UNIVERSIDAD › OPINIóN

Sobre la cátedra Rozitchner

 Por Enrique Rozitchner *

La cátedra fundada por León Rozitchner debe continuar en la carrera de Sociología de la UBA. Hasta la actualidad, ese espacio reposó en un equipo de trabajo de muchos años que, luego de la muerte de su titular, se mantuvo gracias a que la dirección de la carrera de ese entonces (2011) nombró a la profesora Moscato (JTP en ese momento) sin mayores problemas. No fue necesario ningún debate ni encontramos ningún obstáculo para que uno de nosotros accediera al claustro de profesores, porque se reparó entonces en la antigüedad de la JTP para que ese nombramiento se facilitara. La nueva dirección de la carrera, a cargo de Alejandra Oberti, nos sorprendió, hacia el final del último cuatrimestre, en la reunión que mantuvimos a raíz de la jubilación de Moscato.

Luego de esa reunión, salimos realmente decepcionados porque se nos informó acerca de las serias dificultades de nombrar nuevo titular y de las pocas probabilidades de que la cátedra continuara. Debíamos proponer una nueva materia con nuevo programa algo siempre requerido para las optativas pero, en este caso, se nos presentó como altamente improbable su aceptación. De pronto, se suprimía toda nuestra forma de trabajo. La primera consecuencia fue que la materia dejó de ofertarse para el segundo cuatrimestre del año en curso. El impacto de esa reunión, que no dejó lugar a ningún reconocimiento al trabajo grupal de tantos años, casi nos hizo aceptar el cierre de la cátedra.

Desde ese momento empezamos a recibir de otros colegas la impresión de que se estaba cometiendo un grave error, tanto por la forma como por las consecuencias para la carrera y el alumnado que nos ha brindado siempre su interés en nuestros cursos. La consulta con la AGD nos reforzó en la necesidad de solicitar la revisión de la situación por parte de la dirección de la carrera, además de solicitar el apoyo de los estudiantes. El hecho se hace público por la nota de José Pablo Feinmann en esta sección de Página/12 y la reacción inmediata de la dirección es citarnos nuevamente al diálogo.

En esa última reunión con Oberti, algunos de sus dichos nos dejaron una sensación distinta, desde la actitud de mayor colaboración y su reafirmación de la importancia de la cátedra y su deseo de apoyar la continuidad de nuestro espacio en la UBA. Es desde allí que juzgamos necesario trabajar conjuntamente para salvar los escollos y llegar al nombramiento de un nuevo titular, de acuerdo con las exigencias curriculares. No obstante, es imprescindible destacar que la índole interdisciplinaria de la cátedra basada en tres pilares filosófico, psicoanalítico y sociológico demanda un tratamiento afín.

Aclaramos también que nos han apoyado organizaciones estudiantiles de izquierda (de hecho, los que primero apoyaron nuestro reclamo) que tienen representación en el claustro. Esa posición fue acusada injustamente de oportunista, cuando solo tomó partido por la continuidad de nuestro grupo de trabajo. La respuesta de la agrupación La Mella contiene errores y prejuicios como el que atribuye a la dirección de la carrera la opinión “de que ninguno de los docentes restantes tiene el curriculum suficiente como para quedar asociado a cargo de la carrera” con lo que parece anticipar un dictamen y agrega que la misma no se dictará “temporalmente, hasta tanto no haya un docente que cumpla los requisitos”. Por todo lo anterior, queremos confiar en la dirección de la carrera luego del último encuentro, donde se nos planteó organizar en la facultad una jornada sobre el pensamiento de León en este cuatrimestre, como una manera de garantizar la continuidad de la cátedra.

* JTP, médico psiquiatra y psicoanalista.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.