soy

Viernes, 11 de septiembre de 2015

A LA VISTA

Los inmortales

En el marco de las V Jornadas Jáuregui, Ilse Fuskova será reconocida como Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Su aparición pública en la televisión de 1991 marcó un rumbo de libertad. Su trayectoria en el feminismo, el lesbofeminismo y ahora en el ambientalismo habla de una vida dedicada al activismo.

 Por Gustavo Pecoraro

Carl Jung definió como inconsciente colectivo a toda la herencia espiritual de la evolución de la humanidad, las grandes imágenes primordiales de cómo las cosas han ido siendo. Esas imágenes cobijan caras, formas y nombres de algunas personas que nuestro colectivo Lgtbi debería lustrar más a menudo. El paso del tiempo a veces promueve dejar relegados en el camino a algunos de sus personajes más relevantes. La desmemoria y el silencio cubren de sombras la luz que fue su existencia. Son huellas en un camino pedregoso, no exento de peligros, traiciones, trampas y arenas movedizas, que se forjaron desde la generosidad de la que da sin esperar, del que ofrece sin pedir.

Los nombres de Ilse Fuskova y Carlos Jáuregui se emparentan muchas veces a lo largo de estos más de treinta años de reorganización del activismo de gays, lesbianas y personas trans e intersexuales después de la sangrienta dictadura militar del ‘76. No son excluyentes, pero sí extraordinarios. Han sido herencia de otras huellas menos populares, que fueron valoradas años más tarde cuando la Academia afiló el lápiz y el oportunismo se acomodó con fórceps sin la menor voluntad autocrítica con el propio pasado. Han sido, también, legado para las nuevas generaciones que han sabido nutrirse de esas referencias sociales para construir —con un rol que podríamos definir como casi indispensable— el nuevo status quo entre el colectivo LGTBI, el Estado y los partidos políticos, emergiendo como fuerza de conquistas con —irónicamente— demasiada debilidad en el momento de dudar de las propias certezas de su egocentrismo. Y así estamos.

Por eso pensar a Fuskova y Jáuregui, o pensar a Perlongher o Anabitarte o a Echazú, y a algunxs pocxs más que siguen en activo y que por tal aún pueden considerarse privilegiadxs de protagonizar diferentes momentos históricos, es pensar el recuerdo que habita en ese inconsciente que trasciende la cabeza del activismo de tal o cual organización o quien visite más cercanamente la información Lgtbi. El inconsciente que modifica sociedades.

Hay un recuerdo seguro de ese programa de Mirtha Legrand que midió 40 puntos de rating donde una mujer con un tono como silbado, de apellido exótico y modales de igual a igual con la perenne relatora de la sociedad medio pelo y nuevo rica de nuestro país, utilizaba la palabra lesbiana no para compartirla en el grupo lesbofeminista, ni para estrechar lazos con una amante, sino como ofrenda a la mesa familiar del mediodía donde el efecto dominó emocionaba a propias y escandalizaba a extrañas. O ese muchacho de rubio mechón dorado, bigote y cordialidad que llenaba las pantallas de televisión con la misma voz aguardentosa con la que gritaba consignas en las primeras manifestaciones del orgullo del frío y la valentía. Una, referente indiscutida del activismo feminista y lésbico. Otro, prestigiado por su visibilidad y su coraje de no callarse antes las injusticias.

Ambxs, puntas de un mismo lazo de seis colores que flamea al ritmo de la libertad y que nos recorre por igual a todxs las personas que alguna vez soñamos con una sociedad más justa, una vida más dichosa o un futuro de libertad. El arquetipo de héroe histórico del que tanto Ilse como Carlos escaparon en su vida militante, obliga a quienes de alguna manera podríamos denominar como sus herederxs, a meditar y repensar cada uno de sus pasos muchas veces cargados de ninguna proyección comunitaria pero tan apegados al personal progreso. Más aún, ese carácter de heroína o héroe —trágico a su vez al no buscar más recompensa que la satisfacción épica— está presente en las personas de a pie más que en quienes se autoproclaman activistas institucionales. Ironías de los nuevos tiempos militantes.

Este año, como desde hace 5 años, las Jornadas Homenaje Carlos Jáuregui vuelven a congregar a diferentes sectores con el objetivo de recordar al primer presidente y fundador de la CHA en 1984, quien fuera fundador y representante de Gays por los Derechos Civiles desde 1991 hasta su muerte en 1996, e impulsor de la primera Marcha del Orgullo LGTBI en 1992, por mencionar tres hitos. Como en una especie de parábola icónica, Ilse Fuskova será distinguida como ciudadana ilustre de la ciudad de Buenos Aires, en un institucional acto en la Legislatura Porteña que será grada de resonancia de una parte muy importante del activismo feminista y lésbico de la Argentina, y así como un día el programa de mayor audiencia de la televisión de aquellos años no pudo ocultar ni silenciar la palabra lesbiana, las paredes de esa misma legislatura que durante muchos años cerró las puertas al colectivo Lgbti y legisló en contra, hoy tampoco podrá detener el bravo valor de la palabra lesbiana que potenciara las emociones de más de una generación de luchadoras.

V JORNADAS HOMENAJE A CARLOS JAUREGUI

Miércoles 16 de septiembre
Ilse Fuskova Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. La acompañan Sandra Daria Aguilar, Mabela Bellucci, María Laura Rosa, María Luisa Peralta, Adriana Carrasco, Claudia Castrosín, María Rachid y Susy Shock. A las 18.30 en el Salón dorado de la Legislatura Porteña, Perú 130.

Sábado 19 de septiembre
A las 18.30: Charla debate “Historia del movimiento Lgbti argentino”. Convoca: Desde el Fuego. Participan: Lohana Berkins, Alejandra Sarda, Marcelo Ernesto Ferreyra. Y a las 21: Intervenciones artísticas. Conducción: Guillermo Lemos. Con: Sol Fantin, Charlee Espinosa, Patricio Ruiz. Proyección: Vida Morant y Nacho Miyashiro. En vivo: Juana Chang. En Casa Brandon, Luis María Drago 236

Domingo 20 de septiembre
Izamiento de la bandera del orgullo Lgtbi por parte de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), feria de libros infantiles Lgtbi, murga Baila la Chola, Fútbol 4 y actividades para niñxs con Jacinto y Wa-Wa. A las 15 en Plaza Jáuregui, Cochabamba 1700.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.