CIUDAD › ANALIZAN QUE SE DESARCHIVE LA CAUSA DEL FEMICIDIO DE VANESA CELMA

La violencia que no se miró

La fiscal Cristina Rubiolo arguyó que hay razones para imputar a Díaz, que era el concubino de la joven que murió por quemaduras en su cuerpo, y destacó la inconsistencia "absoluta" del archivo de la causa. La defensa lo retrucó.

 Por Lorena Panzerini

La Cámara Penal analiza desde ayer el pedido de desarchivo de la causa de Vanesa Celma, la joven madre que murió en 2010 por las quemaduras que sufrió mientras discutía con su pareja. Durante casi tres horas, la familia de la joven estuvo en una sala de audiencias con Omar Díaz, el hombre al que acusan por la muerte de la joven de 27 años. La fiscal Cristina Rubiolo hizo hincapié en que el archivo de la investigación con respecto a Díaz tiene una "inconsistencia absoluta"; y se quejó de que el fallo de la jueza Mónica Laperti no tiene visión de género: al menos nueve testimonios hablan de la violencia a la que fue sometida la víctima, durante 11 años. "Hay razones para que Díaz sea imputado", dijo ante el camarista Carlos Carbone. Al mismo tiempo, los querellantes hablaron de un "prejuicio" de Lamperti "basado en los estereotipos de género". En ese sentido, sostuvieron: "No puede recaer la culpa en Vanesa"; por más que el acusado haya dicho que ella se quemó sola. El acusado quiso hablar: "Daría mi vida por haber estado en el lugar de Vanesa, porque ahora ni ella ni yo podemos estar con mis hijos".

Por primera vez en cinco años de investigación, la causa por la muerte de Vanesa Celma llegó a una audiencia oral y pública, en la que fiscalía y querella reclamaron que se revoque el archivo con respecto a Díaz, quien nunca fue citado a indagatoria.

El hecho ocurrió el 29 de junio de 2010, cuando Díaz llegó a la casa que compartía con la víctima, después de dos días de ausencia. La pareja inició una discusión que duró un par de horas. Vanesa, embarazada de ocho meses y madre de un nene de cinco años, salió de la habitación envuelta en llamas. Falleció cuatro meses después, a causa de las graves quemaduras.

El pedido de la familia para que se investigue a la pareja de la joven fue constante durante el tiempo que Lamperti tuvo en sus manos las averiguaciones. "Todo se concluyó a partir del relato de Díaz", dijo Rubiolo, quien recordó que Vanesa "dijo haber querido asustar" a su pareja, porque quería dejarla y no estaba contento con el embarazo. Sin embargo, recordó el relato de una mujer que cuidó a Vanesa en el hospital, a quien le dijo que si bien ella se roció el alcohol, fue él quien accionó el encendedor. "Si te querés quemar, quemate ya", habría sido la frase que le propinó.

Al mismo tiempo, la fiscal destacó que "desde el primer momento se introdujo en la causa el tema de la violencia de género; y que muchos testigos vieron golpeada a Vanesa, aunque ella fingía porque no lo quería acusar". Para Rubiolo, "la jueza ignora totalmente esos testimonios. Le faltó ver que Vanesa era una víctima desvalorizada, golpeada, a quien Díaz le decía que no servía para nada, que era fea". Y recordó que el acusado "fue violento con dos novias anteriores".

Incluso, habló de la pericia psicológica al hijo mayor de la pareja. Según relató, en un juego planteó que un dinosaurio gigante terminaba matando a todos; y que una princesa era "tonta y no podía defender a quienes estaban a su cuidado". Esa profesional recibió llamadas y mensajes amenazantes, al mismo tiempo que la familia de Vanesa, cuando ésa era la única causa en la que estaba trabajando como perito.

Los abogados querellantes Valentín Hereñú y Juliana Tagliatti remarcaron que existen convenciones internacionales sobre la violencia de género en causas penales. Al mismo tiempo, lamentaron que la jueza hable de falta de denuncias penales sin conocer las condiciones en las que están las víctimas cuando son agredidas; y que no se haya tenido en cuenta la versión de Vanesa, en la causa, que fue aportada por la mujer que la cuidaba de noche en el hospital. Al hablar de los "prejuicios" de la magistrada, señalaron que se refirió a una "relación pasional", lo que "no hace más que ocultar la violencia sistemática, progresiva y continua".

El abogado de Díaz, Fausto Yrure, planteó que el plazo para una investigación es de dos años, mientras que este expediente "se extendió durante cinco"; y remarcó que no hay denuncias previas de violencia. "Porque la enfermó psicológicamente", gritó desde el público una de las hermanas de la víctima, que estuvo acompañada por la Multisectorial de Mujeres y la concejala Norma López.

Compartir: 

Twitter
 

Eva Domínguez, la cuñada de Vanesa Celma que batalla por justicia, estuvo en el público.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.