soy

Viernes, 16 de mayo de 2008

PD

El crossdressing es demasiado bueno

cartas a [email protected]

Hola chicxs: en primer lugar les escribo para felicitarlos. Han logrado que ahora tenga un motivo más para esperar el viernes con impaciencia. Soy gay y crossdresser y mi nombre de “batalla” es Alexia Montes. Quiero compartir con ustedes esta experiencia que sucedió a fines del año 1995, cuando recién estrenaba mi separación de una mujer biológica.

Por primera vez tenía la oportunidad de disfrutar mi ropita de mujer, que guardaba celosamente en un bolso en la casa de mis padres, más allá de unos pocos minutos a escondidas, como cuando le usaba la ropa a mi ex esposa y a mi madre en la infancia. Tenía todo el tiempo para mí. Y conste que yo vivía mi afición a la ropa femenina con total desenfado. No me hacía ningún tipo de cuestionamiento por mi secreto placer, pero de pronto me asaltó algo así como... ¿culpa?, ¿deseos de vivir una vida “normal”? Hoy día aún no lo sé. El caso es que junté las hermosas prendas que tenía y las tiré en una bolsa de consorcio a la vereda. Fue la única vez que lo hice. A los dos días estaba comprando furiosamente todo de nuevo. En una semana había repuesto polleras, lencería, blusas y chinelas. Con el paso de los años reafirmé mi afición al crossdressing y estoy segura de que jamás volvería a hacerlo. Luego, como decía al principio, supe que muchas cross lo han hecho y no una sino varias veces. Por eso quiero transmitirles esta experiencia. Si por alguna causa sienten que no pueden con la ropa femenina, no la tiren, guárdenla en el ropero y esperen que pase la crisis. El crossdressing es demasiado bueno para abandonarlo por extemporáneos momentos de duda. Besos a todoxs.

Alexia Montes alexiamontessincuento.blogspot.com

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.