soy

Viernes, 6 de agosto de 2010

LUX VA A LA EXPOSICION RURAL

¡Redistribución ya!

El olor a bosta conduce a Lux hacia aventuras sobre bolsas de alfalfa que inspiran su ansia de justicia social. Y allá irá nuestrx cronista, dejando su labor periodística para hundirse en bolsillos ilustres donde hallar el filo que lx convierta en Robin Hood criollx.

Montones, racimos de familias que pasan revista a los productos del país profundo mientras piensan en el próximo chorizo y se entienden a los gritos o por medio de brazadas en el aire, pujando por sacarse una foto junto a esa ternerita que irá alguna vez a parar al asador de sus parrillas. Pero mirá que es una dulzura el animalito, dice la señora como si nunca se hubiera masticado uno, y yo lo único que veo dulce en este maremagno de bosta es al chongo campestre que me roza las nalgas, decorado con la clásica boina negra que, como el tractor, sólo a ellos les queda así, con tan auténtico sex appeal.

Ni se te ocurra meter mano en bulto ajeno, le digo a una mariquita que está fichando con envidia la escena de nuestro rozamiento. Ojo, linda, que el morocho es mío desde anoche. Después de una hora de fuego carnal sobre dos bolsas de alfalfa, el chico se me enamoró, porque esta Lux supo sacarle de adentro a ese actor porno que todo gaucho sin estribos en la gran ciudad sueña con ser, al menos una vez en su vida. Ahijuna, nada me detiene cuando me sube el verano en pleno invierno, y tanta imagen de peones, capataces e hijos de sus padres terratenientes invadiendo la tele me decidió a sacar las calzas del ropero y a simular footing nocturno en los alrededores de la Rural, donde vi a mi gauchito gil descargando las bolsas del patrón, y por supuesto que casi se le cae una cuando le pasé adelante en pleno trotecito mariposa.

“¡Biolcati! ¡Ahí va Biolcati!” Las adolescentes de pelo flamígero y voz de nariz con torniquete gritan como si hubiera pasado Robbie Williams. Me dejé llevar por la marea de los altos cogotes de Recoleta que rogaban por un autógrafo del mandamás de la oligarquía tambera, pero en realidad lo único que yo quería era manotear alguna billetera. ¡Sí, y sí, qué joder! ¿Acaso se piensan que Lux sólo es una aspiradora sexual de varones y mujeres que, después de consumir el plato del deseo, deja a sus amantes más desposeídos sin una mínima recompensa por el trabajo bien cumplido? Tengo mi costado Robin Hood, y si no es Biolcati, el explotador de mi chongo, será cualquier otro de esta cofradía de ricos que sólo sueña con un mundo de retenciones cero. ¡Chongos rurales argentinos, acá está vuestrx Lux para devolverles algo de lo que por trabajo les pertenece. Uníos, vosotros, que no tenéis nada que perder!

Aproveché el furor concheto, claro, para manosear un poco a De Narváez, que le hacía de escolta al presidente de la Sociedad Rural, junto con el Momo Venegas, el capo del Sindicato de Peones que hace tiempo que no debe ver a un peón fuera del tablero de ajedrez. Confieso que el Colorado tiene algo que me puede, no sé si será el tatuaje donde está grabada en chino la cifra exacta de las personas que cagó. No sé, pero me doy cuenta de que el deseo de unx Lux no tiene ideología, y que separo con demasiada facilidad los placeres de la carne y la ética política.

Tantos frotamientos tuvieron su fruto y, entre besos, abrazos y alaridos de rubias con cara de pasa de uva pude hacerme de la billetera de Biolcati. Salí con el botín metido en las zonas delanteras a buscar a mi chongo campesino, para demostrarle hasta dónde puedo llegar a arriesgarme cuando me convoca la pasión de Evita Montonera.

Ay, pero miren la traición. Ni de los pobres que se han criado en negro, en medio de la naturaleza ajena, puede unx ya confiarse. El chongo, mi chongo de las bolsas de alfalfa, se va detrás de la marica flautista de Hamelin, que al final me lo birló. ¿Y ahora qué hago con la billetera de Biolcati entre las manos? Como sabrán mis lectorxs, a mí la tristeza me dura el tiempo corto entre un amor y otro. Ya encontraré cerca de los baños a algún otro peón con más conciencia de clase.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.