soy

Viernes, 10 de febrero de 2012

INTERNACIONALES

No es goy, es gay

Uriel Yekutiel es desopilante. Pero su trabajo como drag queen (una personalísima drag queen) es algo mucho más complejo: encarna una mezcla de las divas de la música Mizrahi, Lady Gaga, Boy George y Cyndi Lauper. Y no usa pelucas: las reemplazó por un bigote a lo Freddie Mercury que completa su curiosa manera de montarse.

 Por Ariel Alvarez

Quienes gustan de navegar por la red a la búsqueda de curiosidades, seguramente ya conozcan a este bailarín israelí de 22 años con mucho talento para la comedia. Es la cara visible de las fiestas gay Arisa, y sus delirantes videos promocionales son los que lo han hecho una estrella de la web. Antes de que el fenómeno estallara en YouTube, Uriel era una figura muy conocida en la noche gay de Tel-Aviv, lugar que en los últimos años se ha transformado en uno de los destinos turísticos más apreciados de la comunidad gay. Es en la noche homo-hebraica donde Uriel hacía sus shows de playback (Beyoncé es su favorita) con una divertida puesta en escena, que incluía unos desgarbados y torpes bailarines. Fue así que se decidió a colgar algunas de sus actuaciones en la web y esto fue lo que llamó la atención de Omer Tobi y Yotam Papo, los propietarios de Arisa, y no dudaron en convocarlo.

Yekutiel, además del humor de lo absurdo, maneja como nadie cierta incorrección que a veces molesta a algunos y esto no hace más que volverlo todo más gracioso. Juntos (Tobi dirige y Papo produce) realizan los guiones de los videos que invitan a las fiestas. Pero seamos justos: más allá de que Uriel Yekutiel sea muy talentoso, la mayoría de nosotros nos hemos acercado a estos videos porque algún amigo nos ha dicho: “Tenés que ver esto”. “Esto” es Eliad Cohen, modelo y actor, prototípica musculoca... que se parte (básicamente); un joven con cara de pervertido niño bueno, que parece un agente secreto del ejército israelí trabajando de incógnito dentro de los boliches gays de Tel-Aviv.

Ambos protagonizan los videos de lo absurdo. Uriel y Eliad forman una pareja encantadora que vive distintas situaciones, a cual más ridícula, en donde Yekutiel despliega todas sus habilidades. Y es que nuestra drag queen judaica incorpora (con su imagen en sí misma, y también con sus actuaciones) a todos los estereotipos gays de las últimas décadas y los lleva hasta el límite: en el escandaloso y atacado primer video interpreta a la mariquita redentora que soporta todo lo que su chongo le hace, en este caso, una golpiza, y morimos de risa con los pasos de baile con cuello ortopédico y vendas a lo momia. Y la mezcla con Eliad es un hilarante y provocador derrumbe conceptual de arquetipos homo.

Además ha sido la niña adolescente que se prepara para una cita a ciegas (con Eliad); una bailarina al estilo Bollywood que desata con golpes sus celos por su novio bailarín que flirtea con la cantante. Y, entre otros, no podía faltar la cariñosa y posesiva madre judía: aparece embarazado y dando a luz a un niño que va a criar con devoción hasta que crece (se transforma en Eliad) y abandona el hogar. Este tomarse en chiste algunas cosas de la religión judía es lo que ha provocado las ya aburridas quejas reaccionarias.

Lo cierto es que este muchacho tiene un futuro prometedor en la comedia, aunque él mismo se define como un actor dramático y mucho menos extravagante de lo que la gente cree. Seguro de lo que hace, no duda en plasmar en sus dichos su deseo profesional más anhelado: cada vez que le preguntan hacia dónde le gustaría dirigir su carrera, siempre responde: “Almodóvar”. Seguramente Pedro ya lo tiene en la mira.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.