soy

Viernes, 16 de mayo de 2008

LUX VA > AL CHAT TELEFóNICO

La línea está que arde

Confinadx a su lecho de fiebre, Lux acude al teléfono en busca de emociones varias. Las encuentra, aun a pesar de la cuenta que se cobra a los placeres ganados.

Fiebre, y no es de sábado a la noche. Es fiebre común y corriente, de esa que se mide con un palito diminuto que se me pierde en el sobaco y no quisiera contarles lo hondo que cala en otras partes. Y no, doctor, ahí no me lo voy a poner, no, si no puedo enfundarlo en mi fiel amigo roque, medio kilo de pura silicona fucsia con dos pilas dentro. Sí, ya sé que el mercurio tiene que estar en contacto con el interior de mis pliegues, pero en esos pliegues ya se ha perdido más de un navegante, doctor, y en la axila se me patina doctor, porque no me viene a hacer compañía, doctor, que hasta las tías me han abandon... El tubo me quedó en la mano, pero tampoco voy a pasar del termómetro al auricular que seré flexible pero no es para tanto. ¿Qué será de mí dentro de casa? Ya sé, fono chat, fono garch o como se llame, los dedos se van tras las teclas, 40114444, opción 2 grabe su mensaje: “Hola, soy Lux, carnes blandas, zonas turgentes, busco un rapidito para alegría ídem”. Mensaje grabado, ahora soy la casilla número imposible de recordar. Opción 1, escucho presentaciones: “Me gusta que me llamen Norma. Vivo en un departamento solo en Almagro. Sin problemas de seguridad. Estoy esperando pijas enormes de la línea. Un beso grande a todos y quiero mucha pija”. ¿Pijas en línea, pijas en la línea o pijas de la línea? Lo de enorme me abruma, sus expectativas también. 1 de nuevo: “Hola mi amor. Tengo 36 años y me gustaría compartir gratos momentos con una persona que me ame y entregarme totalmente con mucho amor y mucho cariño”. Qué tierno, ¿sabrá poner el termómetro? ¿Se sentirá muy sola la marica? ¿Movilidad propia o siempre taxi? Un rapidito, mi amor, eso es lo que quiero y ya me perdí pensando en casamiento. Música en la línea, tengo un mensaje. Si quiero escucharlo aprieto 2, si quiero rechazarlo aprieto 3, la bombachita me aprieta y la gripe me da calor. Escucho: “Hola Lux, llamame al teléfono de mi presentación y arreglamos algo”. ¡Al fin alguien con decisión y valor! Aprieto el botón, justo ese botón y entonces su voz en el teléfono: “Antes que nada quiero aclarar que soy activo, hago esto porque tengo un problema hipotecario muy grande, llamame al 153 etc., etc.”. Sí claro, y yo pasivx, sólo pasivx por recomendación de mi doctor que me insiste en que me hurgue el hoyo en busca del calor de la próstata, pero agarrate activo si me llego a curar. Vaya mal gusto. Nadie que me dé una excusa para tocarme un poco o una mucha ¿Por qué será que cuando estoy enfermx se me da por agarrarme las partes cual barco a la deriva a la busca del timón? ¡Y encima el fono garch reclamando mis dos manitas! “Tengo la verga bien dura. Quiero que me mamen bien la verga y se tomen toda la leche. Tengo la cabeza bien colorada ¿no me quieren chupar bien la pija?”, a la miércoles, chongo al plato, tengo miedo de indigestarme. “Su crédito está por agotarse, por favor realice una nueva carga”... ¿corto y llamo a mi tía para que me compre una tarjeta o le doy al botoncito que tiene la voz que me reclama? Y yo me juego, presiono 1, voz de hombre: “Tuve cantidad de experiencias con mujeres, siempre me vi de mujer con mujer. Ahora quiero verme mujer con un hombre”. ¡Al fin alguien que habla mi idioma! Sudo fiebre mientras aprieto la opción 2, para hablar con elella. ¡Conectadxs! “Soy mujer en tus manos, chongo con vos entre las mías”... tut, tut, tut, o es poco sensible a la poesía o me quedé sin crédito ¿cuánto llevo pegadx al tubo? Che, y el tubo... No Lux, con el tubo no, armate de valor y a comprar tarjeta. Bata y chinelas, no esperen más de mí. Tiritando, caminando, por las calles voy y vuelvo de la cama al kiosco. Veinte pesos nuevitos más la promoción del caso para que alguien me haga un rapidito. Opción 3, reviso mi casilla ¡siete mensajes interesados en hacerme feliz! Un hetero pasivo que busca algo serio, una marica platense que me invita al cielo, un “caliente de San Isidro” que busca algo en vivo o por teléfono. ¡Ese es mi romance! Un acento de casco de estancia que me pide que se la dé por la tranquera de servicio; chancho, chancho, chancho, ¿qué más papito?, ¿una lengüita por ahí?, ¿una cosquillita por acá?, ¿vernos?, ¿para qué?. Dale mi patrón de estancia, mostrame lo firme que está el paro del campo. ¿Así que tenés pelitos? ¿No querés que te pase la cortadora de césped por tu jardín? Ay, que me sube, me sube, me sube, ahora o nunca, el termómetro ya, el termómetro ahora, ¿el tubo?. Y bueno, el tubo, total, el saldo está otra vez por agotarse.

Fono gay: 40114444 (sobre todo varones)
Fono chat: 55009999 (para todos los gustos)

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sebastían Freire
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.