soy

Viernes, 20 de febrero de 2015

MARDEL

Las colas y el tiempo

Con Tu cola me suena y ReGatos Salvajes, la picaresca veraniega de Mar del Plata pone a la diversidad sexual en el centro de sus enredos, desplegando una homofobia aggiornada de acuerdo con los nuevos aires: la homofobia friendly. Entre vetustos decorados y personajes, brilla Divina Gloria, una ídem del género mostra.

 Por Diego Trerotola

Si todo cambia, también cambia la homofobia. Y es probable que ya tengamos que hablar de una homofobia friendly, principalmente expandida por el humor que orbita a Tinelli, un tipo de comicidad que va ida y vuelta entre la discriminación y la empatía, y que terminó de redondear la estética music hall orgiástico, con backstage incluido como melodrama satírico, del Bailando por un sueño, que ya es indiscutible que, nos guste o no, es el programa de TV local con más alto índice de diversidad en sus excesivas temporadas. Tras las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, la homofobia más tradicional se comenzó a erosionar por la adhesión popular a un mundo más amplificado, erosión que a veces pule las aristas y otras las hace más filosas. Dos exponentes de la tradicional picaresca marplatense, Tu cola me suena y ReGatos Salvajes, están ensamblados principalmente por figuras y figuritas germinadas en la escena showmatchesca, mezclando glorias recuperadas con nuevas starlets, para dar forma a comedias que tienen la diversidad en primer plano, como si decidiesen contrahomenaje a Atracción peculiar, la última aventura marplatense de Porcel junto a un Olmedo en plan trolo rosa. Si en Tu cola me suena (la obra más digna de las dos, hay que dejarlo claro) todo gira en la confusión de que Beto César está a punto de casarse con Germán Kraus, en lugar de llevar al altar a María Eugenia Ritó, y si en ReGatos Salvajes el personaje de Emiliano Rella declara que vivió en pareja en España con el macho canchero Sergio Gonal, será porque ya no se necesita de la estigmatización, porque la confusión hétero y homo está a la orden del día, cualquier personaje puede ser gay sin rasgos diferenciales y sin que eso eclipse la verosimilitud de las comedias de portazos y enredos. Eso sí, a partir de esos puntos de partida se pasa de la homofobia a la homofilia con la misma velocidad con que se abre y cierra una puerta del decorado y que un personaje tira un remate. La Ritó le pregunta a la Tota Santillán si su futuro marido y su amigo son “gays”, y él responde que son

“putos”, usando un lenguaje técnico porque interpreta a un médico. Cuando Rella se traviste, todo el elenco lo llama “travesti”, pero él aclara una y otra vez que en realidad es “transformista”.

Compartiendo teatro, decorado y descuento si se sacan entradas para ambas, estas dos obras, escritas y dirigidas por René Bertrand, tensionan la homofobia friendly para terminar siendo un atrofiado tributo al zar de la televisión, Alejandro Romay, y a sus telecomedias camp donde se reciclaba el mobiliario de un programa anterior. ¿Alguien dijo trash & pop? Basta ver a Belén Francese, la Tota Santillán y Federico Bal actuar para entender a qué nivel se puede llegar. Y será por eso que Divina Gloria–, recordemos que ella también fue una chica Olmedo–, es la que mejor se mueve en ese mundo, brillando a pleno, con nominación merecida a los Estrella de Mar por su destreza cómica en Tu cola me suena: su performance “Semidesnudita que es Mejor”, ofrece otro modelo de belleza corporal, se desborda estrafalaria, revolcada, bocasucia, con esa vitalidad queer cavernícola que podía tener Urdapilleta, con buenos momentos de electricidad under. Y si Tristán y Gonal en ReGatos Salvajes terminan abandonados por las mujeres y deciden hacer un pacto de silencio antes de ir a fifar con “el travesti”, es porque la comedia termina dejando al descubierto la hipocresía, desnudando más de lo que se pensaba, más que esos colaless deluxe de las jóvenes del Bailando, cuyos culos ya fueron cosificados por los primeros planos en programas y revistas.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.