CIUDAD › DESCUBREN DOS TúNELES DE LOS MONOS EN LA ZONA SUR DE LA CIUDAD

El gran escape de los jefes del clan

Uno de los investigadores reveló a Rosario/12 que desde hace tiempo se buscaba la bóveda construida por los jefes del clan Cantero, sepultada con parte de su fortuna: once millones de dólares que juraron no tocar hasta la próxima década.

 Por José Maggi

La banda de Los Monos sumó ayer un capítulo casi legendario en su historia: una bóveda de unos seis metros de largo fue descubierta en una de sus propiedades ubicada en pleno corazón del barrio La Granada. Para los investigadores de la Brigada Judiciales el estrecho espacio de un metro cuadrado por seis de largo sirvió para alojar armas, drogas y dinero efectivo, tanto como para lograr la fuga en situaciones difíciles. En la misma línea de razonamiento el equipo policial especializado en perseguir a los Cantero, está seguro de que es solo el comienzo de un red de túneles que conectan varias propiedades y hasta la propia colectora de avenida de Circunvalación, a través de la cual lograron fugarse. Con este objetivo ayer mismo se desplegó maquinaria pesada para excavar terrenos linderos, tarea que dejó al descubierto un túnel de unos cincuenta metros de largo.

La fosa prolijamente revocada y descubierta ayer no era la única buscada: uno de los investigadores reveló a este cronista que desde hace tiempo busca una bóveda construida por los jefes del clan, sepultada con parte de su fortuna, amasada antes de caer en desgracia: once millones de dólares que juraron no tocar hasta la próxima década. El compromiso de los Cantero fue mantenerla intacta hasta el 2020. Desde ayer este dato comenzó a tentar a propios y extraños y ha convertido en cazadores de tesoros a varios rosarinos. Es que por entonces el clan manejaba unos 50 bunkers.

En cuanto a las excavaciones, a media tarde fue hallada una segunda cavidad subterránea. "En base a información que poseíamos, se solicitó una retroexcavadora para comenzar a trabajar en distintas lonjas de terreno y así se encontró este nuevo túnel mucho más largo que el otro", precisó el fiscal de Cámaras, Guillermo Camporini. Esta conexión "también ingresa a una propiedad, la cual presenta paredes de 30 centímetros con hormigón en el medio, algo no común sino fortificada para evitar algún tipo de ataque, tal vez con disparos de fusil", especuló el funcionario. En ese sentido, confirmó que "no cabe ninguna duda que está vinculado a la familia Cantero".

Asimismo, Camporini agregó que "de acuerdo de la información que maneja la División Judiciales esto no termina acá sino que tendría que haber otra conexión". "Lo importante es destacar que la capacidad operativa que poseía esta organización ha quedado hoy al descubierto. No sabemos hasta dónde, pero sí demuestra eso al quedar de manifiesto la cantidad de propiedades y este tipo de cosas, que demuestra que no son improvisados sino que hay una organización destinada en el tiempo", afirmó.

Sobre el hallazgo de la víspera el juez de instrucción Juan Carlos Vienna aseguró a Rosario/12 en medio del operativo que la construcción detectada funcionaba como "túnel de escape y bóveda a la vez". Y sosteniendo la importancia del procedimiento argumentó: "Esto demuestra que la policía sigue buscando intensamente a los prófugos e investigando, y que las fugas se dieron también a partir de túneles".

De este modo el magistrado echó luz sobre un punto cuestionado de toda la investigación: por qué aún no han sido detenidos los máximos jefes del clan, es decir Ariel Máximo, el Mono mayor, y Ramón Machuca, alias Monchi, hijo adoptivo de los Cantero. La sospecha que sobrevuela en un sector de la policía es que puedan estar recibiendo dinero a cambio de su libertad. "Los están secando", dijo una alta fuente policial a este diario al momento de justificar la falta de resultados.

El segundo punto fue también claro, y trata de despejar dudas sobre otro cuestionamiento: cómo los mismos jefes nunca pudieron ser atrapados en medio de operativos policiales. Esta es otra explicación más práctica y mundana que el simple carácter escurridizo de Los Monos: había vías de escape desconocidas, más que teléfonos policiales indiscretos que avisaban.

Los pesquisas de Judiciales llegaron al lugar después de escuchar el relato de una persona que describió con precisión un hecho ocurrido en los primeros días de julio de 2012 cuando un grupo de policías bonaerenses desembarcó sin aviso previo en La Granada a solo cien metros del lugar allanado ayer. En aquella oportunidad se incautaron 12 kilos de cocaína, pero no hubo detenidos. Según la misma hipótesis aquella vez uno de los máximos jefes del clan logró fugar junto a una joven, llevándose por ese mismo túnel dos bolsas con efectivo y dos pistolas ametralladoras. La esquina de Melián y 509 está frente a una de las cocinas desbaratadas a Los Monos hace solo unos meses. Allí había estado guarecido Ariel Máximo Cantero cuando el camión volcador de la comuna de Ramallo ingresó al barrio con una carga poco usual: policías del Grupo Halcón y del escuadrón antinarcóticos de San Nicolás.

La casa allanada ayer estaba habitada por la familia del hermano de Lorena Verdún, ex pareja del asesinado "Pájaro" Cantero. Justamente fue en la habitación de su pequeña hija donde se levantó parte del piso, ya que desde allí se ingresaba a la boca del túnel.

Una vez conocido el resultado del allanamiento se hicieron presentes en el lugar el secretario de Seguridad Comunitaria Angel Ruani, el secretario de Seguridad Matías Drivet, el jefe de policía provincial Omar Odriozola, su segundo Raúl Ardiles, el jefe de Judiciales Cristian Romero, y las fiscales del caso Cristina Herrera y Adriana Camporini.

Compartir: 

Twitter
 

Personal policial realiza trabajos en la fosa prolijamente escondida.
Imagen: Andrés Macera.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.