soy

Viernes, 23 de enero de 2009

UFA

Es verdad aunque usted no lo quiera creer

HONDURAS Caza de brujas

La violencia de género, habitualmente asociada a las mujeres y al ámbito doméstico, tiene en el circuito de la prostitución de personas trans una de sus zonas más tremendas. De ello es prueba lo que está pasando en Honduras, donde en la madrugada del 9 de enero fue asesinada Cynthia Nicole, una travesti que muchos consideraban una líder en la defensa de los derechos de las personas transgénero en ese país. Según testigos, tres hombres le dispararon desde un automóvil en movimiento en un barrio de Comayaguela, una ciudad colindante a Tegucigalpa. El asesinato de esta activista forma parte de una ola de ataques que ya se cobró, en los últimos dos meses, la vida de otras dos travestis, y que les causó a otras tres heridas graves. En todos los casos, se desconoce hasta el momento la identidad de los atacantes.


COLOMBIA La cárcel, mejor que en casa

Cuando tenía sólo 12 años, Faiber Narváez González tuvo que irse de su casa por la homofobia de su padre. Y lo que por entonces ni se imaginaba era que terminaría, dos años después, metido en un grupo paramilitar colombiano. “Mi condición de homosexual, que no conocían todos en la organización, me facilitaba los trabajos. Nadie se imaginaba que un marica podía andar por ahí repartiendo plomo”, dijo este ex miembro de las AUC, que hoy tiene 23 años, a un diario de su país, en donde hace poco se convirtió en noticia luego de lograr que un juez le diera curso a su solicitud de poder vestirse de mujer y usar maquillaje en el penal donde purga una pena de ocho años de prisión por su pasado guerrillero. “Aquí en la cárcel hay muchos homosexuales pero no se atreven a salir del clóset. Yo lo hice y ya no me ven como el payaso, me respetan”, declaró Faiber luego de enterarse del fallo del Tribunal Superior de Ibagué, en el cual se amparó para mandar a comprar blusas, pantalones ajustados, hebillas, un lápiz labial y polvos para la cara, y para hacer valer su deseo de que lo llamen “Mireya” de ahora en adelante.


PARAGUAY La centrofoward huyó antes de que anochezca

Rancio se ha vuelto el prejuicio machista que le vedaba a la mujer la práctica de ciertos deportes so pena de convertirse en marimacho. ¿O acaso un deporte tan rudo como el box no ha encumbrado últimamente a mujeres que reparten trompadas sobre el ring sin que se les corra el maquillaje? Pero una cosa es ser mujer y otra ser lesbiana; al menos para la liga profesional de fútbol paraguayo, que le impidió a Carla jugar a causa de su orientación sexual. Dos veces discriminada, por mujer y por lesbiana, Carla decidió exiliarse en España. En estos días, sabrá si las autoridades españolas aceptan su solicitud de asilo por condición sexual: un tipo de petición que ha crecido mucho entre lxs migrantes desde que en 2005 se aprobara la ley que autoriza el matrimonio y la adopción para parejas del mismo sexo en España. “Los dos últimos años en Paraguay fueron los peores. Allí todo el mundo se conoce y me tiraban cosas por la calle”, recordó Carla en una entrevista a un diario de Paraguay, en la que también contó que salir del clóset a los 16 años le significó ser expulsada del equipo de fútbol de su colegio por ser considerada una “persona inmoral”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.