CIUDAD › AGUSTIN ROSSI PRESENTO SU PLAN PARA GOBERNAR LA ARGENTINA

En la carrera presidencial

Marcó que el kirchnerismo "debe dar el debate de ideas", admitió que "por primera vez la derecha argentina tiene un candidato claro, pero lo que no debemos permitir es que oculte lo que se trae". El núcleo de lo que presentó es la generación de trabajo.

 Por Luis Bastús

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, como precandidato presidencial en el Frente para la Victoria, dijo que propuso a sus competidores internos debatir ideas de gobierno, pero como ninguno le respondió, se largó a recorrer el país presentando sus propuestas, cuyo propósito central es la generación de empleo para alimentar el mercado interno. Al margen de la señal que el kirchnerismo espera de su líder, la presidenta Cristina Fernández, el santafesino afirmó que, mientras tanto, "todos los partidos elegirán su candidato en primarias y mi objetivo es ser uno de ellos". Por lo tanto, la presentación de ayer en La Fluvial apuntó a eso: "Que esta candidatura tenga volumen y visibilidad electoral", dijo y adelantó que su compañera de fórmula será una mujer, militante del FpV, pero no dijo el nombre.

Esta vez no hubo bombos ni banderas, pero sí cuadros militantes e invitados, sentados a escuchar el plan de Rossi. Además de los rostros conocidos y locales de la Corriente Nacional de la Militancia, se acercaron otros como el obispo metodista Federico Pagura y el presidente de la Asociación Empresaria, Ricardo Diab. El acto arrancó con el testimonio en video de María Laura, una joven que narró la desocupación de su padre en los '90 y su inserción en el mercado laboral a partir de las políticas iniciadas en 2003, de cómo conoció a su pareja en las mismas, y el acceso a la vivienda propia vía crédito Procrear, entre otros logros. Rossi apuntó esa historia de vida como la síntesis de lo que el kirchnerismo da en llamar "la década ganada".

No mencionó a ningún competidor en particular, aunque sí elogió "la inmensa labor de (Florencio) Randazzo, por indicación de la Presidenta, en la recuperación ferroviaria". No obstante, marcó que el FpV "debe dar el debate de ideas, no de publicistas, porque tenemos una líder que lo hace todo el tiempo". El precandidato opinó que la singularidad de esta elección radica en que "por primera vez la derecha argentina tiene un candidato claro, que es (Mauricio) Macri. Lo que no debemos permitir es que oculte lo que se trae, porque la derecha por lo general se esconde con frases hechas, pero implica devaluación, inflación, ajuste, achicamiento del Estado, caída del salario y, por ende, desocupación". El núcleo de lo que presentó ayer es la generación de trabajo. "Eso significa gobernar hoy, porque en diez años la población económicamente activa tendrá 3,5 millones de argentinos más, por lo tanto el próximo Presidente debe garantizar la creación de 350.000 puestos laborales nuevos por año. Y ningún candidato señala eso ni explica cómo hacerlo", aguijoneó. Entonces desgranó una serie de proyectos acuñados en los mandatos de la Cepal, tendientes a la protección del mercado interno a través de la generación de trabajo y la industrialización. "Eso me aleja de cualquier candidato que proponga enfriamiento de la economía, restricción del gasto. Fortalecer el mercado interno es aumento del consumo, lo que tracciona la economía. Hay que profundizar la industrialización. Argentina tiene ramas que debe completar la sustitución de importaciones, como la cadena automotriz, que genera mucho empleo, alto impacto en el PBI, pero todavía tiene 50% de autopartes importadas, y podemos fabricarlas acá", analizó.

Habló de desarrollar polos industriales estratégicos, como el ferroviario, biotecnología, cadenas alimenticias regionales hoy embrionarias por falta de gas, la industria aeroespacial, fomentar la educación técnica escolar con la misión de asegurar una tasa de un ingeniero cada 2000 habitantes, y asegurar el autoabastecimiento energético.

En materia agropecuaria, dijo que "el precio de los commodities es una timba y si nuestra economía depende de eso, estamos en problemas", por lo que auguró un fuerte control estatal sobre el comercio granario y la segmentación de las retenciones por estratos productivos. "Es lo que proponíamos en 2008 con la resolución 125 y el voto no positivo tumbó", recordó y levantó aplausos. También prometió una nueva ley de arrendamientos. En seguridad, propugnó "un fuerte control político sobre las fuerzas de seguridad, tolerancia cero a la connivencia con el delito".

Compartir: 

Twitter
 

Cuadros militantes e invitados participaron del acto de Rossi.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.