CIUDAD › TRAS LA ESCANDALOSA CLAUSURA DEL "BERLUSCONI"

La trata no descansa

Las ong destacan la labor de inspección del municipio pero reclaman "un trabajo en red y permanente" para erradicar la trata de personas en la ciudad de Rosario.

 Por Pablo Fornero

La inspección al Palacio Berlusconi descubrió que una de las alternadoras le practicaba sexo oral a un hombre. Dicha acción posibilitó a personal municipal de ponerle faja de clausura al reconocido cabaret ubicado en Sarmiento 1112. Y si bien la madama y trabajadoras defendieron el lugar hasta con golpes, desde la Mesa Municipal de Trata, que se conformó a mediados del año pasado, se procura defender y recuperar a quienes son sometidas a redes de explotación sexual. El flamante organismo es encabezado por la intendenta Mónica Fein e integrado por funcionarias locales y provinciales, concejalas, la justicia y diversas organizaciones. Es la "línea de trabajo que nos dio la intendenta, no solo de control de cabarets y wiskerías, sino de lucha contra la trata y la explotación sexual", explicó la titular del Instituto de la Mujer Andrea Travaini. "Ahora se empieza a trabajar, a trabajar en red. Las organizaciones estaban solas, era un trabajo desde la sociedad civil", reflexionó la edila Norma López. La ONG Mumalá pide la colaboración del estadio nacional.

"Hay un problema en Rosario", reconoce Emilia Benvenutti, integrante de Mumalá. Esa es la razón, a su entender, de porqué el Municipio convocó a "esta iniciativa muy válida", una mesa donde se pretende abordar la problemática desde diferentes ángulos. El año se realizaron tres encuentros. Desde el Frente Para la Victoria aguardan el cuarto "para tratar otras cuestiones". Travaini promete que "en breve" se retomarán los encuentros. "La intendenta está preocupada por el tema", advierten desde la ONG. López saluda este "inicio" y reconoce que "con una intendenta mujer se puede dar para avanzar en algunos aspectos". Habla de "reglamentación" y de la necesidad de darse debates sobre el rol de mujeres y varones dentro de cabarets y wiskerías.

Travaini recuerda y pondera la campaña dirigida a las jóvenes que se lanzó desde la Mesa con el objetivo de atender los modos de captación de las redes de trata. "No entregar nunca el documento, tener cuidado en las redes sociales, si te convocan en un trabajo que vas a ganar muy bien pero no se lo podés decir a nadie", aconseja la funcionaria, quien apunta que el año está "arrancando" y que "seguramente" la cuarta reunión se realizará pronto, "mucho más de lo que pasó" con el Palacio Berlusconi.

Para Mumalá "siempre se puede hacer más". Y en ese sentido, bregan por el acompañamiento del gobierno nacional. "Son delitos federales que atraviesan a una ciudad. La trata es un delito que no se puede abordar solo a nivel local, el Municipio podría hacer todos los esfuerzos que quisiere pero si a nivel nacional no se acompaña... necesitaría un apoyo nacional, como en el narcotráfico. Son redes, se traen mujeres de otras provincias. Por más que el municipio haga esfuerzos, si no hay una política nacional al respecto es como que queda solo", señaló Benvenutti.

Más allá de valorar la inspección que culminó con la clausura del cabaret céntrico, la concejala peronista apunta que "era una situación conocida" lo que ocurría puertas adentro del palacete. "Queda claro que había una inacción de parte del Municipio. Lo que ocurrió con esta inspección demuestra que hay algún grado de connivencia con distintos sectores del Estado, que la policía haya llegado mucho más tarde, que la justicia haya tenido conocimiento de algunas causas y no se haya accionado", señaló López. Voz del Ejecutivo, para la titular del Instituto de la Mujer "no era vox pópuli". "Nosotros nos guiamos por lo que trabajamos. En el caso del Instituto, todo lo que fuimos escuchando y viendo y sospechando a partir de nuestro trabajo, fue derivado a las áreas correspondientes. Yo no parto de lo que se dice por ahí en la calle", añadió Travaini.

López marca que es "interesante de analizar" que durante la gestión local que encabezó el actual senador Miguel Lifschitz "este tipo de comercios fueron autorizados e incluidos dentro de la Guía municipal de turismo y tras las denuncias que se hicieron, de periodistas como Sonia Tessa de Rosario/12 y la iniciativa de legisladores se consiguió que se retirara".

Compartir: 

Twitter
 

La clausura de la whiskería de calle Sarmiento es considerada como un golpe a la trata.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.