CIUDAD › FAMILIARES DE LOS PIBES ACRIBILLADOS EN VILLA MORENO

"Queremos que se haga justicia"

"Esperamos que se haga justicia por nuestros hijos, hay gente que corre un alto riesgo y no tiene nada que ver con las bandas", aseguró ayer Eduardo Trasante, papá de Jeremías, uno de los tres jóvenes asesinados en Villa Moreno la madrugada del 1º de enero. "Esta situación nos quebró el corazón, creemos que tendría que haber tenido otro fin".

Los familiares de las víctimas del triple crimen de Moreno y Presidente Quintana, llegaron hasta la sede de Gobernación para reunirse con el Secretario de Seguridad de Seguridad Comunitaria y pidieron una audiencia para ser recibidos por el gobernador Antonio Bonfatti.

"Nuestros hijos no tenían que estar allí, esta situación debería haber terminado de otra forma", aseguró Trasante en declaraciones a LT8 y relató como se dieron los hechos: "Jeremías fue el primero que falleció. El otro joven, al que le dicen el Mono, corrió unos 30 metros y el tercer amigo, Patón cayó al lado de Jeremías, llegó vivo al hospital y falleció a la media hora".

Uno de los reclamos que presentarán ante las autoridades tiene que ver con la presencia de seguridad en el barrio. "Vivimos a 100 metros de villa Moreno, en Dorrego a 3800. Vemos todo tipo de movimientos y ocasionalmente problemas entre bandas, tiroteos, corridas. En esto es sobre lo que nos paramos para reclamar que el gobierno haga una observación porque hay gente que corre alto riesgo, como le pasó a mi hijo, y que no tiene nada que ver con las bandas", concluyó Trasante.

Por otro lado, este viernes, el Movimiento 26 de Junio y vecinos de barrio Moreno realizarán una marcha en pedido de justicia y esclarecimiento por la muerte de los tres jóvenes. La convocatoria es para las 10 de la mañana en los Tribunales provinciales desde donde se trasladarán hasta la sede de gobernación en Santa Fe y Moreno.

Ayer en tanto el juez de Instrucción Juan José Pazos, que lleva adelante la causa insistió a los prófugos que "es conveniente presentarse hasta por el bien de su salud". Y reconoció que hubo abogados de algunos prófugos que se comunicaron con el juzgado. También dijo que la poca colaboración de testigos hace que se vayan cerrando puertas."Hay un temor grande y justificado en gran parte de la población a la hora de colaborar con datos. Es muy difícil porque los testigos que creemos que han visto algo dicen no saber nada y así se nos van cerrando puertas".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.