turismo

Domingo, 25 de octubre de 2015

SANTA FE > CIRCUITO HISTóRICO Y URBANO

Río, cerveza y alfajores

La capital santafesina ofrece un turismo de ciudad y de naturaleza, capaz de combinar la historia litoraleña con la animada vida nocturna, la gastronomía... y la cerveza artesanal. En el casco histórico, también crece el interés por el circuito dedicado al papa Francisco.

 Por Lorena López

Fotos de Turismo Santa Fe

Un alfajor de 50 kilos. Es del tamaño de una mesa y uno espera que de un momento a otro aparezca un gigante para engullirlo, pero son las bocas multiplicadas de los cientos de comensales que nos encontramos aquí reunidos las que darán cuenta de la clásica delicia santafesina. Es que estamos en el festejo de los 50 años del Quincho de Chiquito, mítico restaurante especializado en pescados de río: de Olmedo a Susana Giménez, pasando por Monzón y Alain Delon, basta entrar para ver incontables fotos de famosos que pasaron por este lugar. Y apenas uno se sienta llegan bolitas de pescado, filet de boga, pacú, dorado y surubí, por nombrar algunos de los platos más conocidos. El Quincho cumple medio siglo de vida y en homenaje a esta trayectoria se ha inaugurado una sala-museo con el relato de cómo fue el nacimiento y la vida del restaurante que la gente bautizó “el templo de la amistad”. Mientras desfilan los cantantes que han venido a amenizar la tarde, comienzan a circular por las mesas platitos con porciones del mega alfajor que cierra este fraternal almuerzo.

CONSUMO DIARIO “Aquí se toma casi el triple de cerveza que en el resto del país”, dice la guía que nos lleva por la Cervecería Santa Fe, que desde hace años ha creado un circuito de visitas para conocer la historia de la fábrica (creada en 1912 por el alemán Otto Schneider), las distintas etiquetas, las botellas y los procesos de elaboración. “Además, el agua del río Paraná es ideal para la elaboración de cerveza debido, entre otras cosas, a su bajo nivel de sales”, describe mientras vamos hacia el museo, donde se puede apreciar parte de la casa original de la familia Schneider. El circuito termina con una degustación. Pero no se trata de un porrón ni de una lata, sino del famoso “liso” santafesino que consiste –justamente- en un vaso liso y liviano de 255 centímetros cúbicos. Además la cerveza sale directamente del “cervezoducto”, un caño de ingeniería que va desde la planta elaboradora hasta el bar de la empresa, en la vereda de enfrente.

Santa Fe es el paraíso de los cerveceros. Todos los meses de diciembre se repite la misma noticia: se agotaron las choperas en la ciudad por la inminencia de las fiestas. Todos quieren tener una en casa. Una muestra de la pasión que despierta la bebida es Daniel, uno de los creadores de la cerveza Palo y Hueso, que puede degustarse en el pub Estación Saer, ex estación de tren General Belgrano hoy convertida en centro cultural. “Buscamos nuevos sabores y el público responde muy bien”, cuenta Daniel, al tiempo que destaca que una de sus creaciones más requeridas es Tetas de Gitana, de bastante graduación alcohólica y un sabor intenso donde predomina lo amargo.

CIUDAD VERDE Santa Fe vive en relación con el agua. Las costaneras se ubican sobre la laguna Setúbal, donde se practican deportes náuticos y se organiza la famosa maratón en aguas abiertas que une la ciudad con Coronda. Para los que van en tren, de paseo, es posible tomarse el catamarán Costa Litoral y llegar hasta la ciudad entrerriana de Paraná. Otra opción es el paseo isleño, que permite adentrarse en un paisaje verde y distinto, conocer la flora y fauna local y también disfrutar de las playas. En el contexto del proyecto Guardianes del Río, que apunta a preservar el patrimonio natural e histórico del barrio costero Alto Verde, se ofrecen paseos en lanchas con guías locales bien conocedores del terreno. En el caso de tener embarcación, el hotel Puerto Amarras ofrece la posibilidad de alojarse sobre el río y contar con amarras propias.

Nuestro paseo culmina con un recorrido por la reserva ecológica nacida en 1998 de la mano de la Universidad del Litoral y de la Fundación Hábitat&Desarrollo. Son 12 hectáreas situadas dentro del predio de la Ciudad Universitaria, que tienen el objetivo de preservar una porción del valle de inundación del río Paraná. “Aquí hay más de 100 especies de aves”, nos dice Laura, nuestra guía en la Reserva, mientras pide andar en silencio para observar y comprender el paisaje que nos rodea, que por un lado es selva en galería y por otro más monte cerrado. Una tortuga acuática, que parece una piedra por lo inmóvil, de pronto asoma la cabeza y nos revela su existencia.

EL CAMINO DE FRANCISCO A las dos de la tarde de un sábado hay poca gente en la “city” santafesina. Estamos a punto de visitar el convento San Francisco, parte del circuito El Camino de la Constitución. Dentro del convento-museo se destaca la Sala de los Constituyentes, que recrea el lugar donde se desarrollaron los debates relacionados con la Constitución de 1853. No sólo el lugar, sino también los protagonistas: al visitar la sala el turista se encuentra con los constituyentes reproducidos en cera y vestidos con el atuendo de la época.

Seguimos luego el circuito El Paso del Papa Francisco, dentro del Colegio de la Inmaculada Concepción donde Jorge Bergoglio vivió y dio clases. Entramos al claustro y, como es de imaginar, inmediatamente nos envuelve el silencio. Un regador corta apenas el silencio de la siesta y el jardín recibe el agua con beneplácito. En el famoso Patio de los Naranjos, símbolo de un espacio para el encuentro y la recreación, dos ejemplares despiden su aroma a azahar, que refuerza esta sensación de paz. Caminamos por los larguísimos pasillos mientras la guía nos cuenta acerca de los orígenes de la escuela, nos enseña a interpretar la imaginería de los vitrales y nos describe cómo era la vida de Francisco allá por 1964 y 1965, cuando todavía no era cura pero quizás algo en él ya imaginaba las cosas que le podría tocar vivir.

Santa Fe y el agua, una relación simbiótica que define a la ciudad litoraleña.

Compartir: 

Twitter
 

El puente colgante y el catamarán que invita a pasear hasta la vecina Entre Ríos.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> COLOMBIA > El Caribe en San Andrés
    La isla más bonita
    La isla de aguas transparentes reúne lo mejor del Caribe colombiano.
    Por Graciela Cutuli
  • SANTA FE > CIRCUITO HISTóRICO Y URBANO
    Río, cerveza y alfajores
    Por Lorena López
  • MUNDO > DESDE EUROPA HASTA ASIA Y AMéRICA
    Plazas de la revolución
    Por Julián Varsavsky
  • SALTA > RUTA VITIVINíCOLA Y DESGUSTACIóN
    El cielo es el límite
    Por Frank Blumetti
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.