CIUDAD › LA DECLARACIóN DE ARIEL CANTERO PADRE ANTE LA JUEZA RODENAS

Un criador de chanchos y caballos

La magistrada lo imputó de pertenecer a una asociación ilícita (Los Monos), el hombre lo negó y reveló que sus hijas mayores pagarán a los abogados porque él no tiene plata. "Lo detuvieron por portación de apellido", dijo su abogado.

 Por Lorena Panzerini

Ariel Máximo Cantero fue imputado ayer como miembro de la asociación ilícita que lidera la banda de Los Monos, de la que el acusado se desvinculó pese a tener un hijo condenado como cabecilla. "Hace diez años que ya no estoy con esa familia", dijo el acusado frente a la jueza Alejandra Rodenas. Incluso derramó lágrimas porque recordó que se cumplían dos años del homicidio de su hijo, Claudio "Pájaro" Cantero, baleado en medio de una guerra narcocriminal que derivó en otras muertes violentas. Cantero rechazó así la imputación en su contra, pero se negó a responder preguntas y dijo que solo tiene contacto con dos de sus hijas mayores; que tiene un horno de ladrillo, y se dedica también a la cría de chanchos y caballos. Al término de la indagatoria, sus abogados aseguraron que las pruebas para acusarlo "son absolutamente ausentes" y que lo detuvieron "por portación de apellido". Si bien la jueza tiene diez días para resolver la situación procesal del imputado, que sigue preso, la pericia de un celular que encontraron en su poder cuando fue arrestado el viernes pasado, podría demorar una resolución. Hoy se decide un pedido de traslado a otro penal.

Pasadas las 8.30 de ayer, Cantero llegó a Tribunales, proveniente de una celda de aislamiento de la cárcel de Coronda, con más de una decena de policías alrededor, entre personal de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), el Grupo Especial de Operaciones (Geop) y personal de la Unidad Regional II. Ese despliegue es habitual cada vez que alguno de los integrantes de su familia u otros implicados debe ser trasladado al Palacio de Justicia. Pero ayer permaneció cerrada la puerta de calle Moreno y se le brindó seguridad a la magistrada, desde su salida hacia el Tribunal.

La indagatoria comenzó pasadas las 11.15 en el despacho de Rodenas, donde Cantero ingresó con sus abogados Carlos Varela y Fausto Yrure. Allí fue leída la imputación que se le hizo: "Haber formado parte de una asociación de tres o más personas, destinada a la comisión de delitos indeterminados de tenencia y portación de armas, homicidios, lesiones, extorsiones, amenazas, daños, cohechos, encubrimiento, tráfico de estupefacientes, en una asociación con organización interna y funciones definidas".

Cuando le dieron la palabra, Cantero rechazó la imputación. "Yo no tengo contacto con la familia entera, sino que hablo con mis hijas nada más. Me fui yendo (de la casa), hasta que me fui", dijo; para agregar que tiene otros cuatro hijos, de entre 2 meses y 5 años, con otra persona. "Hoy es el aniversario de la muerte de mi hijo Claudio", dijo, con lágrimas en los ojos, al recordar que al Pájaro lo mataron la madrugada del 26 de mayo de 2013, a la salida del boliche Infinity Night de Villa Gobernador Gálvez. El imputado pidió a la jueza que tenga en cuenta que cuando lo arrestaron, en Felipe Moré y Centeno, "andaba en un carro a caballo", porque dijo no tener auto ni otros bienes. "Solo caballos y chanchos", aseguró; incluso, aclaró que sus hijas se harán cargo de pagar a los abogados porque él no tiene dinero.

Poco más de media hora después de haber entrado al juzgado, Varela insistió con que no hay pruebas en contra del imputado. "Se le imputó formar parte de la asociación criminal (que en su momento el juez Juan Carlos Vienna le achacó a la mayoría de los acusados en el expediente que ahora instruye Rodenas). Nosotros entendemos que los elementos no alcanzaban siquiera para recepcionarle declaración. Si analizamos con objetividad, los elementos probatorios son absolutamente ausentes. La orden de captura tiene que ver con la suma de irregularidades de la tramitación anterior (de Vienna) y creo que está detenido por portación de apellido", expresó el letrado.

"La orden de detención fue porque él no se presentó, ya que no estaban dadas las garantías. Tendría que haber estado loco para presentarse en aquel momento, cuando estaba aquella División Judiciales, formada por una manga de delincuentes. Ni yo ni nadie lo hubiera hecho", dijo Varela con respecto a los policías que luego fueron apartados de sus cargos.

Sobre los testimonios que apuntan a Cantero padre como jefe de la banda, Varela los desestimó. "Uno de los que lo acusó es el que según una causa intentó matar al doctor Vienna y al fiscal (Guillermo) Camporini; y lo que dijo el padre de Martín Paz (asesinado en septiembre de 2012, por lo que se inició la investigación contra la banda) creo que tiene que ver con una cuestión de enemistad con la familia Cantero".

En el juzgado, en tanto, sobrevolaba un clima de malestar; pero la magistrada no quiso hacer declaraciones. La megacausa que instruyó Vienna pasó a sus manos cuando ya estaban cerradas las acusaciones y restaba definir la pena del juicio abreviado.

Cantero padre tiene 50 años, estaba prófugo desde hace dos, y fue arrestado el viernes pasado luego de una persecución a pie, cuando se tiró del carro de cirujeo en el que iba con un chico. Ayer, tras declarar ante Rodenas, Cantero compareció en el Juzgado de Sentencia 7º, donde tiene una causa por alteración de carnet de conducir.

Compartir: 

Twitter
 

Cantero llegó a Tribunales custodiado por policías, las TOE y el Grupo de Operaciones.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.