CIUDAD › PIDEN LA DETENCIóN DE UN TAXISTA ACUSADO DE ABUSAR DE UNA NIñA

Cuando la mamá iba a trabajar

Se trata de la ex pareja de la madre de la víctima. Tras separarse, la mujer supo de la situación: la chica contó que el "padrastro" la abusaba desde hacía tres años y la manipulaba. La justicia dictó una prohibición de acercamiento.

 Por Lorena Panzerini

La madre de una adolescente denunció a su ex pareja por abusar de la menor durante tres años y reclama a la Justicia que el agresor sea detenido. El 21 de septiembre pasado, tras haberse separado, la mujer se enteró de la situación porque su hija debió ser internada tras ingerir antimicóticos en cantidad, que le había suministrado el hombre de 45 años, antes de irse de la casa donde convivió con la familia, durante más de una década. "Vivimos en estado de pánico, miedo, terror; no puede ser que él esté tranquilo. El Estado nos tiene que defender", dijo la madre de la chica de 16 años, a quien el acusado abusaba desde los 13. Desde el Ministerio Público de la Acusación indicaron que hay una investigación en curso, y que el acusado tiene orden de prohibición de acercamiento permanente a la niña y a la familia.

Miriam, docente y madre de seis hijos, estaba en pareja hacía 12 años con Walter C., que es taxista, aunque no tuvo hijos con él. "Hacía unos días que él se había ido de la casa inesperadamente, y sin explicaciones. Yo trabajo en dos turnos y además estudio derecho. Evidentemente, los días que no había nadie más en casa, él abusaba de mi hija", comenzó el relato de la mujer.

"Yo no sabía nada de esa situación, hasta que mi nena me dijo que él le había dado una caja de diez comprimidos de un antimicótico vaginal. Un domingo me levanté, angustiada por el tema de la separación, y mi hija estaba muy descompuesta, con vómitos, y le pregunté qué había comido, pero ella me dijo que le habían hecho mal las pastillas que él le dejó". Fue entonces cuando comenzaron las dudas, pero antes de intentar buscar explicaciones, la mujer llevó a su hija al sanatorio Español. "Me dijo que se las había dado ante de irse, para que las tomara si tenía ardor; y le pregunté si ella sufría dolores porque nunca me había dicho nada", señaló la madre.

Una vez en el sanatorio, la adolescente tuvo convulsiones. "La médica que nos atendió se dio cuenta de todo y quiso denunciar el hecho, pero toda la policía estaba ocupada con el operativo primavera. Lo único que yo quería era que mi hija se recuperara, porque estaba cerca de una hepatitis medicamentosa por la cantidad de pastillas que había ingerido". Luego de dos días de internación y varios estudios, de los que aún restan resultados, a la víctima le quedaron secuelas con una "gastritis severa", por lo que debe cuidarse de determinados alimentos.

Recién tras el regreso a casa, la mujer intentó hablar con la adolescente, junto con su hija más grande. "Le mostramos apoyo para que nos contara, y nos dijo que sí: él la abusaba desde los 13 años, y le decía que no dijera nada, porque como yo lo quería tanto a él, no iba a creerle a ella. Le decía que si hablaba, iba a decir que ella lo había buscado, y que yo le iba a creer", relató la mujer.

Ese mismo día, fueron al Instituto Municipal de la Mujer, se presentó la denuncia en el MPA, y la fiscalía solicitó la prohibición de acercamiento para que el acusado no se acerque a ningún miembro de la familia, ni a los lugares que frecuentan. Además, desde la Unidad de Delitos Sexuales indicaron que se esperan informes, y que sobre todo se busca "resguardar la integridad de la víctima".

La madre se quejó de que pese a la prohibición, "él la fue a buscar a la escuela, cuando ella estaba en reposo. Me lo contó su noviecito, que tampoco sabía nada de esto. Pero ninguna comisaría me tomó la denuncia por eso", se quejó.

Miriam planteó: "Tengo al hipótesis de que se dio cuenta de que la nena no había dicho nada y la seguía manipulando; pero pienso que le dio la medicación para causarle la muerte. Ella vive con miedo, yo voy y vengo a todos lados con mis hijos". Además, indicó que en Servicios Públicos del Municipio le dijeron que "si no hay una sentencia que diga que el taxista es culpable, no se puede hacer nada". Y agregó: "Existe un riesgo para todas las adolescentes que andan solas en un taxi. Dónde están los derechos de mi hija; las mujeres estamos desprotejidas", sentenció.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.