CIUDAD › TERMINó PROCESADO POR TENTATIVA DE HOMICIDIO CONTRA SU EX PAREJA.

Agresión de género con ocho disparos

El 22 de septiembre pasado, Mario "Cacho" Toledo de 56 años disparó contra Rosalía Benítez frente a su hija de 9 años. La mujer terminó internada en el hospital de Emergencias donde sobrevivió de milagro. La víctima ya lo había denunciado.

 Por Lorena Panzerini

Tras balear a su ex pareja en septiembre pasado, un hombre de 56 años fue procesado por "homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa". El padecimiento de Rosalía Benítez se conoció en la primavera de 2012, luego que la noche del 22 de septiembre el padre de dos de sus hijos la baleara frente a la más pequeña, de nueve años. La mujer de 44 años hizo varias denuncias por violencia de género contra Mario "Cacho" Toledo, quien incumplió una prohibición de acercamiento, ingresó a su casa de Villa Gobernador Gálvez y la baleó unas ocho veces, provocándole heridas por las que debió permanecer internada en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Esta semana, la jueza de Instrucción Nº 6, Raquel Cosgaya, dictó el procesamiento del acusado que permaneció prófugo varios días, y además, lo acusó por amenazas, lesiones y portación ilegítima de arma de fuego.

Según expresa el fallo, "Cacho" será juzgado por "haberse presentado en el domicilio de su ex pareja con una escopeta de caño recortado y un arma de puño plateada". Se le endilga "romper la puerta trasera y la del dormitorio de la vivienda de su ex mujer y efectuar disparos de arma de fuego contra Rosalía, encontrándose presente su hija, y con la evidente intención de darle muerte, no logrando su fin".

En su descargo, tras permanecer prófugo hasta el 3 de octubre pasado, el imputado negó haber llevado un arma y dijo que "no fue a matarla". Según relató, quería "hablar sobre la nena y ver si la podía retirar el lunes. Es que la llamaba y no me atendía. Cuando llego, ella se estaba despidiendo de su pareja. Le dije `vengo a hablar de mañana, ¿cómo hacemos con la nena?'; y ella me respondió: `Vos sabés que no tenés que estar acá', y dijo que llamaría a la policía. Se fue para adentro. La seguí. Entré al comedor. Yo sabía que en la cocina hay a aparador que tiene un borde alto, donde hay una maceta. Ahí tenía un arma, es un 32 corto con unas balas chiquitas. Tenía cinco tiros, no tenía gatillo, era lechucero. Eso quiere decir que se quiebra. Busqué el arma y le dije que me deje de denunciar. Ahí empecé a disparar para todos lados. A ella le habré tirado de rebotes. Le tiré con el arma, y me fui. Hice mal, Estoy arrepentido. Me llevaron las emociones. Mi hija no estaba ahí; no sé porqué dicen eso", planteó.

La hermana de Rosalía declaró que el hombre "golpeaba y amenazaba a su hermana ﷓y aseguró﷓ que lo hizo delante suyo. 'Dijo que la mataría a ella y a sus hijos'". Y agregó que "la última amenaza fue el jueves y le disparó el viernes".

Varios vecinos relataron lo que escucharon y vieron del ataque que casi termina con la vida de la mujer. "Ella decía `auxilio, hay en asesino en mi casa'. También gritaba su hija. Estaban las dos agarrándose de la reja y pidiendo ayuda. Rosalía decía que fue a cumplir la promesa", relató una mujer, que aseguró: "Después se escucharon los tiros, como cuatro o cinco. El subió al techo para escaparse, porque si salía por donde había entrado, los vecinos lo hubieran agarrado". Otra de las vecinas declaró que el agresor "tenía dos armas: en la mano derecha tenía la escopeta y en la otra una más chica, que brillaba". Las balas impactaron a Rosalía a la altura del abdomen, en un brazo, una mano y otras partes de su cuerpo.

En su relato, la nena indicó que estaba en su casa con su mamá. "Era de noche. Yo vi que alguien bajó de la escalera de la terraza. Bajaba despacio para no hacer ruido y llamé a mi mamá, que salió al patio y vino gritando para adentro y cerraba la puerta con la traba, pero no alcanzó. Entonces entró mi papá y nosotras nos fuimos corriendo a la pieza y cerramos con el pasador, pero la teníamos para que no entre y él dijo que quería hablar con mi mamá; y entró. Yo me escondí debajo de la cama y mi mamá no pudo, después le tiró. Escuché dos o tres tiros, y salí de abajo de la cama y le di la llave a mi mamá, que fue afuera. Tenía sangre en el brazo", reza el fallo.

El mayor de los hijos de Rosalía aseguró que Cacho "la llamaba constantemente a la casa, la esperaba a la salida del trabajo" y que su madre "siempre iba a trabajar con miedo".

Las denuncias previas de la mujer que vivió 17 años con el agresor, constan en las fechas 21 de julio de 2012, en la comisaría 29º de Villa Gobernador Gálvez, en la que expuso que su ex le dijo que "él era el hombre de la casa y comenzó a pegarle piñas en la cabeza, en el estómago". El 26 de agosto, Rosalía expuso que "problemas con su ex pareja". El 10 de septiembre denunció que "su ex concubino fue a dejar en la casa a la hija en común y le dijo `que arreglara las cosas para que él vuelva, o sino algo iba a hacer'", dice la denuncia. El 21 de septiembre pasado, pocas horas antes del hecho, la mujer estuvo en Tribunales para hacer una nueva denuncia.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza de Instrucción Nº 6, Raquel Cosgaya, dictó el procesamiento del acusado.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.