CIUDAD › FAMILIARES DEL TRIPLE CRIMEN CON MAYOR PARTICIPACION.

Querellantes activos en la causa

Los padres de los tres jóvenes asesinados en la villa Moreno el 1º de enero, se constituyeron ayer en querellantes de la causa que investiga la masacre. Una nueva testigo aporta "datos importantes" sobre el posible móvil de "El Quemado".

 Por Lorena Panzerini

Una nueva testigo del triple crimen de villa Moreno aportó datos acerca del móvil que arrastró a Sergio "el Quemado" Rodríguez al barrio, la madrugada del 1º de enero pasado, cuando fueron asesinados Jeremías Trasante, Adrián Rodríguez y Claudio Suárez. Al mismo tiempo, los padres de las víctimas se presentaron ayer como querellantes ante el juez de Instrucción en turno, Luis María Caterina, representados por el abogado Norberto Olivares. "Esto permitirá seguir de cerca la causa, y trabajar a la par de la Fiscalía", señaló el letrado. En tanto, los familiares de los tres jóvenes militantes exigieron que se aceleren los operativos para dar con tres personas que continúan prófugas. Olivares consideró que la investigación "tomó un importante envión" con el juez Caterina, en la segunda quincena de enero. "Tal vez hasta llegue a procesar a Rodríguez antes de terminar la feria", estimó. Mañana, a las 11, la Comisión Investigadora Independiente --conformada por varios sectores-- se reunirá con el juez. Además, en los próximos días, la cooperativa inmersa en el Movimiento 26 de Junio también se presentaría como querella.

En tres semanas de investigación, entre diez y doce testigos pasaron por los Tribunales Provinciales de Rosario para dar su versión de los hechos suscitados durante la noche del Año Nuevo, en barrio Moreno, en el marco de la causa que llegaría a juicio oral y público.

Ayer, un nuevo testimonio fue considerado "de importancia" por Olivares. "Aporta datos que no estaban incorporados a la causa. Precisa cómo fue el movimiento de varias personas implicadas en el hecho, y aporta detalles acerca de qué lo llevó a Rodríguez al barrio, esa noche", dijo escuetamente el abogado.

En su defensa, Rodríguez relató ante el juez que esa madrugada, después de cenar con su familia en una parrilla de Pellegrini y Francia, recibió un llamado que lo llevó rápidamente al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca): Maximiliano, su hijo de 24 años, había sido baleado mientras circulaba en un BMW, junto a su novia, en Garay y Vera Mujica. Según indicó el acusado, como parte de la explicación para situarse fuera del lugar de la masacre de esa misma noche, al salir del hospital fue a la casa de su novia y se quedó allí todo el domingo.

Sin embargo, otras versiones apuntaron a que al ver a Maximiliano en el efector, éste le refirió al "Quemado" el nombre de Ezequiel "el Negro" Villalba --uno de los tres prófugos-- como el autor del ataque que lo dejó internado. Enceguecido, Rodríguez habría ido al barrio con al menos dos cómplices para vengarse; aunque dio con las personas equivocadas. Esta es la secuencia que ayer obtuvo nuevos datos, a partir de la testigo.

Por otro lado, el abogado confirmó que además de los dos prófugos, que habrían actuado en complicidad con el "Quemado", ahora se está buscando a una cuarta persona implicada, tras la versión aportada por otro testigo.

En tanto, Olivares presentó ayer un escrito judicial para constituir a las tres familias como querellantes en la causa judicial que tiene a Rodríguez como principal sospechoso de la masacre. Entre los fundamentos, el texto argumenta: "La conducta delictiva que termina con la muerte de los chicos, más si se consideran las edades; el carácter de militantes sociales, y la carencia total de antecedentes delictivos, que hace más patético el homicidio". Por otro lado, el escrito apunta al accionar policial: "Ponemos como argumento para ser querellantes las absurdas explicaciones que dio la autoridad policial interviniente, que habló de ajuste de cuentas, e implicó a los jóvenes asesinados en disputas de bandas de barrabravas relacionadas con el narcotráfico y que encima tenían prontuario. Es un plus importante a la muerte en sí", señaló el letrado.

Al mismo tiempo, Olivares apuntó a que la investigación está "sospechada de irregularidades"; y habló de un "combo de situaciones que tiene que ver con relaciones de barrabravas, un ejército privado con mucho poder de fuego y recursos. La policía implicada en este tipo de situaciones, y a veces un Poder Judicial que no muestra la energía para avanzar y llegar al fondo del asunto".

Compartir: 

Twitter
 

"Ser querellantes les permitirá trabajar a la par de la Fiscalía", explicó el doctor Olivares.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.