CIUDAD › CREACION DEL REGIMEN DE PRESERVACION Y FOMENTO PARA CLUBES SOCIALES Y CULTURALES

Un nuevo rol para emprendedores

El Concejo Municipal dio un paso importante para que los bares culturales cuenten con una normativa propia. Se crea una oficina de habilitación, un régimen de fomento y se incluye ante casos de conflicto la figura de la mediación.

 Por Claudio Socolsky

Las concejalas María Eugenia Schmuck (Radicales Progresistas), Fernanda Gigliani (Iniciativa Popular), junto a la edila electa Caren Tepp (Ciudad Futura), presentaron ayer el proyecto para la creación del Régimen de Preservación y Fomento para Clubes Sociales y Culturales. La iniciativa, elaborada conjuntamente con los Espacios Culturales Unidos de Rosario (Ecur), establece la creación de una oficina única de habilitación, que dependerá de la secretaría de Cultura municipal; un régimen de fomento, afectando el 5 por ciento del presupuesto anual de dicha secretaría. Además, la ordenanza incluye ante casos de conflicto la figura de la mediación. Más allá de las precisiones sobre el proyecto, las concejalas rescataron la forma en que se elaboró. "Es un mensaje para la futura composición del cuerpo", planteó Schmuck.

Atravesados por las multas y clausuras, los bares culturales avanzaron con una iniciativa que les permita diferenciarse de aquellos lugares vinculados a la nocturnidad. El punto de partida es la creación de los Clubes Sociales y Culturales, denominado así a los espacios multifuncionales donde se realicen manifestaciones artísticas, sociales y educativas, cuyo objetivo principal sea la programación, producción, difusión, fomento y desarrollo de esas actividades con participación de artistas, educadores y público.

"Es muy importante la forma en que se construyó esta ordenanza que prefigura la idea que tenemos desde Ciudad Futura. La iniciativa habla de la coproducción de las políticas públicas, la posibilidad de encontrarnos con un actor que está organizado, que realizó un trabajo territorial en el ámbito de la cultura, y que estaba afuera del debate a la hora de pensar la discusión acerca de la modificación de la ordenanza de Espectáculos Públicos, que sólo tenía la voz de los empresarios de la noche y las cámaras gastronómicas", dijo Tepp.

La edila electa por Ciudad Futura agregó que era necesario incorporar al debate a los espacios culturales, que no desarrollan su tarea solamente en el ámbito de la noche, si no que durante el día "le dan también a vida a esta ciudad, espacios cuyo objetivo principal es poder aportar a la construcción de la cultura en Rosario". Tepp destacó que la ordenanza "no se queda en la mera discusión acerca de reglamentar lo que existe, va más allá, pasando del paradigma del control con el que hoy se está pensando la noche hacia un paradigma de la promoción, poder discutir qué modelo de ciudad queremos y qué rol tienen estos espacios culturales".

Al recordar los debates que se realizaron el año pasado con la participación del ECUR y funcionarios municipales, Gigliani consideró que parte de la solución era la creación de un rubro específico, que contemplara las actividades que estos espacios ejercen, para sacarlos de la lógica de la actual ordenanza. "Entendemos que el Estado es promotor y proveedor de cultura, pero estos espacios culturales vienen a complementar esa acción. La normativa establece la posibilidad de articular la agenda oficial de cultura municipal con la agenda de los clubes sociales y culturales, y que el municipio en algún momento pueda desarrollar esas actividades en los espacios culturales", explicó.

La edila de Iniciativa Popular agregó que en la actualidad el Estado no está cumpliendo con su rol de fomentar y proteger estos espacios. "Por eso incorporamos la existencia de un protocolo de inspección en cada rubro, para que cuando inspeccionen un Club Social y Cultural, además de exigirles cuestiones relacionadas con la higiene, a la salubridad y la seguridad de las personas, controlen que la oferta cultural se lleve a cabo", precisó.

Schmuck destacó la importancia de incorporar la figura de la mediación ante casos de conflicto, a propuesta del ECUR: "Es innovadora, porque nos da la seguridad que ante un conflicto determinado, el Estado, los espacios culturales y los vecinos se van a poner rápidamente de acuerdo para resolverlo. Sacamos el registro de oposición porque si no los estamos asimilando a un boliche y lo que pretendemos es sacarlo de la lógica de la nocturnidad. Si hay algo que tienen los Clubes Sociales y Culturales es que son espacios abiertos a la comunidad. Esto lo fijamos en la ordenanza, planteándole a los espacios que tengan una agenda cultural y además que sea un lugar donde se reúnan los vecinos para trabajar distintas problemáticas".

Las concejalas no desaprovecharon la oportunidad para subrayar la manera en que se elaboró el proyecto, lo que genera expectativas sobre la futura conformación del cuerpo. "Algunos sostenemos que debe ser la metodología cotidiana entre los actores de la sociedad que están involucrados en el tema en discusión; en este caso el Ecur, y concejales de distintos bloques, algunos por asumir y otros que venimos transitando desde hace unos años", señaló Schmuck.

Compartir: 

Twitter
 

Nacho Gorriz, del Ecur, la edila electa Caren Tepp y las concejalas Schmuck y Gigliani.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.