soy

Viernes, 13 de marzo de 2015

PMW: PESCANDO MUJERES EN LA WEB

mamás bloggers

Vacaciones, el primer día de clases, partos no respetados, noches en vela y otras delicias de las maternidades lésbicas.

 Por Clara Gualano

No importa si estás a favor del colecho o preferís cuna separada, si te va un destete respetuoso o el orgullo de los cuatro pezones hasta los tres años y medio, o si elegís parir de cuclillas en la tierra o en el agua. Lo importante es que ahora, y gracias a los blogs, testigos virtuales de intimidad, podemos acceder a maternidades y crianzas lésbicas espectacularmente variadas. En la portada de “Nicolás tiene dos mamás” se ven unos pies arrugaditos y chiquitos. Cuando scroleamos aparecen fotos de un nene rubio tapado por miles de camperas que sonríe agarrado del cuello de Patty y Bea, sus mamás madrileñas. Ellas narran desde el primer día de colegio hasta vacaciones y peleas con humor y amor. En la entrada del 12/04/14: “Por cierto... ¡ya duerme toda la noche de un tirón! Y cuando se despierta cada mañana, entona suavemente desde su habitación un ‘mamá-mami-mamá-mami’ que hace que salgamos de la cama pitando con cara de tontitas”. Aunque no todo, ya lo imaginamos, es placer y retozo con retoños. El post “Parto no respetado”, por ejemplo, es un relato minucioso de la lucha por dar a luz en un contexto en el que la peridural tiene que ser aplicada dos veces, la hipertensión es galopante y hay un insólito recambio de médicos y enfermeras en la sala de parto. Todo, finalmente, termina y empieza con Nicolás respirando en el pecho con ojos grandes y abiertos. Distinto, radicalmente, les tocó a Pilar y Almudena: el parto fue intuitivo y perfecto como una danza que va desde la contracción justa hasta la bolsa que se rompe, el bebé sale y ni siquiera llora, casi sonríe. De este último blog “Mamás lesbianas y bebé” surgió un libro impreso en tapa rosa y caricaturas que se vende en España. Pero si algo no dejamos de ser las tortas cuando madres, es rebeldes (¡vamos!): “Me preguntó la residente que cuánto tiempo había dado el pecho a mi primer hijo, cuando les dije: hasta anoche. La resi: ¿Cómo? ¿3 años? Yo: No, 3 y medio. La ginecosauria: Haga usted con su vi-da lo que le dé la ga-na. (sin ni siquiera mirarme a la cara). Yo: Por supuesto”. Recalculamos sobre nuestros propios métodos, cuestionamos a los médicos, nos preguntamos y repreguntamos: “Voy descubriendo lo maravilloso que es ir encontrando tu propia identidad familiar con un poco de allí y un poco de allá” (Nicolás tiene...). Las argentinas Eli y Marie, autoras de “Dos mamás para un sueño”, entretejen en modo poético un canto de lucha que arranca con la juntada de firmas por el matrimonio igualitario, pasa por el Registro Civil y llega hasta las inseminaciones. En enero del 2015 —y previa pérdida de un embarazo revelada en una tristísima entrada de julio— el último post es una declaración de amor: “Sos un hijx tan deseado que quiero que todas esas manos que te están esperando queden reflejadas en la pared”. En la foto que ilustra hay dos palmas coloridas: representantes de una tribu alegre y esperanzada.

yentoncesllegonicolas.wordpress.com
www.mamaslesbianasybebe.com
marieyeli.blogspot.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.