CIUDAD › DETUVIERON A LOS PADRES DE UNA NENA DE UN AñO POR GRAVES LESIONES

Mucho más que un maltrato

La beba llegó al hospital de Niños por "un dolor en el tobillo" pero los médicos constataron fracturas, hematomas y quemaduras en su cuerpo. Estuvo internada seis días, y tras el arresto de los progenitores, quedó al cuidado de los abuelos maternos.

 Por Lorena Panzerini

Los padres de una nena de 15 meses, que hasta ayer estuvo internada con graves lesiones en el hospital de Niños "Víctor J. Vilela", fueron detenidos por orden del Juzgado de Instrucción Nº 14, por sospechas de maltrato. Fracturas de cráneo y costillas, hematomas y quemaduras se agregaron al cuadro que motivó la llegada de la pequeña al efector el viernes pasado. La madre fue derivada desde un centro de salud por una "afección en el tobillo izquierdo" de la niña, pero el estudio físico dio indicios de agresiones "importantes". Las autoridades del hospital presentaron la denuncia en Tribunales Provinciales. "Es la franja etarea más afectada: los chiquitos de hasta dos o tres años no pueden defenderse", lamentó la vicedirectora del efector, Alicia Giménez, que además está al frente del Grupo de Atención en Maltrato Infantil (Gami). La profesional aseguró que, en promedio, ingresan unos 15 casos de agresiones al mes; pero también habló de "un cambio en las características de la violencia".

La beba estuvo internada seis días, y tras el arresto de los progenitores, ayer quedó al cuidado de los abuelos maternos. Si bien la doctora Giménez reconoció que los casos que ingresan al hospital de niños son "solo un recorte" de lo que sucede en la ciudad, puntualizó que hay una gran cantidad de casos que tienen como víctima a nenes y nenas menores de dos años.

Para Giménez "el incremento en la violencia social no se da en un único sector", pero detalló que la mayor afluencia de niños maltratados que llega al Vilela proviene del distrito Oeste, el Sur, y muy pocos del distrito Norte (aunque aclaró que allí hay centros de salud a los que llegan los casos). "Esto no significa que no haya maltratos en otros puntos de la ciudad, pero por suerte hay mucha gente trabajando en la problemática", dijo.

La situación de la nena de un año y tres meses alarmó a las autoridades del Vilela porque "no sólo tenía una fractura en el tobillo y un cuadro de varicela al ingresar, sino que cuando los médicos la revisaron vieron múltiples hematomas, quemaduras y los estudios dieron cuenta de serias fracturas y traumatismos". Al hablar con la madre, ésta aseguró no tener registro de las condiciones en las que estaba la niña. "No es que estos casos no existían antes, sino que ocurrían puertas adentro y nadie se enteraba; ahora el lugar de la niñez cambió, y hay más denuncias", dijo Giménez.

En mayo pasado, la pequeña ingresó por primera vez al Vilela, con una lesión "de menor gravedad que la actual, pero grave al fin", y ya en ese entonces desde el hospital cursaron intervención a la Dirección Provincial de Niñez, y se adoptaron medidas de protección. Sin embargo, cuatro meses después, las lesiones de la niña eran de mayor importancia. "Tenía fracturas, quemaduras y hematomas de vieja y nueva data", enumeró la médica, quien aseguró que "hubo una sospecha clara de situación de maltrato". En ese sentido, aseguró que en el relato de los padres, al ser consultados sobre el estado de salud de la chiquita, "no se registraron datos de cómo le había pasado eso".

Ahora, la Justicia rosarina se puso al frente de la investigación de los jóvenes padres de la pequeña, quienes quedaron detenidos ayer. El padre permanecía en la seccional 15ª de policía; mientras que la madre fue derivada a la Alcaidía de Mujeres. La chiquita quedó a cargo de los abuelos, quienes "manifestaron algunas situaciones" en las que no se profundizó.

Las lesiones en el pequeño cuerpo de la nena "ocasionan mucho dolor y obviamente llora, porque se sabe lo que duele una fractura", señaló la médica.

Los casos que llegan al efector con gravedad similar "no son tan frecuentes", sino que son más habituales los de menor impacto. La profesional, quien trabaja en el equipo del Vilela hace 30 años, aseguró que "hubo un cambio característico en las agresiones y los agresores".

"Las situaciones -dijo- son cada vez más difíciles de resolver: en los últimos años, aumentó al 50 por ciento el ingreso de chicos abusados sexualmente, cuando no llegaban al 1 por ciento". Y aseguró que "también cambió el perfil del agresor".

Compartir: 

Twitter
 

Al hospital de Niños ingresan unos 15 casos de maltrato infantil violencia al mes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.