CIUDAD › SOBRE EL FALLO QUE DESCARTó ADMNISTRACIóN FRAUDULENTA Y ABUSO SEXUAL EN EL HOGAR DEL HUéRFANO.

"Sabía que esto podía pasar y pasó"

Lo dijo la víctima, ahora de 22 años. De todas maneras, ya pidieron a la fiscal que apele la decisión de la jueza Rodenas. "Somos pobres y pocos", agregó la denunciante.

 Por Alicia Simeoni

El Centro de Asistencia a la Víctima Zona Sur que depende de la Defensoría del Pueblo de Santa Fe pidió a la fiscal Nº 5, Nora Marull, que apele la decisión de la jueza Alejandra Rodenas, en la causa por la que la magistrada investigaba los posibles delitos de administración fraudulenta en el Hogar del Huérfano, de calle Laprida 2129, y además diversas situaciones que podrían encuadrarse como abusos sexuales respecto de los que se señalaba como autor a un ex preceptor de la institución. La denuncia fue presentada oportunamente por la Defensoría en base al testimonio recibido de una joven que vivió varios años en el Hogar, la misma que ahora dijo a este diario que aunque sabía que cabía la posibilidad de "que sucediera esto -en referencia al archivo de la causa , se sentía triste y afectada. Es que se trata de muchos peces gordos y nosotros somos muy pocos y pobres". Unos meses atrás, otra investigación, pero radicada en el juzgado Correccional de la 8ª Nominación también fue archivada. En las distintas denuncias habían participado profesionales y empleadas del Hogar del Huérfano, varias de ellas despedidas durante el 2010, y una en el 2007, por dar cuenta de un amplio espectro de situaciones preocupantes cuya investigación la Justicia archivó.

El Centro de Atención a la Víctima de la Defensoría pidió así la apelación de la decisión de la jueza Rodenas, ya que considera que no se agotaron las opciones investigativas. Sobre la donación, como acto jurídíco a tutelar, desde la Defensoría se entendió que se le podrían haber realizado a la joven P., que ahora tiene 22 años, diversas preguntadas destinadas a ampliar su testimonio cuando declaró ante Rodenas que vio cómo las personas encargadas -celadoras, cuidadoras se llevaban parte de lo recogido a través de donaciones, ropas o zapatillas para uso de sus hijos; en tanto -dijo la chica , cuando esos bienes estaban para estrenar eran vendidos a algunas empleadas y se dejaba para las niñas y niños del hogar, lo viejo o usado. Los registros de la contabilidad del H. H deberían ser los receptores de los datos referidos a las donaciones, tal como dijo a Rosario/12 una fuente judicial y la propia joven que insiste en que no deben repetirse las situaciones que denuncia en un lugar como el H.H., porque "se hace mucho daño a muchos niños".

"Yo había pensado que existía el riesgo de que esto ocurriera dice en referencia al archivo de la causa , pero es que se trata de demasiados peces gordos y nosotros somos pocos y pobres. De todo modos, y aunque tenía la idea de que podía pasar, me afectó. La Justicia no ve como abuso lo que sí lo es", afirmó P.

Por otra parte la chica había denunciado ante el Centro de Atención a la Víctima y ante el Juzgado, que el preceptor a quien menciona con el nombre de "Oscar" la había "tirado en la cama y él se me subió encima", explicó, y cuando forcejearon y ella gritó "salió corriendo". P. señaló a este diario que proporcionó datos de otras personas que podrían aportar sus testimonios y que -explicó , no fueron llamadas a declarar por la jueza Rodenas. El propio Centro de Atención a la Víctima considera grave que no se haya citado al Juzgado, con la finalidad de escucharlas, a otras jóvenes o niñas cuyos datos proporcionó P.

La jueza Rodenas sostuvo en su decisión, y entre otros argumentos que no existen "elementos serios y verosímiles como para inferir" la comisión de abuso sexual. Y también puso de manifiesto que las supuestas víctimas no realizaron las denuncias por sí mismas. Respecto del delito de administración fraudulenta, la jueza Rodenas dijo en su decisión que no fueron acreditadas las pruebas que permitiesen, aunque sea la sospecha, sobre acciones que tuvieran que ver con el encuadramiento de ese tipo penal.

Este diario publicó una serie de notas donde reflejó los escritos que daban cuenta, además, de maltrato hacia algunas niñas -como cuando una empleada le introdujo la cabeza a una de ellas, en el inodoro del baño del sector correspondiente, para "calmarla" , o se le suministró mayor medicación que la indicada por la médica tratante.

Compartir: 

Twitter
 

Rosario/12 siguió todas las denuncias en el hogar del huérfano.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.