CIUDAD › RODENAS RECHAZó HACERSE CARGO DE LA CAUSA LOS MONOS CON CRíTICAS A VIENNA

La inhibición "es sólo aparente"

Para la magistrada no se advierte cuáles serían los motivos que colocarían al magistrado en situación de "violencia moral" para desprenderse de la causa. Frente a esta resolución, el conflicto de competencia llegará a la Cámara Penal.

 Por Lorena Panzerini

"Resulta evidente que la causal de inhibición (del juez Juan Carlos Vienna, en la investigación a la banda de Los Monos) es sólo aparente y no real". Así se expresó la jueza Alejandra Rodenas al rechazar la excusación de su par, quien alegó "violencia moral" al derivar el expediente que tiene a 37 personas procesadas por asociación ilícita, para que se hiciera cargo. Para la magistrada, "no puede dejar de sorprender la falta de coherencia en las expresiones" de la excusación, donde considera que "la prudencia debiera haber primado". Frente a esta resolución, el conflicto de competencia llegará a la Cámara Penal, donde se definirá qué juez se quedará con la megacausa que instruyó Vienna durante dos años, y de la que se apartó luego de varios planteos de los abogados de algunos imputados, cuando se conocieron viajes coincidentes y una foto entre el juez y Luis Paz, padre del apodado "Fantasma", víctima de un homicidio que Vienna investigaba.

Si bien sobre el mediodía del miércoles se indicó que el incidente presentado por Vienna, el 29 de septiembre pasado, sería resuelto al día siguiente, a primera hora de ayer se confirmó que la decisión de Rodenas se tomó el miércoles por la tarde, dos semanas después de que le llegara la inhibición del juez natural.

Entre los fundamentos expuestos para rechazar la causa contra Los Monos, la jueza dijo "no compartir el criterio" de su colega. "De la lectura del pronunciamiento emitido (por Vienna) se advierte que en modo alguno se indican en concreto cuáles serían los motivos que colocarían al magistrado en situación de 'violencia moral'". Para la jueza, la decisión de su par "debe indicar cuáles son los antecedentes de tal situación. La única referencia a dicha `violencia moral' es en relación a la circunstancia de haberse mencionado a personas allegadas a él, como prueba que se califica de `impertinente' en un incidente recusatorio contra él mismo. No se explica quién es el familiar, ni qué se pretende del mismo, ni en el marco de qué tramite se pretende algo de tal persona. Es difícil, por no decir imposible, entender cómo una circunstancia que se desconoce coloca al juez en situación de `violencia moral'".

Más adelante, la resolución expresa que "parecería que el magistrado se inhibe de entender al sólo efecto de evitar producir la misteriosa diligencia probatoria, con lo cual resulta evidente que la invocada causal de inhibición es sólo aparente y no real". Al hablar de "contradicción", Rodenas planteó que "ya ha sido promovido su apartamiento en razón de idénticas o similares circunstancias (en abril pasado) y en tal oportunidad la recusación fue rechazada. Ello resulta contradictorio con la postura adoptada en el momento actual".

La jueza también arguyó que la inhibitoria de Vienna contiene una "auto ponderación de la propia labor investigativa, mencionando que la misma se encuentra prácticamente acabada, y que sólo restarían unas pocas providencias de trámite y la elevación a plenario. Tan ligero desprendimiento indica que si sólo restaban unos pocos trámites, la prudencia debiera haber primado antes de decidir como se decidió".

Con esto, la megacausa judicial donde están acusados miembros de Los Monos (sindicados narco de la zona sur de Rosario) y una docena de policías, seguirá sin un juez a cargo hasta tanto la Alzada defina el conflicto de competencia entre ambos magistrados.

Compartir: 

Twitter
 

La jueza Rodenas no comparte el criterio de su colega para dejar la megacausa.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.