CIUDAD › EL PROYECTO ERATOSTENES SE REALIZó EN 23 ESCUELAS DE LA PROVINCIA

Un experimento para vivir la ciencia

Colegios secundarios de Rosario, Santa Fe, Casilda, Chabas, Pérez y Piñero se sumaron a la iniciativa de la Asociación Física Argentina, la UBA y el nodo argentino del Año de la Astronomía para medir la circunsferencia de la tierra.

 Por Sonia Tessa

Alumnos de 23 escuelas de la provincia terminaron ayer de hacer sus mediciones en el marco del proyecto Eratóstenes, una iniciativa para medir el diámetro de la tierra tal como lo hizo este célebre matemático, astrónomo, geógrafo y director de la biblioteca de Alejandría, un griego hace 2.200 años. ¿En qué consiste? "La idea fundamental del método consiste en que alumnos y sus docentes de dos escuelas, ubicadas en un mismo meridiano, midan las longitudes de una varilla vertical y su sombra durante el mediodía solar del 21 de junio de 2009. Con los resultados de ambas mediciones y geometría elemental, el par de escuelas puede calcular el valor del radio terrestre con considerable precisión", explican desde la Asociación Física Argentina, el departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de UBA y el nodo nacional argentino del Año Internacional de la Astronomía, que se celebra justamente en 2009.

Las tres instituciones convocan a una experiencia que -por ejemplo une escuelas secundarias de Salta y Rosario, con el mismo objetivo, y la posibilidad de acercarse a la física de una manera vivencial. "Cuando nos inscribimos en el proyecto no nos imaginábamos la dimensión que esto tendría. Y no me refiero al radio de la Tierra sino a la dimensión humana", indicó desde Lanús (provincia de Buenos Aires), el profesor Marcelo Tomisaki. Desde Rosario, la cadena de mails recoge el entusiasmo de Silvia. "Comparto con todos la felicidad que causa encontrar a gente que se apasiona tanto como yo en realizar actividades como éstas con nuestros queridos estudiantes. Es conmovedor recibir noticias de toda la Argentina y poder ver las caritas de nuestros compatriotas haciendo ciencia", indica la docente, quien agrega: "No importan las edades, las latitudes, los climas, si hay o no hay Sol. En definitiva creo que todos deseamos comunicarnos y compartir las ganas que tenemos de hacer cosas juntos".

La iniciativa nació el año pasado en Buenos Aires, pero este año se amplió a todo el país. En la provincia de Santa Fe, la articuladora del proyecto es Andrea Fourty, doctora en física del departamento de Física y docente de la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario. "El proyecto Eratóstenes estimula que las escuelas midan el radio terrestre de una manera muy sencilla, midiendo la longitud de una varilla y de la sombra que esa varilla proyecta. Esa medición tiene que hacerse al mediodía solar, que en Rosario es alrededor de 1,05. Para que sea útil, tiene que hacerse en dos localidades, sobre el mismo meridiano y lo más alejadas posible. Las escuelas se inscriben y los organizadores los asocian de a pares, las ponen en contacto entre sí", relató la científica. En la provincia, participan del proyecto escuelas rosarinas, de Chabas, de Villa Constitución, de Pérez, de Piñero y de Santa Fe.

Pero el proyecto va mucho más allá, y tiene un valor fundamental, que los docentes subrayan: compromete a los chicos en una tarea científica concreta. "La medición en sí es una excusa, después a partir de esa medición se pueden trabajar un montón de temas de astronomía, geografía, historia, el arte, porque he visto videos. Además, los chicos se ponen en contacto con chicos de otras escuelas y lugares diversos, de situaciones sociales diversas", indicó Fourty, para quien las posibilidades pedagógicas que abre participar de este proyecto son "infinitas". De hecho, en Rosario participaron escuelas secundarias públicas, privadas y también Escuelas de Enseñanza Media para Adultos (Eempas). En general, se convocó a segundo y tercer año, para que pudieran realizar los cálculos trigonométricos con las medidas obtenidas.

Eratóstenes ideó este método cuando descubrió que la sombra de una varilla al mediodía solar de Siena era diferente a la que arrojaba a la misma hora en Alejandría. Por eso, la medición se realiza el 21 de junio, día que en el hemisferio norte comienza el verano. Acá, la idea original era hacerlo en el comienzo del invierno, pero la falta de sol jugó una mala pasada. Para Fourty, "la riqueza de Eratóstenes es que haya podido observar que en una ciudad, un día determinado del año, las cosas no proyectaban sombra porque el sol estaba perpendicular. Y eso no ocurría en Alejandría. Y le llamó la obtención, porque tenía otros datos que le hacían suponer que los rayos del sol eran paralelos. Ahí se preguntó cómo podía ser. El imaginó que la tierra era esférica, aunque había otros indicios, pero lo original fue la forma de medir", traduce para los legos la científica. Y considera: "Pensando que esa diferencia se debía a la esferidad de la tierra, Eratóstenes midió la sombra de una columna, o de una torre, con eso obtuvo el ángulo con que caía sobre Alejandría y Siena, y sabiendo la distancia obtuvo el perímetro de la tierra". Así realizó su cálculo. La precisión es bastante incierta, ya que se realizó en una medida llamada estadio, que tenía dos variantes. "Si usó el estadio egipcio, la medida es muy buena. Si usó el griego, tiene un error del 17 por ciento, fue un resultado muy cercano al real", indicó Fourty.

Pero lo más interesante es que a través de una experiencia sencilla y accesible, como la medición de la sombra que proyecta una varilla, y en contacto con una escuela de otra ciudad que haga lo mismo, "sabiendo la distancia, se pueda obtener la medida de alto tan enorme como el perímetro de la tierra".

Compartir: 

Twitter
 

Los alumnos de la escuela Agrotécnica de Casilda realizaron sus mediciones el viernes pasado
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.