad de acatarla", concluyó Ciciliani.

Compartir: 

Twitter
 

Néstor Ferraza: "Descontar los haberes es declarar la guerra".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.