CIUDAD › DENUNCIAN QUE JOVEN ESTá PRESO SIN PRUEBAS DESDE EL 31 DE DICIEMBRE

Detenido por protestar contra la EPE

Familiares de Alejandro Acosta, de 18 años, que no tiene antecedentes penales, marcharán hoy a Tribunales. Afirman que la policía fraguó un "enfrentamiento". Su abogado, Adrián Ruiz, lo atribuyó a que "vive en un barrio periférico".

 Por Lorena Panzerini

Alejandro Acosta tiene 18 años y ningún antecedente penal. Su familia denunció que está preso "sin pruebas" desde la madrugada del 31 de diciembre, cuando participaba de una protesta en barrio Belgrano, junto a decenas de vecinos, por la cantidad de días que llevaban sin luz en medio de la ola de calor. Con la llegada de un patrullero para dispersar el reclamo, el muchacho fue baleado en el brazo izquierdo por personal policial. Los manifestantes comenzaron a gritar al ver al chico sangrando, y advirtieron que denunciarían la situación. El padre de Alejandro lo cargó en un vehículo y lo trasladó al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (HECA), donde poco después llegaron los uniformados a detener al joven. La policía habló de un "enfrentamiento" y dijeron haber hallado la 9 milímetros con la que --según esa versión-- se resistió el chico. La familia presentó una contradenuncia, pero se quejaron de que esa causa no avanza en la Justicia. Hoy marchan a Tribunales para pedir que se esclarezca la situación procesal del joven. "Qué puede importar que una persona se encuentre detenida sin razones, si esa persona es pobre y perteneciente a un barrio periférico", lamentó el abogado Adrián Ruiz.

Durante los 29 días que Alejandro lleva detenido, su defensa presentó al menos cinco pedidos de resolución de la causa, en la que el joven aparece acusado de resistencia a la autoridad y encubrimiento de robo, porque los policías dijeron haberlo visto manejar un auto que tenía pedido de captura. La familia denunció el caso ante la fiscalía de turno, en la secretaría de Derechos Humanos de la provincia y en la Comisión de Derechos y Garantías de la Cámara de Diputados. Eduardo Toniolli, presidente de la comisión, dijo ayer a Rosario/12 que "para los vecinos, el armado de la causa es porque la policía se asustó ante la reacción de ellos, que dijeron que iban a denunciar el hecho, como corresponde".

Para el legislador, "sorprende que la Justicia haya mantenido a este joven detenido sin que avanzara ninguna de las dos causas --la denuncia contra la policía y la causa contra Alejandro--. Nosotros vamos a pedir una audiencia con el juez porque no hay voluntad de esclarecimiento de este entredicho y lo paga un chico con su detención".

El diputado indicó que según las estadísticas con las que cuentan en la Cámara baja, "las denuncias por casos de apremios o gatillo fácil no suelen avanzar en la Justicia provincial; de hecho en todo 2012 y hasta mayo de 2013 ingresaron 350 denuncias de este tipo, de las cuales solo una avanzó con un efectivo policial que fue procesado, pero no está firme, ya que fue apelada en la Cámara Penal. No hay vocación de la Justicia para investigar estas denuncias de abuso policial", lamentó.

Según relató en la presentación Andrea, madre del joven acusado, mientras realizaban una protesta por los reiterados cortes de luz, en Circunvalación a la altura de barrio Belgrano (Mendoza al fondo), "se hizo presente personal policial (aparentemente, del Comando Radioeléctrico) con el fin de descomprimir el piquete (en los días previos al Dakar). Luego comenzaron a reprimir con disparos de arma de fuego. Como resultado de la balacera policial fue herido Alejandro a quien su padre trasladó al hospital". Para la familia, "sin duda, la policía reaccionó ante el temor de las repercusiones que esto iba acarrear. Ya estando en el hospital, detuvieron al joven y le armaron una causa, plantándole un arma de fuego y acusándolo de resistencia a la autoridad calificada y encubrimiento", expresa el texto que llegó también a la Secretaría de Derechos Humanos.

El abogado recordó que la causa tramita (en feria) en el juzgado de Instrucción 3, a cargo de Luis María Caterina, pero tras el receso, recaerá en el juzgado de la jueza Raquel Cosgaya. "Acosta simplemente se encontraba reclamando sus legítimos derechos como usuario del servicio de energía eléctrica, y fue agredido por el personal policial que incurrió en la clásica falsa atribución de un delito, por medio de la falsificación de un instrumento público, como lo es el acta de procedimiento", señaló el letrado, en el escrito.

Al mismo tiempo, aseguró que "los testigos de la causa confirman la hipótesis de la defensa, que se trató de un caso de gatillo fácil por parte de personal policial, quien criminalizando fácticamente a los vecinos que protestaban, disparó contra ellos", reza la denuncia. Por eso, Ruiz consideró que Acosta "es una víctima de una maquinaria institucional perversa, que se ocupa de reprimir únicamente a jóvenes pobres y de barrios periféricos".

El letrado consideró cuanto menos "llamativo que no se haya investigado al personal policial que reprimió la protesta por cortes de luz, y sí se está investigando a Acosta. La autoridad, en lugar de cuidar a los vecinos los reprime y siguen en estado de libertad, sin siquiera ser citados a declarar; mientras nuestro defendido permanece detenido sin que se resuelva su situación procesal", reclamó. Sumado a esto, al parecer, el chico tiene comprometidos tres dedos de la mano herida. "Los hechos demuestran la desigualdad ante la ley en la que se encuentra Acosta en relación a los policías que lo hirieron", dijo Ruiz.

Además, el letrado se quejó de que la versión policial da cuenta de un "enfrentamiento armado" con el joven, pero "curiosamente no ofrecieron pruebas para avalar sus dichos. No hay dermotest, huellas sobre el vehículos ni testigos de esa situación. Pero, lo que más preocupa es la inacción de la jurisdicción y el sometimiento al discurso policial. Pensamos que a Acosta se le aplica al derecho penal del enemigo".

Días después de la detención del muchacho, su defensor ofreció testimonios de los vecinos de la cuadra, que relataron cómo sucedieron los hechos. Incluso se quejó de que la gente fuera citada a declarar a la oficina de la División Judiciales, en Jefatura, para testimoniar contra el accionar policial "rodeados a policías". Mientras tanto, "Acosta continúa detenido sin una sola prueba de haber cometido un delito, siendo un joven sin antecedentes penales que sólo protestó por la falta de luz en medio de uno de los veranos más calurosos que ha tenido la ciudad de Rosario".

Compartir: 

Twitter
 

El juez Luis María Caterina tiene la causa de Acosta mientras dure la feria judicial.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.