CIUDAD › PROCESAN POR EXTORSIóN A ALMIRóN POR LA EVASIóN DE RAMíREZ, DE LOS MONOS

La fuga de las mil versiones

La jueza Rodenas también indagará al subjefe de la División Judiciales, Luis Quevertoque, por incumplimiento de deberes de funcionario público. El narco que en enero estuvo sólo nueve horas preso fue recapturado anteayer en Goya.

 Por Lorena Panzerini

La jueza Alejandra Rodenas procesó por "extorsión" al policía Germán Almirón, de la División Judiciales, tras la evasión del sindicado lugarteniente y sicario de la banda de Los Monos, Juan Domingo Ramírez, recapturado anteayer, en Goya, Corrientes. Al mismo tiempo, dispuso que por la escandalosa fuga de enero pasado, sea indagado el ex sub jefe de la Brigada Operativa de Judiciales, Luis Quevertoque, y el sargento que estaba a cargo de Ramírez, ambos por incumplimiento de deberes de funcionario público. Almirón está acusado de exigirle a la esposa de Ramírez la suma de 200 mil pesos --al principio--, y finalmente un auto. La mujer denunció la extorsión días después de la huida de su esposo. Almirón es investigado, además, desde que en una causa de la Justicia Federal se interceptaran comunicaciones suyas --desde la cárcel-- con Aaron Trevez, otro preso por homicidio. Ambos están bajo la lupa por un presunto plan para asesinar al juez Juan Carlos Vienna y al fiscal Guillermo Camporini, que investigan a la banda de Los Monos. El acusado deberá permanecer en prisión preventiva y se embargaron sus bienes por 10 mil pesos.

A más de medio año de la evasión, ayer un policía que formaba parte de la brigada operativa de Judiciales quedó al borde de un juicio, implicado en la fuga de Ramírez; quien anteayer fue hallado por la Policía Federal en una vivienda precaria de Goya, por lo que mañana será indagado en el juzgado de Vienna, y se sumaría a los 36 imputados en el expediente por asociación ilícita.

El 14 de enero, Ramírez pasó la noche esposado a una escalera de la oficina de Judiciales, a la espera de su traslado a Tribunales. A las 6.50 había escapado tras golpear a uno de los policías. Sin embargo, la denuncia de la esposa de Ramírez cambió la situación.

Roxana denunció que recibió el llamado de "quien dijo ser policía de Judiciales, que le manifestó estar con su esposo. Puesto su marido al teléfono, le expresó que la gente de Judiciales le pedía 200 mil pesos para dejarlo en libertad", expresa el fallo. La mujer les ofreció un auto que era de su padrastro". Quien la llamó no lo aceptó en principio, pero luego pidió los papeles también. Después --siempre según su declaración-- fue citada en 27 de Febrero y Ovidio Lagos, donde iría su madre porque ella estaba dolorida por el embarazo de cinco meses. Allí "se entregó el auto, pero le manifestaron que `no era suficiente'".

En su declaración, Almirón negó la acusación y amplió que "el día de la detención de Ramírez se comunicó con Quevertoque --su superior-- para informarle que el prófugo estaría en la casa de sus padres, notando desinterés", expresa el fallo. Incluso dijo que intercambió información con un compañero sobre Ramírez y también acerca de la situación con "Quevertoque (quien) lo había minimizado". Pero, cerca de las 18 le informaron que iban a realizar la captura". En ese descargo, Almirón dijo "conocer a los familiares de Ramírez por otros allanamientos". Luego relató que tras la detención, "vio que Quevertoque ingresaba por el portón principal a la División Judiciales. Al entrar, observó cómo el detenido, ya esposado a la escalera, mantenía una conversación con Quevertoque, quien luego de media hora le comunicó que debía dirigirse a 27 de Febrero y Moreno, donde Ramírez iba a encontrarse con (Mariano) Salomón --otro prófugo en la causa Monos--. Fue en su vehículo particular, con un compañero, dieron unas vueltas y al detenerse, su compañero se bajó. En ese momento apareció la mujer de Ramírez y le entregó un título de automotor de un Citroën, diciéndole que era para su jefe". Y agregó que de regreso en Jefatura "discutió con Quevertoque". Almirón dijo que varias veces había pedido un traslado. Frente a esa situación, el imputado pidió que "sea investigada la relación entre Quevertoque y la mujer de Ramírez". Del fallo, se desprende también que en su primera declaración, hizo alusión a una conversación con Ramírez en la que "éste le manifestó haber estado escondido en una isla con Máximo Cantero y que ese día a la medianoche habría de encontrarse con Salomón".

Para la magistrada, "no puede otorgarse crédito a la versión del imputado, que busca mejorar su situación procesal". Y consideró que "existen elementos para sospechar sobre la posible violación de los deberes", por lo que hizo lugar a un pedido de la Fiscalía sobre la indagatoria de Quevertoque; como así también la del agente Zapata, que estaba a cargo de Ramírez, y aquella mañana llamó a su superior.

En tanto, en su declaración informativa, Quevertoque dijo que tenía la custodia de Ramírez y que nombró a dos agentes. Además, dijo haber tenido "problemas con estos empleados (por Almirón y otro) y que no le agradaba su manera de trabajar".

En tanto, la pericia a las esposas arrojó que una de ellas estaba "marcada con una cruz y es viable en la apertura y su anclaje".

La jueza dictó falta de mérito de dos policías mencionados en el expediente, y el sobreseimiento de Zapata por el facilitamiento de evasión, aunque lo llamó a indagatoria por incumplimiento de deberes.

Compartir: 

Twitter
 

Ramírez fue encontrado en un barrio de la localidad correntina.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.