CIUDAD › FERNANDEZ MEIJIDE SOBRE "LA HISTORIA INTIMA DE LOS DERECHOS HUMANOS"

"Es la historia que aún duele"

La ex dirigente de la Alianza estuvo en Rosario para presentar su libro que resume la lucha de los organismos de Derechos Humanos para conseguir justicia por los crímenes de la dictadura. La autora también repasó su experiencia en la política.

 Por Leo Ricciardino

"Ingresé a la militancia en los organismos de Derechos Humanos por la desaparición y asesinato de mi hijo. Luego entré a la política cuando la justicia se había frenado por la Obediencia Debida". Esta frase le alcanza a Graciela Fernández Meijide para resumir su protagonismo social y político en la Argentina de las últimas décadas. Y ahora, como protagonista que fue, se animó a sintetizar esta La historia íntima de los Derechos Humanos en Argentina, esos años de lucha que ayudan a volver a poner en valor aquellos esfuerzos iniciales de la Conadep, la Multipartidaria, el juicio a las Juntas Militares, y todo lo que siguió hasta llegar a los actuales juicios por Terrorismo de Estado. "Esta historia podía contarla yo y lo hice, pero de hecho deberían contarla cada uno de los protagonistas, porque esta historia cuando se quiere armar le hacen falta muchos testimonios, incluso muchos de ellos contradictorios. Y está bien porque es la historia que todavía duele, que está cerca", dijo Fernández Meijide a Rosario/12 antes de la presentación de su libro en la ciudad.

Consultada sobre cómo se generó el proyecto del libro, la ex ministra de Desarrollo Social de la Nación asegura que "lo primero que se me apareció fue que la Conadep (Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas) no había tenido en el recuerdo histórico más reciente, el lugar que en realidad ocupó. Pasó todo demasiado rápido después, el propio juicio a las juntas militares fue tan importante y conmovedor que hizo olvidar un poco aquel informe. Pero hay que tener en claro que no hubiera habido juicio sin Conadep, y no hubiese habido Conadep sin organismos de derechos humanos durante la dictadura. No son fotos, es una película y yo quise contarla", asegura.

-¿Y en qué momento aparece para usted en este trabajo el recuerdo de su hijo Pablo?

-Claro que yo tenía que decir por qué había estado ahí como secretaria de denuncias, y eso me llevó a la parte más dura del libro para mí que fue enfrentarme una vez más con el secuestro de mi hijo. Y a lo mejor yo siempre quise escribir un libro sobre la historia de mi hijo pero no me animaba. Esta era otra forma de abordar esta historia dolorosa. Entrar desde otro lugar.

Bueno, incluso el nombre de su hijo aparece ya en la portada del libro.

Es que en un momento se iba a llamar "A Pablo". Era muy fuerte para mí, yo en la computadora mientras escribía y archivaba, todas las carpetas se llamaban "Pablo". En ese momento no tenía título el trabajo y después se decidió el título que quedó de común acuerdo con Sudamericana que es la editorial.

El libro generó inmediatamente una polémica con el tema del número de desaparecidos. ¿Por qué fue?

La polémica surgió en el aire, motorizada por gente que no había leído el libro. Por el título de una nota que hizo el diario Perfil donde decía que yo señalaba que no eran 30 mil los desaparecidos. Y en realidad yo nunca dije eso, y no podría decirlo porque no lo sé. Los únicos que lo saben son los militares y no lo dicen. Lo que sí hice fue señalar que por un lado se dicen 30 mil desaparecidos, por el otro lado cuando empezó la democracia la APDH que era la que más había documentado tenía casi cinco mil nombres que los aportó a la Conadep. Después la comisión dobló casi esa cifra y hoy por hoy la secretaría de Derechos Humanos de la Nación tiene el listado de los que tiene que son 7.954. Bueno, esto fue todo lo que yo dije en el libro que son sólo dos párrafos en más de 350 páginas.

En ese momento Hebe de Bonafini fue muy dura con usted. ¿Cómo es su relación con Hebe?

Hoy no hay relación. Pero yo tengo un gran respeto y consideración por todos aquellos que pasaron por todos estos dolores que yo conozco muy bien. Que se enfrentaron en un momento en el que éramos pocos con nada, contra muchos que tenían mucho poder que era el terrorismo de Estado. Y fueron luchadores fuertes, que después en democracia seguramente no pensamos igual en un montón de cosas. Pero no me parece que tenga importancia lo que podamos discutir Hebe y yo porque no hay nada que discutir. Y sigo respetando la lucha que hubo. Sin todos los elementos que aportaron los organismos de derechos humanos no se hubiera podido resistir lo que era el silencio de la sociedad, las amenazas permanentes de la dictadura y el trabajo de instalar el tema que es lo que describe el libro. Es decir, cómo hubo un trabajo muy fuerte "sobre todo encabezado por Emilio Mignone que hizo un lobby de mucho peso en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) de la OEA, para que ésta llegase a la Argentina y así fue en 1979. Y fue la primera vez que la dictadura apareció como responsable a nivel internacional por los crímenes que había cometido.

Usted, como muchas personalidades, llegó a la política desde el prestigio. Después la política tiene los vaivenes conocidos. ¿Se arrepiente de algo, de ese paso que dio en su momento que termina con el fallido gobierno de la Alianza?

No. No me arrepiento de nada. Primero, fue la desaparición de mi hijo y su asesinato lo que a mí me cambió la vida diametralmente, yo tenía hasta ese momento un instituto de idioma. Ahora, una vez que ingresé a la militancia en los organismos de derechos humanos, no puedo lamentarme. Porque no se puede lamentar lo que uno tuvo que hacer porque no le quedaba otra. El paso a la política fue con el debate por la Obediencia Debida, cuando yo me dí cuenta de que la justicia quedaba detenida y ante la invitación en esa misma época de Carlos Auyero que se había ido de la Democracia Cristiana y estaba formando un pequeño partido. Después vino el contacto con el Grupo de los 8 y Chacho Alvarez y finalmente la conformación de la Alianza con la que llegamos al poder. La verdad es que cuando yo ingresé a la política, ingresé para ayudar, nunca pensé que iba a tener protagonismo. Se fue dando. Bueno, después vino el desastre que sería largo analizar porque hay motivos internos a la Alianza y externos vinculados a lo que pasó con el cambio brutal de la economía en el mundo que liquidó todas las posibilidades de préstamo y demás.

Y ahora, ¿tendría ganas de volver a la política?

No, y lo digo con todo dolor porque no hay liderazgos. Y yo no soy un líder, soy una persona que puede trabajar muy duramente para ayudar. Pero hoy no veo liderazgos que supongan una idea de lo que puede pasar en el país aunque más no sea al mediano plazo- concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández Meijide presentó su libro en Homo Sapiens y aseguró que ya decidió no volver a la política.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.