CIUDAD › RED DE ORGANIZACIONES DEL BARRIO LUDUEñA DESANDA LOS CAMINOS POSIBLES

Para que lo horrendo no sea natural

La zona es noticia por los robos violentos, explotación sexual y venta de drogas. Un grupo de profesionales de ong y espacios estatales ofrece alternativas a adolescentes que sólo ven como destino la prostitución o el narcotráfico.

 Por Pablo Fornero

Barrio Ludueña está destinado a ocupar las páginas de la sección Policiales de los diarios. Robos violentos, casos de explotación sexual y descubrimiento de sitios que comercializan drogas. Detrás de todo ese entramado hay un hilo conductor, un patrón que une a todas las situaciones conflictivas. Rosario/12 entrevistó a integrantes de una red de organizaciones no gubernamentales y espacios públicos, quienes día a día pelean para que los chicos y chicas del barrio, "el sector más vulnerable", conozcan sus derechos sexuales y no incurran en hechos delictivos. "Trabajamos para desnaturalizar el sexo como trabajo desde muy chiquitas para aportar a la familia", señaló María Suárez, de la ONG Desde el Pie. "La mayor parte de los casos de violencia familiar son intrafamiliares", reveló Cecilia Ancin, profesional del Centro de Atención Familiar 16.

Comenzaron a interactuar hace un año y medio. Se involucraron en un proyecto de educación sexual integral, con el ánimo de prevenir situaciones de abuso sexual infantil. Entendieron que la franja de adolescentes es una "población que las instituciones no están captando". Por ese motivo, buscaron acercarse a los más jóvenes. Para abordar situaciones familiares trabajan en conjunto Desde el Pie, los Centros de Atención Familiar, los ex Centros Crecer y centros de salud provinciales y municipales. "Queremos invitarlos a prepararse y tener herramientas en relación a sus derechos sexuales. Apostar a que después de esa formación, ellos puedan estar trabajando con sus pares, chicos y chicas, como una especie de consejería, consultoría, el nombre no lo tenemos muy definido. Qué hacer ante determinadas situaciones, cuando les cuesta llegar al centro de salud y a la escuela", detalló Suárez.

La tarea que realizan no es nada fácil. ¿A qué están expuestos los jóvenes del barrio?, preguntó Rosario/12. "A todo", marcó Ancin, entre sonrisa y lamento. "Hay situaciones muy límites. Mucha violencia intrafamiliar, barrial, situaciones de circuitos de drogas, cada vez hay más bunker, como ellos los llaman, que son lugares de venta y distribución. Maltrato, abuso, destrato. Muchos partos, pero pocas adopciones", manifestó Suárez.

Patricia Villafañe, otra miembro de Desde el Pie, tiene bien en claro que este complejo y violento escenario es "fruto de las políticas neoliberales" que Argentina padeció durante los noventa. "La trama rota no puede ofrecer otra cosa que esto", ahondó. "Tener hijos no quiere decir adoptarlos. La función de las organizaciones e instituciones es poder alojarlos desde un sujeto de derecho. Tienen los mismos derechos que otros niños y niñas con mamá y papá que sí los han podido adoptar y han podido hacerse cargo del mandato de padre y madre", explicó, al mismo tiempo que aclaró que "no todos" los adolescentes del barrio incurren en estas prácticas. "No vamos a demonizar la pobreza", pidió.

Cuando empezaron el trabajo en el barrio lo hicieron con jóvenes de 13 a 17 años. Pero la realidad los obligó a bajar a los 12. Intentaron emprenderlo por fuera de las escuelas, pero no obtuvieron los resultados esperados. Por esa razón, realizan los talleres dentro de las instituciones educativas. No obstante, bregan por sumar a los adolescentes que no están dentro del sistema escolar.

Para comprender la realidad del barrio, el grupo de profesionales debió vencer sus propios prejuicios y la capacidad de sorpresa. "Considerar a las mujeres como cosas, objetos, está muy instalado, así se llega a situaciones más extremas. Desde utilizar el cuerpo para vender cualquier cosa o encasillar a mujeres o varones", ejemplifica Suárez. Situaciones horrendas se "invisibilizan" o "naturalizan" por la misma sociedad. Ese es el mayor desafío, desnaturalizar prácticas habituales en los adolescentes de Ludueña para que ellos mismos se encarguen de romper un futuro que creen predeterminado. "No nos dejamos de sorprender. Estamos trabajando todo el tiempo para no perder esa capacidad de asombro", revela Suárez.

"Trabajamos para correr a las niñas de este lugar y trabajar con los varones esta mirada diferente. El tema de la trata aparece desde los medios como algo amarillo, que tiene que ver con el secuestro. Pero no es eso. El camino de la trata es abierto, al que las niñas acceden para mantener a sus familias o a sí mismas o escapar de dinámicas familiares muy complejas. En cambio, a los varones se les ofrecen otras alternativas delictivas", describió Villafañe.

Chicos y chicas del barrio no tienen muchas oportunidades en su etapa de crecimiento. Ellas van a ser explotadas sexualmente. A ellos les tocará ser "soldaditos de los bunkers". Y quien ocupa un lugar fundamental para estigmatizar a la pibada es la policía --afirman las integrantes de la ong--, que no contribuye con los grupos desnaturalizadores y, más aún, revictimiza a los jóvenes.

Hacer el intento por revertir esta historia también tiene sus riesgos físicos. "Estamos expuestos a muchas cosas. Por mi situación particular, estatal, nos exponemos a un montón de situaciones de amenazas. Pero hacemos oídos sordos", señaló Ancin. "En algunos momentos estamos más desprotegidas que esa cobertura que te brinda el estado. Pero también hay momentos que pasas más desapercibida y podés tener intervenciones que no son conocidas. No todo el mundo conoce que trabajamos articuladamente", añadió Suárez.

Como "otro proyecto de vida" es posible, se contiene a los adolescentes del barrio con diversas actividades. La reconocida Escuela Orquesta, el taller de bicicletas que comanda la Secretaría de Seguridad Comunitaria y otros de Hip hop, murga y cocina. De ese modo, se pretende generar "un diferente vínculo entre padres e hijos" para que el concepto de lo natural sea revisado.

Compartir: 

Twitter
 

Los derechos sexuales son uno de los ejes del trabajo de la red de ong y estado en Ludueña.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared