20:52 › CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

Luis Patti escuchó las acusaciones en su contra rodeado de enfermeros

El juicio oral contra el ex comisario y ex intendente de Escobar comenzó esta mañana a cargo del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín, que lo juzgará por un homicidio, nueve privaciones ilegales de la libertad y seis casos de torturas cometidos en la última dictadura militar. Patti escuchó la acusación del fiscal desde una camilla y luego dejó la sala, para seguir la audiencia en una ambulancia.

Además de Patti son juzgados el ex presidente de facto Reynaldo Bignone, el ex general Santiago Omar Riveros y el ex comisario de Escobar Juan Fernando Meneghini, quien fue jefe de Patti cuando éste se desempeñó con cargo de suboficial inspector en la seccional de esa localidad del norte bonaerense hasta 1977. Los casos que se juzgan son el secuestro y asesinato en un simulacro de accidente de tránsito del ex diputado Diego Muñiz Barreto, de su secretario, Juan José Fernández, quien escapó y brindó testimonio de lo ocurrido antes de fallecer en el exterior, y el secuestro de los jóvenes estudiantes secundarios Carlos Souto, los hermanos Guillermo y Luis D'Amico, y Osvaldo Ariosti, liberado en 1978, y el secuestro y asesinato de Gastón Gonçalves, por el cual se le imputa homicidio agravado.

La presidenta del tribunal, Lucila Larrandart, dio por iniciado el juicio con la lectura de la acusación fiscal elaborada en la instrucción por Jorge Sica, en una sala colmada por militantes de organismos de derechos humanos que silbaron brevemente el ingreso de Patti al recinto. Rodeado de algunos familiares, enfermeros y agentes penitenciarios, el ex comisario siguió a un costado del escenario las alternativas de la lectura, donde se recordó la primera acusación en su contra por el asesinato con alevosía del joven Gastón Gonçalves, secuestrado por un grupo que él integraba y llevado a la comisaría de Escobar, donde fue torturado.

Consciente, pero sin abrir los ojos en ningún momento, semitapado por guardias del Servicio Penitenciario y acompañado por enfermeros de una empresa de emergencias que periódicamente le tomaban la presión, Patti permaneció por la mañana tendido en la camilla, vestido con un equipo de gimnasia y zapatillas deportivas.

Los jueces dispusieron que asistiera al juicio tras recibir la semana pasada un último informe médico que afirmaba que estaba en condiciones de afrontar el juicio, a pesar de continuar su arresto en la Fundación Fleni, donde realiza la rehabilitación tras sufrir un accidente cerebro vascular.

Durante la lectura de una de las querellas se recordó, entre otras pruebas, que ya en democracia una empleada del cementerio de Escobar denunció amenazas directas del entonces intendente Patti cuando quiso denunciar a la Justicia que en el lugar había cuerpos enterrados como NN desde la dictadura. La mujer hizo la denuncia, Patricia Graciela Chu, fue echada del cementerio y el Equipo Argentino de Antropología Forense practicó los exámenes sobre restos hallados y se identificó así a Gonçalves.

En cuanto a Muñiz Barreto y su secretario se dio por probado que Patti fue quien detuvo a ambos en una carnicería, los llevó a la seccional y que desde allí fueron trasladados hasta el lugar donde se simuló el accidente en el cual mataron al ex legislador.

El juicio comenzó una hora y media después de lo previsto, con los jueces Larrandart, Marta Milloc y Horacio Sagretti sentados al fondo del escenario, iluminado por reflectores, en medio de estrictas medidas de seguridad que incluyeron el corte de las calles adyacentes al predio del partido bonaerense de San Martín. Patti es defendido por el ex titular de la Cámara Nacional de Casación Penal, Alfredo Bisordi, y por Silvio Duarte, quien tras un receso pidió al Tribunal autorización para que Patti siguiese el juicio dentro de la ambulancia, como si fuese una sala adyacente al recinto. En medio de murmullos de desaprobación del público, el abogado comentó que por la mañana había tenido 160 de presión y experimentado malestares físicos, ante lo cual Larrandart concedió la solicitud.

Patti trabajó en la comisaría de Escobar desde el 4 de enero de 1972 al 7 de marzo de 1977 con la jerarquía de subinspector y, según las acusaciones, estaba a cargo del área de inteligencia y recorría las fábricas de la zona buscando listados de delegados que luego fueron detenidos ilegalmente. En la jornada se leyeron las acusaciones de la fiscalía, las querellas por parte de familiares de víctimas y de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, que también actúa en la causa.

El Tribunal inició la audiencia con la lectura de la acusación y requerimiento de elevación a juicio del fiscal federal de instrucción de San Martín, Jorge Sica, quien imputó a Patti por "violación de domicilio en dos oportunidades, privación ilegal de la libertad agravada por abuso de autoridad, violencia y amenazas en nueve oportunidades, tormento agravado a persequidos políticos en seis oportunidades y homicidio agravado por alevosía" en contra de Gastón Gonçalves.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.