13:09 › LA BUSQUEDA QUE NO CESA

Las Abuelas recuperaron a la nieta número 90

Las Abuelas de Plaza de Mayo lograron restituir la identidad de Laura Ruiz Dameri, hija de desaparecidos durante la dictadura militar y apropiada por el ex prefecto Antonio Azic, lo cual la convierte en la nieta recuperada número 90.

Mediante un comunicado, las Abuelas precisaron que "el 27 de mayo se restituyó la identidad de otra nieta nacida en cautiverio, Laura Ruiz Dameri".

Se trata de la hija de Silvia Beatriz María Dameri y Orlando Antonio Ruiz, nacida en agosto de 1980 durante el cautiverio de su madre en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

En tanto, Azic, detenido en la causa por el robo de bebés durante la dictadura fue el apropiador de Laura y de la actual diputada nacional Victoria Donda.

Azic, de 67 años, tiene ratificado el procesamiento y la prisión preventiva por parte de la Cámara Federal por el robo de la menor que anotó como hija biológica con el nombre de Carla Azic y que hoy se sabe que se trata de Laura Ruiz Dameri.

La resolución dictada en enero de 2008 por la Sala II de la Cámara, acusa a Azic de la sustracción de la menor a la que anotó como propia y que fue criada por él junto a Victoria Donda, quien había sido sustraída años antes e inscripta como Claudia Analía Leonora Azic.

El matrimonio Ruiz Dameri fue secuestrado cuando Silvia estaba embarazada de cinco meses, junto a sus dos hijos Marcelo y María de las Victorias, ambos localizados por Abuelas de Plaza de Mayo.

"Desde hace tiempo las Abuelas teníamos la sospecha de que Laura era la hermana que Marcelo y María de las Victorias estaban buscando, pero la joven se negaba a realizarse el ADN para confirmar su identidad", detallaron las Abuelas.

Agregaron que "felizmente, la titular del juzgado Federal 1 de la Capital Federal , María Servini de Cubría, ordenó realizar un procedimiento judicial para obtener pruebas de ADN a través de objetos de Laura; y ayer, el Banco Nacional de Datos Genéticos informó al juzgado que la joven incluye en un 99,99 por ciento en la familia Ruiz-Dameri".

Sobrevivientes de la ESMA vieron a toda la familia en este centro clandestino de detención, donde permanecieron alrededor de tres meses. En agosto de 1980, Silvia dio a luz una niña a quien llamó Laura. Más tarde, Silvia y los tres niños fueron trasladados a la "Quinta de Pacheco" en el Gran Buenos Aires lugar que la Armada utilizaba también como centro clandestino y desde ese momento se perdió su rastro y también el de los padres que continúan desaparecidos.

Silvia Dameri y Orlando Ruiz militaban en la organización Montoneros y sus compañeros los conocían como "Victoria" y "Carlos" o "Chicho", respectivamente.

El 31 de octubre de 1976 nació Marcelo, el primer hijo de la pareja y en 1977 se exiliaron en Suiza, donde nació María de las Victorias el 25 de marzo de 1978.

En 1979 viajaron a Cuba y a comienzos de 1980 decidieron regresar al país y toda la familia fue secuestrada en mayo de ese año. Marcelo fue localizado por la Filial Córdoba de Abuelas de Plaza de Mayo a fines de 1980, y había sido abandonado en la Casa Cuna de Córdoba con un cartel donde se mencionaba su nombre y tiempo después fue adoptado por la familia Heinzmann.

En febrero de 1989 se realizó los análisis de ADN y en agosto de 1990 los resultados confirmaron que se trataba de Marcelo Ruiz Dameri. El joven continuó viviendo con su familia adoptiva y en contacto con su familia biológica.

En tanto, en febrero de 1998 Abuelas de Plaza de Mayo recibió una denuncia anónima sobre una joven que había sido abandonada el 14 de diciembre de 1980 en las puertas del Sanatorio de Niños de Rosario con un cartel que decía que se llamaba Victoria.

La niña fue adoptada por el matrimonio Torres y cuando en 1998 un diario publicó fotos de algunos hijos desaparecidos junto con sus padres, Victoria se reconoció. En diciembre de 1999 la joven se realizó los análisis que el 4 de enero de 2000 confirmaron que se trataba de María de las Victorias Ruiz Dameri.

Al día siguiente, Marcelo y Victoria se reencontraron en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo, y juntos comenzaron la búsqueda de su hermana menor, Laura.

Para las Abuelas, "el caso de la familia Ruiz Dameri es tal vez uno de los más emblemáticos de apropiación: los tres niños fueron llevados a diferentes puntos del país deliberadamente, para evitar que la familia en algún momento se reuniera".

"Pero la verdad tarde o temprano sale a la luz, los tres hermanos recuperaron su identidad y juntos podrán reconstruir la historia familiar que el terrorismo de Estado les quiso robar", destacaron las Abuelas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.