UNIVERSIDAD › DOS SESIONES DEL CONSEJO DE SOCIALES FUERON BLOQUEADAS POR ALUMNOS

El conflicto por la reforma

La modificación del plan de estudios de Trabajo Social ya fue aprobada en la Junta de la Carrera y en comisión, pero agrupaciones estudiantiles de izquierda la rechazan e impiden su tratamiento en el consejo directivo.

Reformar el plan de estudios de una carrera no es tarea sencilla; las resistencias acompañan el debate hasta en la votación final. La carrera de Trabajo Social de la UBA es un nuevo escenario de conflicto entre estudiantes y autoridades de la Facultad de Ciencias Sociales. Una protesta de alumnos impidió por segunda vez consecutiva en el mes que se aprobara la reforma de la carrera, argumentando que se desarrolla en un ámbito de “debate cerrado” y que, por lo demás, no modifica “sustancialmente los contenidos mínimos” de la currícula. El gobierno de Sociales repudió “enérgicamente estas actitudes antidemocráticas” y convocó “al diálogo, la reflexión y el respeto por las normas de actuación institucional”. Los alumnos reclaman ahora una asamblea interclaustros, para “devolver la discusión a la comunidad académica”. Sin embargo, de acuerdo con las autoridades, el proyecto “pasó por todas las instancias correspondientes” y “ya no puede volver atrás”.

El plan de estudios de Trabajo Social data de 1987 y la necesidad de una reforma aparece al menos desde el 2000. “La propuesta ha sido madurada durante doce años de debate, pero recién este año pudimos plantear un abanico amplio de consensos en torno de una propuesta de plan”, le dijo a Página/12 la directora de Trabajo Social, Ana Arias. El proceso de discusión fue abierto a la comunidad académica: “Se empezó a trabajar en instancias docentes, pero también se abrieron foros con micrófono abierto, el último fue en marzo de este año”, contó Arias, y agregó: “Tampoco se va a lograr una propuesta que sea expresión de una totalidad que no existe como tal, porque siempre hay proyectos en disputa”.

Antes de llegar al pleno del consejo directivo, la modificación de la currícula de Trabajo Social había sido analizada y aprobada por la Junta de la Carrera (once votos contra cuatro), y debatida durante cuatro sesiones de la comisión de Enseñanza del consejo, de donde salió un despacho de mayoría, con ocho votos, que aconsejaba aprobar los cambios, y un despacho de minoría, con dos votos, que proponía declinar la aprobación. Cuando el 4 y el 18 de este mes debía tratarse el proyecto, la sesión del consejo fue levantada por una protesta estudiantil “de no más de 30 alumnos” y su tratamiento quedó inconcluso, así como los demás asuntos previstos en el temario del órgano de cogobierno.

Nucleados en diversas agrupaciones de izquierda, quienes se oponen a la reforma del plan de estudios forman parte mayoritaria del centro de estudiantes, representan a la mayoría estudiantil en la Junta de Carrera, pero son minoría en el consejo directivo de la facultad, una instancia crucial, ya que es el único órgano de cogobierno reconocido por el rectorado de la UBA. La mayoría estudiantil del consejo, por su parte, aprueba la reforma, así como las mayorías de los graduados y de los profesores de Sociales.

“Los contenidos mínimos no cambian sustancialmente, es una lavada de cara –sostuvo la presidenta del centro de estudiantes, Martha Linares (La Mella)–. Creemos que todavía es necesario discutir algunas cuestiones, pero en el seno de la carrera, con los estudiantes de Trabajo Social.”

Los alumnos basan sus argumentos en un plebiscito realizado en mayo, un mes después de que votara la Junta de Carrera: “Participaron más de 400 personas –aseguró el dirigente de Izquierda Socialista Nicolás Núñez–. El 82 por ciento de los estudiantes rechazó la propuesta y se posicionó a favor de que la discusión vuelva a la carrera. Cuando nos movilizamos al consejo lo hacemos para hacer valer ese posicionamiento”, dijo Núñez.

Con todo, Arias manifestó que el plan registra una “modificación importante” respecto del actual que, si bien “es un buen plan, ha quedado desactualizado”. La directora de la carrera señaló que la nueva propuesta curricular piensa “el trabajo social de modo más integral. Alarga la carrera con tres materias, una de ellas sobre teoría social latinoamericana, una demanda histórica de estudiantes y docentes. Es un plan que reivindica la centralidad de la construcción de lo público” y que, además, “se propone reforzar la formación en investigación social y fortalecer un sistema de prácticas preprofesionales extendido a lo largo de toda la carrera”.

Las prácticas preprofesionales son materia de otro debate, según Linares: “Además del plan, tenemos que empezar a discutir otras cosas, por ejemplo, la gran cantidad de cátedras únicas que hay y el rol de la dirección de la carrera en el área de talleres, que son nuestras prácticas preprofesionales, porque ejerce la jefatura de cátedras de toda el área”.

Informe: Agustín Saavedra.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.